El mirador la medicación en exceso, factor desencadenante de muertes

El nuevo coronavirus enferma y mata, pero la polimedicación remata

La covid19 ha sacado a la luz el uso superabundante de medicamentos que, como se pone de manifiesto en algunos estudios, puede haber contribuido a un incremento de las muertes sin que, de momento, se haya hecho crítica alguna al respecto.

La polifarmacia se asocia a mayor gravedad (ingreso en hospital y/o muerte) por covid19

Publicado en febrero de 2021, con datos de Escocia: la probabilidad de tener covid19 grave, con ingreso en hospital o muerte, se asocia al tomar muchos medicamentos y, sobre todo, algunos medicamentos concretos.

La covid19 grave (que conlleva ingreso en hospital y/o muerte) se asoció con la polifarmacia y con fármacos que provocan sedación, depresión respiratoria o discinesia; que tienen efectos anticolinérgicos; o que afectan el sistema gastrointestinal.

El mayor impacto lo tuvieron los medicamentos antipsicóticos (aripiprazole, olanzapine, quetiapine, risperidone, haloperidol, etc; algunos ejemplos en marcas tipo Risperdal, Ziprexa y otras).

Otras clase de fármacos con efectos importantes fueron los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol y otros “protectores del estómago; algunos ejemplos en marcas Losec, Nexium y otras”).

También los opioides (parches de fentanilo, comprimidos de morfina, tramadol, etc; algunos ejemplos en marcas Oxycontin, Durogesic y otras).

Y, así mismo, gabapentinoides (gabapentina, pregabalina; algunos ejemplos en marcas Neurontín, Lyrica y otras).

Estas asociaciones de covid19 grave y medicamentos dependen más de los propios fármacos en sí y de su número que de los problemas de salud por los que se prescribían.

Los pacientes tratados con 12 o más medicamentos tuvieron 11 veces mayor probabilidad de covid19 grave.

La asociación fue más intensa en quienes no residían en asilos.       https://bmcmedicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12916-021-01907-8 https://www.fundacionfemeba.org.ar/blog/farmacologia-7/post/relacion-del-covid-19-grave-con-la-polifarmacia-y-la-prescripcion-de-psicofarmacos-estudio-de-casos-y-controles-react-scot-48867

En la misma línea ya se había publicado un trabajo con datos de Aragón (España) que demostraba que determinada medicación estaba asociada a mayor mortalidad por covid19, como vasodilatadores, antipsicóticos y ahorradores de potasio.  https://www.mdpi.com/1660-4601/17/14/5171/htm   https://www.fundacionfemeba.org.ar/blog/farmacologia-7/post/comorbilidad-cronica-y-mortalidad-basales-en-casos-covid-19-confirmados-por-laboratorio-resultados-del-estudio-precovid-en-espana-48170

Al sufrimiento por la covid19, más antipsicóticos

Las asociaciones de covid19 grave y medicamentos dependen más de los propios fármacos en sí y de su número que de los problemas de salud por los que se prescribían

Los antipsicóticos tienen usos aprobados muy restringidos, pero de hecho se utilizan “larga mano” fuera de indicación, como “tranquilizantes mayores”.

Así, en España, y en todo el mundo, con la pandemia y sus respuestas de confinamientos y restricciones de libertades se incrementaron los problemas de salud mental, o al menos las recetas de psicofármacos, incluyendo antipsicóticos
https://elpais.com/sociedad/2020-12-03/el-consumo-de-medicamentos-para-ansiedad-depresion-y-problemas-de-sueno-subio-un-4-durante-la-primera-ola.html

Es decir, se incrementó la prescripción de medicamentos que se sabían asociados a muerte por neumonía

Sabíamos que algunos medicamentos podían complicar la covid19

Publicado en marzo de 2020 por Joan-Ramon Laporte y David Healy, un texto sobre polifarmacia y riesgo de neumonías (y muertes por covid19):

Hace un año se difundió un texto (primero en español por Joan-Ramon Laporte y luego en inglés con David Healy) advirtiendo que había medicamentos que convendría evitar salvo necesidad estricta, pues incrementaban el riesgo de neumonía y muerte. Se listaban dichos medicamentos (antipsicóticos, inhibidores de la bomba de protones, opioides, gabapentinoides, anticolinérgicos, etc) y se advertía de su sobreuso en la práctica clínica diaria, especialmente en ancianos.

Se difundió el texto en bitácoras, en catalán, español, inglés, italiano y francés, y se divulgó por las Redes de todo el mundo  https://rxisk.org/wp-content/uploads/2020/04/Medications-Compromising-Covid-Infections-.pdf http://www.nogracias.org/2020/04/04/medicamentos-que-aumentan-el-riesgo-de-neumonia-por-joan-ramon-laporte-y-david-healy/   https://www.toscanamedica.org/87-toscana-medica/qualita-e-professione/1007-epidemia-sars-cov-2-usare-con-prudenza-alcune-classi-di-farmaci https://postpsiquiatria.blogspot.com/2020/04/medicamentos-y-riesgo-de-neumonia-en-el.html

El propio Joan-Ramón Laporte fue entrevistado en la televisión catalana TV3 en abril de 2020, y declaró que le había mandado el texto a todo el mundo “responsable” de las medidas de control de la pandemia (Ministerio de Sanidad, Agencia Española del Medicamento, etc), sin ninguna respuesta https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/planta-baixa/farmacs-i-risc-de-pneumonia-experts-demanen-extremar-les-precaucions-amb-alguns-medicaments/video/6037661/ 

El texto se envió a varias revistas internacionales como BMJ, the Lancet, New England Journal of Medicine y otras. En todas fue rechazado sin mayor explicación https://rxisk.org/dennis-the-menace-gets-covid/

Tal vez los intereses industriales estaban (y están) por encima de la salud de pacientes y poblaciones.

Mayores atiborrados de medicamentos

En España, entre los años 2005 y 2015, la polimedicación (prescripción simultánea de cinco o más medicamentos) durante al menos seis meses se triplicó y la polimedicación excesiva (10 o más medicamentos) se multiplicó por 10

Usted, amable lector/a, puede pensar que esto de la polimedicación es cosa infrecuente, pero dice la noticia: Mayores atiborrados de medicamentos: la polimedicación excesiva se multiplica por 10 en una década

La prescripción simultánea de cinco o más medicamentos se localiza en pacientes de ambos sexos y en todos los grupos de edad, aunque se dio especialmente en las personas mayores de 80 años y en mujeres

El aumento de consumo de medicamentos conlleva a un mayor ingreso en hospitales, mayor mortalidad y gastos sanitarios y una disminución de la capacidad funcional.

En España, entre los años 2005 y 2015, la polimedicación (prescripción simultánea de cinco o más medicamentos) durante al menos seis meses se triplicó y la polimedicación excesiva (10 o más medicamentos) se multiplicó por 10.
https://ww.eldiario.es/sociedad/jubilados-atiborrados-medicamentos-polimedicacion-multiplica_1_1082162.html

La noticia se basa en un espléndido estudio del Grupo de Trabajo de Utilización de Fármacos de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) y lo firman Miguel Ángel Hernández‐Rodríguez Ermengol Sempere‐Verdú Caterina Vicens‐Caldentey Francisca González‐Rubio Félix Miguel‐García Vicente Palop‐Larrea Ramón Orueta‐Sánchez Óscar Esteban‐Jiménez Mara Sempere‐Manuel María Pilar Arroyo‐Aniés Buenaventura Fernández‐San José
https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/pds.4956

Epidemancia y epidemantes en la pandemia covid19

Los “expertos” grandilocuentes de la pandemia covid19 (epidemiólogos, salubristas, matemáticos, físicos, virólogos y demás) pontifican con falacias patéticas constantes tipo “doblegar la curva”. Son falacias patéticas en sentido literal retórico, y patéticas desde el punto de vista de ser despreciables.

Las conductas, declaraciones y normas de las autoridades, sus expertos y sus generales llevan casi un año siendo las de astrólogos aficionados (con respeto para los astrólogos aficionados). Sus interpretaciones de curvas y contagios son delirantes, propias de insensatos mal drogados.

Las conductas, declaraciones y normas de las autoridades, sus expertos y sus generales llevan casi un año siendo las de astrólogos aficionados… propias de insensatos mal drogados.

La epidemiología, que lleva cincuenta años de “factorología” (centrada en los “factores de riesgo”, en su estudio como cuestión cómoda y bien remunerada en lo monetario y académico), se transformó durante la pandemia covid19 en “epidemancia”, en una suerte de astrología numérica mágica en cuyo nombre se hizo tanto o más daño que con la expropiación de la salud por médicos clínicos.

El sufijo “-mancia” indica “adivinación de la fortuna o del porvenir”. El sufijo “-mancia” procede del griego “manteia” con el mismo significado de “adivinación”. A este sufijo le corresponde “epidemante”, especimen etiquetado en falso como epidemiólogo que sobreabunda antes y durante la pandemia #covid19.

Por ejemplo, en España, se implantó un encierro de infancia-adolescencia-ancianidad más duro que a los perros mediante normas de Salud Pública Basada en las Eminencias (“autoridades”, sus expertos y sus generales) con el silencio cómplice de quienes saben (ellos sabrán porqué).

En la pandemia covid19 incluso falló la investigación en asuntos tan simples y “de cada día” como el estudio epidemiológico de brotes en los asilos. Faltaron también estudios tan básicos como mortalidad por covid19 según clases sociales, desagregando por “lugar de residencia habitual” y según medicación crónica (vacunas incluidas).

La epidemiología y la salud pública estuvieron siguen perdidas en la niebla de la pandemia, con graves daños a las poblaciones, además de la expropiación de la salud casi sin límites.

Sabemos desde marzo 2020 que todo ello era y es un despropósito:

https://www.actasanitaria.com/medidas-contra-el-coronavirus-tan-drasticas-que-pueden-provocar-mas-dano-del-que-eviten/

Síntesis

Cuando se dan las cifras de los millones de muertes por covid19 en el mundo conviene preguntarse ¿cuántas se habrían evitado si se hubieran dejado de utilizar medicamentos en exceso?

Es decir, ¿cuántos muertos hay a manos de los médicos en la pandemia covid19? ¿cuántos, también, hay a manos de las autoridades, sus expertos y sus generales que han tomado medidas sin ciencia ni ética, y persistido en ellas durante un año?

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

4 Comentarios

  1. Hurrita says:

    ¿El terror, el pánico, la sugestión de estar ante una terrorífica enfermedad mortal, cómo afecta al tratamiento del covid por los médicos en los hospitales? ¿En qué grado puede haber matado el sistema médico? ¿y en las residencias?

  2. Hurrita says:

    “Algunos pacientes han regresado a los niveles normales simplemente al tomar oxígeno y acostarse de lado o boca abajo. Esa táctica se llama pronación (extenderse bocabajo).”

    https://www.nytimes.com/es/2020/04/16/espanol/ciencia-y-tecnologia/practicas-medicas-coronavirus.html

    Aquí vemos cuando había “psicosis de respiradores”, y se iban a usar hasta los respiradores de buceo… de repente cambió. Lo dicen muy orgullosos, pero ¿a cuantos se ha han llevado por delante, ya sea por sedar y poner en el respirador, o por hipermedicar, y tratar a los pacientes a tumba abierta?

  3. Gracia Álvarez Andrés, enfermera de AP says:

    Gracias por la información, especialmente porque da soporte a la intuición que tenemos trabajando “a pie de cama”.
    Ni los hospitales ni las UCIs me parecen los lugares más adecuados para finalizar la vida. Si tantas personas, especialmente mayores y diagnósticados de multiples patologías, han muerto en hospitales y en UCIs….y estas últimas no están pensadas para morir, no será que no estaba indicado ingresarlas.
    Los centros sanitarios y las residencias de mayores se convirtieron en la primera en lugares con “muy alta concentración” de Covid-19. El 24,1% de la población contagiada en la primera ola eran profesionales sanitarios y sociosanitarios. Sobre como se afrontó la primera ola deberíamos haber reflexionado más.

  4. Eligio Ospina Meneses says:

    Y los de bata blanca siguen dando palos de ciego.. teoria erraticas y relativas convertidas en verdad absoluta; medicamentos en dosis, concentraciones y tiempos absurdos; fallas institucionales en equipos e infraestructura; impericia en los asistenciales…. la locura total!