Derecho Sanitario Las fundaciones Edad&Vida y Mémora desarrollan una guía online

El testamento vital es el único documento jurídico que permite elegir el final de la vida en España

— Madrid 8 Abr, 2019 - 4:43 pm

Las fundaciones Edad&Vida y Mémora han comunicado que, mientras se decide la regulación legal de la eutanasia, las voluntades anticipadas, también llamada testamento vital o instrucciones previas, en función de la comunidad autónoma, es «el documento jurídico que permite a los ciudadanos españoles manifestar anticipadamente los cuidados y tratamientos referentes a su salud que desean recibir cuando no puedan tomar decisiones o expresar sus preferencias», y así elegir el final de la vida.

Para ello, ambas entidades desarrollaron una herramienta que permite conocer y elaborar un testamento vital. “Se trata de una guía online en la que se explica qué es, su contenido, los derechos que nos asisten y se indican cómo se elabora y se registra el documento en función de la zona de España donde se resida”, explican.

Según la información consultada por las fundaciones Edad&Vida y Mémora, más del 70 por ciento de los españoles manifestó estar a favor de regular la eutanasia en caso de enfermedad incurable que provoque grandes sufrimientos.

Ambas organizaciones indican que la declaración contenida en el documento prevalecerá sobre la opinión y las indicaciones que puedan ser realizadas por los familiares, allegados y profesionales que participen en su atención sanitaria, en tanto no contravenga el ordenamiento jurídico, es decir, no se atendería un “quiero que me practiquen la eutanasia”, solo a aquellos deseos que estén dentro de los límites deontológicos y de la buena práctica clínica o no estén clínicamente indicadas.

Alegación de motivos de conciencia

Del mismo modo, se puede establecer que, en el caso de que los profesionales sanitarios que atiendan a ese ciudadano aleguen motivos de conciencia para no actuar de acuerdo con su voluntad expresada en el testamento vital, se solicite ser atendido por otros que sí estén dispuestos a respetarla, de esta forma se podría estipular el deseo de ser atendido mediante todo tipo de tratamientos disponibles para mantener la vida, incluso aquellos que no mostraron su utilidad o sean experimentales.

El trámite contempla la designación de un representante e, incluso de un sustituto, que será el interlocutor ante el médico o el equipo sanitario y velará por el cumplimiento de las instrucciones previas. La Fundación Edad&Vida detalla que «el documento de voluntades anticipadas no solo permite al paciente influir en las futuras decisiones asistenciales, sino que facilita a los profesionales de la salud la toma de decisiones respetuosas con la voluntad del enfermo cuando este no tiene ya capacidad para decidir por sí mismo”.

Deja un comentario