Política y Sociedad Javier Murillo, consejero delegado y director general de SegurCaixa Adeslas

El seguro de salud tiene un impacto beneficioso en el conjunto de la economía

Javier Murillo, consejero y director general de SegurCaixa Adeslas, compañía líder en salud, es un hombre pausado, tranquilo, riguroso, tan identificado con la empresa que dirige que tan pronto habla con el mayestático “nos” que lo cambia sin solución de continuidad por el más próximo y personal “yo”. Así lo hace en esta entrevista en la que nos da su visión del mundo de los seguros de salud, del modelo Alzira, de la politización de la sanidad, del aumento del IVA en los productos sanitarios y sobre la próxima Reforma Fiscal.

ActaSanitaria (A.S).- Parece que SegurCaixa Adeslas es inmune a la crisis. El ejercicio de 2013 obtuvo un beneficio neto de más de 139 millones de euros mientras que el mercado de no vida descendió un 2,7 por ciento, aunque el de salud parece que tiene un mejor comportamiento…

JAVIER MURILLO. PRESIDENTE DE ADESLASJavier Murillo (JM).- La compañía viene creciendo desde que la conozco. Creo que no es mérito nuestro. Se debe fundamentalmente a que existen unas necesidades que hay que cubrir. Y ese servicio va siendo cada vez más común entre la población española. Una de las cosas sobre las que tiene sentido reflexionar es que, en momentos de desarrollo económico, uno puede pensar en cierto paralelismo entre la mejora económica y demanda de servicios como los que ofrecemos. Merece la pena hacer una reflexión sobre estos años con una crisis económica muy notable que podría inducir a pensar que una actividad como la nuestra, ya cubierta por el SNS pues pudiera ser abandonada. Y sin embargo la evolución ha ido por la línea de un cierto crecimiento; no al ritmo que teníamos hasta 2007, que crecía más de un 10%.  A partir 2008 hasta 2013 el crecimiento medio ha sido de 3,5 anual, que no es una mala cifra para los momentos tan difíciles de crisis económica que hemos pasado. El análisis que hago es que los servicios que estamos dando son muy valorados por las personas que pagan por ellos, ya sea a título individual o a través de las empresas y que han decidido hacer lo posible por mantenerlo. Aquí hay dos factores y es que el mercado por sí mismo tiene una trayectoria creciente y por otro lado hemos conseguido una posición en la que hemos crecido incluso algo más de lo que lo hace el mercado; lo que significa que hemos sabido aprovechar las oportunidades de crecimiento.

A.S.- En la compañía se ha producido cambios profundos tanto en las líneas de negocio como en el accionariado en distintas ocasiones…

J.M.- La compañía ha evolucionado y no es exactamente la misma que cuando entré. Llevo en la actividad del seguro creo que son 23 años. Sí que tiene todo lo que era originalmente, pero además tiene otras cosas. Por tanto ahora somos una compañía de seguros generales que no hacemos solo seguros de salud, sino otro tipo de seguros y hemos incrementado mucho nuestras capacidades comerciales, de crecimiento y servicios. Pero desde que la conozco la compañía no ha dejado de crecer.

A.S.- ¿Se podría hablar de un producto estrella del ramo salud de entre los ofrecidos por Adeslas?. Parece que el seguro dental está pegando fuerte…

J.M.- Nuestro producto fundamental, el clave, que de alguna forma marca el desarrollo, la capacidad tecnológica, de gestión y servicios de la compañía es lo que llamamos el producto de asistencia sanitaria de coberturas completas. Se trata del producto principal en el que tenemos un mayor número de clientes y el que aporta el mayor número de negocio. Este es el que nos ha hecho grandes e importantes, líderes en el mercado. Y consiste en que tanto a los individuos como a las empresas les ofertamos una cobertura muy completa. Además de ese producto hemos ido desarrollando otros relacionados con la cobertura sanitaria. Y uno de los que están teniendo mayor desarrollo es el de cobertura bucodental. Quizás porque este tipo de coberturas no están bien resueltas en el sistema sanitario. También cada vez hay una mayor preocupación por la salud bucodental. Y en tercer lugar porque las compañías aseguradoras, concretamente nosotros que fuimos pioneros en la provisión de estos servicios, hemos ido encontrando fórmulas de provisión de servicios que creo equilibran bastante bien el precio de la póliza, el coste de los servicios, el acceso a los mismos y la calidad y garantía de los tratamientos. Pero me gustaría aclarar que se trata de una actividad que ahora está creciendo mucho, pero que, en las cifras y en las actividades generales de la compañía, es menos relevante que la que venimos practicando históricamente como es la del producto de servicios sanitarios de coberturas completas.

A.S.- ¿Qué os distingue de otras compañías del ramo?

J.M.- Nos gustaría pensar que muchas cosas. Nos distinguimos no solo por nuestra imagen de marca sino además en coberturas, en calidad de servicios, en capacidad de respuesta y en calidad de cuadro médico. De todas formas en una actividad como esta es relativamente complicado el tener una diferenciación clara. La pelea por la calidad, por el servicio, por la competencia, por el cuadro médico, coberturas… es algo en lo que estamos todos los operadores, ya que el mercado nos obliga a ello. Y el cliente es cada vez más exigente. Así que estamos obligados a mantener esos estándares de excelencia si queremos salir adelante. Y si nosotros estamos consiguiendo unos resultados superiores a la media en el mercado, creo que debe haber una cierta correlación entre el esfuerzo y la percepción que tienen los clientes cuando deciden comprar este seguro de salud.

La pelea por la calidad, por el servicio, por la competencia, por el cuadro médico, coberturas… es algo en lo que estamos todos los operadores, ya que el mercado nos obliga a ello

A.S.- Pese a que ha habido una congelación de las primas y un problema de envejecimiento de los asegurados, ustedes decidieron apostar por el mutualismo administrativo, por el modelo Muface. ¿Había más margen económico del que se creía?

J.M.- El incremento de la financiación del modelo Muface, Isfas y Mugeju ya tenía una financiación insuficiente. Y estos últimos años no ha hecho más que agravarse. ¿Cuál es la perspectiva? Múltiple. En primer lugar valoramos muy positivamente el modelo de las mutualidades de funcionarios, porque lleva funcionando más de 40 años y ha dado muy buenos resultados en términos de gestión sanitaria. Por lo tanto, todos los indicadores de satisfacción y de calidad son de los más altos que tiene el SNS y los usuarios defienden el sistema y este ha sido muy eficiente, ya que aprovecha muy bien los recursos pues se pone muy poco dinero. Es un modelo que involucra a la iniciativa privada y nosotros somos unos convencidos de que el sistema sanitario del futuro hay que repensarlo, a volver diseñar algunas cosas porque estamos en una situación que tenemos una tensión de financiación, organizativos, de gestión. Eso hace que apostemos por este modelo pese a que tenemos que afrontar algunas dificultades económicas que no lo hace especialmente satisfactorio. Es verdad que ahora, gracias a que tenemos una actividad de aseguramiento privado más extenso, nos permite tener una visión de conjunto de todo el aseguramiento de salud que esperamos que en el futuro evolucione positivamente.

A.S.- Se habla de selección adversa por parte de las compañías aseguradoras a los mayores y a enfermos con pluripatologías graves…

J.M.- Creo que hay que diferenciar dos cosas: atendemos a todos los clientes que tenemos asegurados, tengan la enfermedad que tengan y durante toda su vida. Tenemos una cartera de más de 3 millones de personas aseguradas y, de acuerdo con los contratos que tienen firmados con nosotros, en la mayoría de los casos de una forma muy completa. De hecho, hemos desarrollado programas de pacientes crónicos, ya sean diabéticos, asmáticos… ya que se trata de darles el mejor servicio posible sin ningún tipo de restricción.
Otra cosa diferente son aquellas personas que vienen a contratar un seguro por primera vez, en cuyo caso sí que hacemos un cuestionario de salud por la que efectuamos una selección de riesgo fundamentalmente en las pólizas individuales; no tanto en las colectivas, en las que hacemos una valoración del riesgo del colectivo e incorporamos a personas de todo tipo, personas sanas y no tan sanas y de cualquier edad. A veces genera una cierta polémica que alguien, a título personal, quiere un seguro en un momento determinado. En ese caso hacemos una valoración del riesgo que nos puede llevar a decirle que  no se la puede asegurar porque, por mucha prima que le quiera cobrar, el gasto sanitario que va a generar es muy elevado; lo que no quiere decir que, si se había asegurado hacía algún tiempo sin esos problemas de salud, sí que lo atiendo. No se pueden admitir riesgos que estén por encima de la capacidad de asumirlo porque si hiciera eso estaría poniendo en riesgo la evolución de mi actividad. Y así ocurre en otras actividades.
De no ser así se produciría una antiselección, porque solo vendrían a asegurarse aquellas personas que tienen una necesidad inmediata de una prestación sanitaria. Yo les cobro una prima que es bastante accesible. El producto de coberturas completas para una persona hasta 55 años es de 49 euros al mes. A veces llega la crítica porque estas cosas no se conocen bien.

A.S.- A comienzos del 2000 la compañía poseía hospitales…

J.M.- En la década de los 90 protagonizamos una importantísima concentración del sector asegurador sanitario; una de las aportaciones de Adeslas al seguro de salud en España. Se partía de un sector muy atomizado y heterogéneo, de compañías poco potentes y hasta poco rentables. Algunas pertenecían a inversores particulares o a los propios médicos. Y la compañía protagonizó un enorme proyecto de concentración que fue un importante éxito, tanto desde el punto de vista empresarial como de fortalecimiento del seguro de salud en España. Algunas de estas compañías, muy locales, tenían el seguro y a veces el recurso hospitalario o una parte de él. Así que comenzamos a acumular algunas participaciones en centros hospitalarios. Y sobre el año 2000 ó 2003 decidimos crear un grupo hospitalario con 5 ó 6 hospitales. Posteriormente adquirimos participaciones en los hospitales. Por ejemplo, en el 2007 compramos dos en Canarias  y uno en Vigo; así que en 2009-2010  se contaba con un grupo hospitalario de 10 hospitales, con forma de grupo hospitalario, quizás el segundo o el tercero del mercado español. A partir de 2010 se produjeron algunos cambios accionariales y entró como accionista La Caixa. Y posteriormente la Mutua Madrileña.

El sistema sanitario español como el de otros países tiene complejidades y en España está muy influenciado por cuestiones de tipo ideológico que han ido originando con el tiempo posiciones muy extremas.

A.S.- ¿Cuál es su accionariado actualmente?

J.M.- Nuestro accionariado actual es 50 por ciento de Mutua Madrileña y de 49,92 por ciento la Caixa. Con estos cambios societarios durante 2010- 2011, una de las decisiones que se tomaron fue la de prescindir de la inversión hospitalaria. Por tanto, se le vendió el grupo hospitalario a Criteria, que luego vendería un 80 por ciento al Grupo Gallardo, los propietarios de la compañía farmacéutica Almiral. Por lo tanto, desde 2011 no tenemos hospitales, aunque esos hospitales nos prestan servicio, pero ya mediante un contrato de prestación de servicios, como lo hacen todos los hospitales privados del país. El caso de Alzira es distinto puesto que es una concesión administrativa cuyo concurso ganamos junto con nuestros socios. Lideramos la oferta y contamos con el 51 por ciento de la concesión administrativa. Se trata de otro proyecto de colaboración público/privada, pionera en España y se llama así porque el primer proyecto que se hizo implicaba la construcción de las infraestructuras, financiación y gestión de un hospital nuevo en la localidad valenciana de Alzira (no había hospital comarcal). Y en año y medio fuimos capaces de construir y abrirlo en 1999. Aquella fue una primera aproximación, una experiencia porque la primera concesión era solo para atención especializada. Y unos años después, en 2003, la Administración pensó, creo que con buen criterio, que dar solo atención especializada generaba una disociación de la prestación sanitaria. Así que se unió la concesión para dar también asistencia primaria. Creo que con mucha satisfacción (la prestación) por parte de los ciudadanos de la Ribera. Y con ventajas para la Administración, pues la cápita es más baja que la que la que tiene en otras áreas de salud. A los profesionales y usuarios también le dimos soluciones diferentes, alternativas. Buenos resultados en salud y en términos de gestión. Luego otros operadores se han especializado en esto.

A.S.- El modelo Alzira, participado por Adeslas, despierta mucha controversia, mientras que para unos es un modelo a imitar a sus detractores les despierta cierta aversión…

J.M.- El sistema sanitario español como el de otros países tiene complejidades y en España está muy influenciado por cuestiones de tipo ideológico que han ido originando con el tiempo posiciones muy extremas. Creo que habría que bajar un poco el tono a la discusión y llevarlo a un debate más técnico, más tranquilo, más objetivo, menos politizado. A ver, cuando digo politizado hablo en término de batalla de partidos, de captura de votos con un fin electoralista, de pelea de votos entre ideologías. Pero aquí hay una percepción muy clara por parte de los partidos de que los temas sanitarios preocupan mucho a la población y por tanto la moviliza, sobre todo cuando se transmiten mensajes que alarman a la población. Hay un temor a perder unas determinadas prestaciones que han sido una conquista social. O se cambia del debate en esos términos o tendremos dificultades para avanzar porque si no cada uno se va a atrincherar en su posición y criticará las posiciones del que está enfrente. Y eso lo estamos viviendo con demasiada frecuencia. Esas posiciones tan cerradas están impidiendo que avancemos en mejoras, cambios y reformas del sistema que probablemente son necesarias de cara al futuro. Y estamos retrasando los tiempos con lo que se hará más difícil y complejo de realizar. Yo haría un llamamiento a la responsabilidad de todos los que tienen cosas que decir en este terreno, porque creo que el tema de la cobertura sanitaria es un tema muy delicado, muy importante y no deberíamos actuar con falta de responsabilidad.

A.S.- ¿De qué forma les afecta la recién aprobada Directiva Europea de Asistencia Transfronteriza?

J.M.- Sólo nos afecta en el modelo Muface porque recibimos una prima por la prestación de un servicio completo de manera que, en el caso hipotético de que un funcionario fuera a otro país a recibir una prestación, tal como está establecido en el contrato de este año, en el que se hizo la transposición de la Directiva Europea de Asistencia Sanitaria Transfronteriza, las mutualidades tendríamos que abonar ese coste porque para el funcionario somos el financiador de su cobertura sanitaria.

A.S.- Y ¿ Qué ocurre con el IVA?. Parece que la aplicación de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea consistente en aplicar un incremento del 21 por ciento a productos sanitarios se puede retrasar a enero de 2015…

J.M.- El tema del IVA es un asunto malo para todos, porque aumenta la imposición indirecta para el sistema sanitario en su conjunto, tanto privado como público, lo que significa mayor coste. Mil millones solo para las exhaustas arcas de las autonomías, según Fenin. Y para el sector privado, según el Idis, el impacto promedio de la subida del IVA sería de 1,4 millones de euros en materia de suministros y de más de 400.000 euros en el campo de las inversiones en equipos de alta tecnología, que se reflejarían en sendos impactos de 142.352 y 40.102 euros por hospital. Por eso hay tanto empeño en retrasarlo. También en reducir el número de productos que pasarían a tributar del 10  al 21 por ciento. Por ello el grupo de trabajo conformado por la Agencia Española del Medicamento, la Secretaría General de Sanidad, la Dirección General de Tributos y la patronal de tecnología sanitaria Fenin, utilizarán un estudio de derecho comparado, en el que mostrará como existen un gran número de excepciones en la tributación de algunos productos en varios países de la UE.

(Murillo razona que significa una recaudación mayor para la Administración pero que van a tener que pagar las autonomías. Y continúa argumentando que es un tema que implica a todos y que por supuesto se está intentando que entre en vigor lo más tarde posible, aunque reconoce que es una sentencia que habrá que cumplir aunque confía en que el número de productos o el producto que puedan quedar exentos de este incremento sea el mayor posible. Confía en que el Gobierno y la UE  están intentando ponerse de acuerdo para imponer una aplicación lo menos lesiva posible.)

 Estamos convencidos que el aseguramiento privado (copago voluntario) está ahorrando al público unas cantidades muy relevantes.

A.S.- ¿Conoce si en la Reforma Fiscal, de cuyo borrador sabremos pronto, está contemplada la aspiración de las compañías de seguros de salud de desgravar a aquellos que contraten una póliza?

J.M.- Las noticias que tengo son del Informe Lagares (comisión de sabios presidida por el catedrático Manuel Lagares que ha elaborado una propuesta de Reforma Fiscal). Y no fueron precisamente favorables, ya que abundaban en la reducción de los tipos pero a cambio de quitar todas las deducciones. Y a nosotros no nos parece una buena opción. Nos parece que incentivar la contratación de seguros de salud es positivo en términos globales para el país porque esa incentivación es una inversión muy pequeña en comparación con el ahorro de costes que puede generar en términos de demanda sanitaria. Estamos convencidos que el aseguramiento privado está ahorrando al público unas cantidades muy relevantes. Porque los que tienen un seguro sanitario (8 ó 9 millones de personas) no usan o usan poco o menos el sistema público. Y lo están haciendo con dinero de su bolsillo- o bien través de su salario en sus empresas-. Nosotros lo llamamos copago voluntario. Y me gusta más ese copago que es voluntario. (8 y 9 millones de personas) que el que te obliguen a copagar. Si se quita esa desgravación hay un riesgo de que los que tienen el seguro dejen de tenerlo. Por querer recaudar un poco más puedes correr el riesgo de tener una mayor demanda sanitaria que va a costar mucho más que el conseguido por esa recaudación. Y puede que el seguro de salud tenga un desarrollo menos brillante que el que ha tenido hasta ahora, reduciendo ese impacto beneficioso que tiene sobre las cuentas generales. Nos gustaría que mantuviesen las ayudas existentes en las empresas y se extendiese al mundo de las familias. Habrá que esperar a ver en qué consiste la Reforma Fiscal en ese punto.

 

ADESLAS EN CIFRAS
  • Logo AdeslasAdeslas alcanzó un volumen de primas de 1.888 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,7%. La compañía sigue reforzando su posición de líder en seguros de salud, con una cuota de mercado del 27,4%, a más de 10 puntos de distancia del siguiente competidor.
  • El  avance de este periodo  se debe en buena parte por al buen comportamiento de los segmentos de individuales, pymes y autónomos. En este último segmento el volumen de primas se ha incrementado un 32,8% en 2013. En total, la cifra de clientes de salud de la compañía supera los 3,2 millones.
  • Durante el pasado año Adeslas Dental completó el plan de expansión, con la apertura de 71 nuevas clínicas dentales propias en un periodo de año y medio.
  • Cuenta con más de 33.000 facultativos en todas las especialidades
  • 1.100 centros de atención médico asistencial
  • 32 centros médicos Adeslas

5 Comentarios

  1. ADR says:

    “… impacto beneficioso en el conjunto de la economía”. Este lenguaje economicista en el tema de los seguros se contraponen a la equidad. Y en Salud, lo fundamental es la equidad (universalidad, gratuidad, accesibilidad, descentralización). Condicionar la salud al beneficio económico es el alma de los seguros. Y lo que no es rentable (ancianos, pluripatológicos, polimedicados, trasplantados, pobres, indigentes, inmigrantes “ilegales”), que lo asuma el sistema público. Con los seguros de salud, se privatizan los beneficios y se socializan las pérdidas. Si este es el futuro…

  2. ABC says:

    La equidad surge del seguro colectivo, todos pagan la misma poliza ,sanos y enfermos y reciben la cobertura de un servicio por el resigo que contraen. Si además quiere usted que sea universal, obligue usted a pagar a todos desde que nacen hasta que mueren. Si además quiere usted que sirva para redistribuir la renta que paguen más unos que otros y algunos nada, pues lo lleva usted a pagarlo a través de la renta. Pero estudie señor ADR, que de cuantos sistemas sanitarios que hay en el mundo el modelos de financiación a través de la renta solo lo hacen cinco países, los otros mas es Seguridad Social. rEspecto a si le sirve económicamente al Estado, los diez millones de “idiotas” que abonan una prima , le dan a usted que lo detesta la oportunidad de dejar más holgada la prestación a la que también ellos tenían derecho. Si eso no es que unos aceptan copagar para la mejora dl sistema , estúdielo un poco por favor.

    • ADR says:

      La equidad surge de la universalidad en el acceso mediante la redistribución fiscal y la solidaridad del estado de bienestar. Los ricos pagan por los pobres, los trabajadores pagan por los jubilados y los sanos por los enfermos y dependientes. Los que copagan obtienen ventajas y siembran la inequidad con el apoyo de un sistema lucrativo. Lucrarse a costa del sufrimiento o la enfermedad no es y nunca será ético. Estudie, señor ABC, cuáles son los países más eficientes: los que más equidad tienen. O sea, los que tienen un sistema sanitario público fuerte o único.

  3. Marta Santín says:

    Los seguros privados están bien, hasta que te dejan colgados porque contraes una enfermedad que te dicen que no te la cubren por ejemplo algunas enfermedades cardiovasculares o algunos tipos de cáncer… Adeslas por ejemplo no cubre holter subcutáneos ni desfibriladores. Tampoco creo que cubre toda la medicación necesaria para curar un cáncer. Te pasas toda la vida pagando una póliza desde que naces, sin apenas consumir servicios porque estas sano, y cuando te sobreviene una enfermedad, los seguros te dicen que no te cubren algunas intervenciones, prótesis o tratamiento de dicha enfermedad. Por ejemplo, llevo unos cuantos meses preguntando a Adeslas si cubre todas estas especialidades que ofrece el Centro Integral de Enfermedades Cardiovasculares del Hospital HM de Montepríncipe; quiero saber realmente qué cubre un seguro antes de contratar una póliza para mis hijos pequeños y todavía estoy esperando una respuesta. ¿Por qué Adeslas no tiene una página facebook o una cuenta twitter, tiene miedo a exponerse en las redes sociales, es que oculta algo? Gracias http://www.hmhospitales.com/grupohm/centroshospitalarios/Paginas/Centro-Integral-de-Enfermedades-Cardiovasculares-(CEIC).aspx

    • ADR says:

      Estimada Marta. Vive usted en un país donde no suele haber necesidad de un seguro privado. Luchemos por una sanidad pública fuerte para evitar el lucro a costa del sufrimiento.