Política y Sociedad corresponde al empleador

El Supremo establece que los sanitarios no tienen que justificar las dietas a efectos de IRPF

— Madrid 17 Feb, 2020 - 11:39 am

La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que establece que los profesionales sanitarios no tienen por qué justificar las dietas a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), por lo que la Agencia Tributaria tendrá que devolver las liquidaciones correspondientes.

En este sentido, el citado órgano judicial fija doctrina sobre quién debe acreditar la realidad de de los desplazamientos y gastos de manutención y estancia en restaurantes y hoteles y demás establecimientos de hostelería, si al empleador o al empleado.

Así, la sentencia dicta que “no es al empleado al que corresponde probar la realidad de los desplazamientos y gastos de manutención y estancia a los efectos de su no sujeción al IRPF, sino que la Administración para su acreditación deberá dirigirse al empleador en cuanto obligado a acreditar que las cantidades abonadas por aquellos conceptos responden a desplazamientos realizados en determinado día y lugar, por motivo o por razón del desarrollo de su actividad laboral”.

Este fallo se produce en el marco de un recurso presentado por un veterinario, trabajador de la cooperativa Seragro Sociedad Cooperativa Gallega, contra el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Galicia, sobre liquidaciones practicadas por el concepto de IRPF, correspondientes a los ejercicios 2010 y 2011. El recurrente acudía a las granjas de vacuno y percibía 26,67 euros por día para manutención, utilizaba vehículos de la cooperativa, por lo que no se generaban gastos por los desplazamientos y sostenía que en todo caso la acreditación de los desplazamientos correspondía a la cooperativa presentar los documentos a propósito.

Fallo del Tribunal

De esta manera, el Tribunal Supremo declara, en su sentencia, haber lugar al recurso de casación interpuesto por el veterinario y el derecho al reembolso de las cantidades indebidamente ingresadas con los intereses que correspondan, sobre liquidaciones practicadas por el concepto de IRPF, ejercicios 2010 y 2011.

Deja un comentario