Política y Sociedad Las cooperativas sanitarias reinvierten para las mejoras de los socios

El modelo cooperativista en Sanidad nace de profesionales comprometidos

En el marco del encuentro EFE Fórum Salud, organizado por la Agencia EFE y Grupo Cofares, se ha presentado a la distribuidora Cooperativa Farmacéutica Española (Cofares) y a la cooperativa médica Lavinia, propietaria de la aseguradora de salud Asisa, como dos modelos cooperativistas de éxito en la Sanidad española, comprometidos con la sociedad y con sus socios.

Javier Tovar

El acto fue moderado por el director de EFE Salud, Javier Tovar, quien estuvo acompañado por el presidente del Grupo Cofares, Eduardo Pastor, y por el consejero delegado de Asisa, el doctor Enrique de Porres, quienes explicaron los modelos cooperativistas farmacéutico y de atención sanitaria que surgieron en el pasado siglo.

Cofares, que celebra su 75 aniversario, “nació como un modelo colaborativo de los farmacéuticos cuya base es la fortaleza de la oficina de farmacia, con el fin de ofrecer el mejor servicio a la sociedad, ya que suministramos todos los medicamentos autorizados en España y detraemos recursos de las operaciones rentables para sufragar las no rentables, debido al bajo precio de los medicamentos o a la complicada situación de viabilidad de muchas farmacias rurales”, explicó Eduardo Pastor. “Todos nuestros socios tienen derecho a voto, lo que permite que se mantenga un sistema solidario de distribución, ya que nuestro capital es íntegramente farmacéutico”, añadió.

La primera distribuidora farmacéutica de España y la quinta de Europa

Enrique de Porres y Eduardo Pastor

“La eficiencia de nuestro modelo nos sitúa como la primera distribuidora farmacéutica de España, la quinta de Europa y la empresa sanitaria más grande de nuestro país. En 2018 hemos alcanzado una facturación de más de 3.300 millones de euros, una cuota de mercado cercana al 27 por ciento y llegamos al 60 por ciento de cuota en algunas provincias. Somos 11.100 farmacias asociadas y 6.000 farmacias que operan como clientes, a través de las cuales Cofares gestiona más de 23 millones de pedidos al año y un catálogo de 33.000 referencias», prosiguió.

«Asimismo, en nuestra apuesta por implementar una red logística capaz de abastecer todas las áreas geográficas de España, contamos con 38 almacenes de distribución y siete plataformas logísticas y el grupo llega al 75 por ciento de todas las poblaciones españolas”, confirmó el presidente de Cofares.

Por su parte, Enrique de Porres explicó que “a consecuencia de que en España, en la primera mitad del siglo XX, existía una negativa situación económica en la que las familias apenas tenían recursos para hacer frente a la enfermedad, surgió un movimiento asociativo de médicos con visión social del ejercicio de la profesión que pusieron en marcha un procedimiento para facilitar el acceso de las familias a la atención médica con costes asumibles. De ahí surgió la conocida “iguala” que consistía en que cada familia aportaba una pequeña cuantía mensual al colegio de médicos de cada provincia y los médicos que querían participar se apuntaban a la iniciativa”.

“Este movimiento asociativo de profesionales, cuando aún no existía la Seguridad Social, se reglamentó después y se convirtió en un seguro. Los médicos participantes de algunos colegios médicos de España transformaron este movimiento en los “igualatorios”, que eran sociedades médicas y se puso en marcha un modelo de asistencia sanitaria, ya convertida en aseguradora”, añadió el consejero delegado de Asisa.

Asisa parte de un igualatorio uniprovincial gestionado por médicos

De Porres matizó que este modelo “posee una característica diferente al resto de mundo, ya que en la mayor parte de los países, las entidades aseguradoras son financieras. En España, como consecuencia de esa vocación de los médicos de gestionar directamente la asistencia sanitaria, las compañías aseguradoras se transformaron en sociedades de gestión de la asistencia, para lo que toman dinero y garantizan la prestación de la asistencia sanitaria».

De este modelo partió Asisa, cuando su fundador, el doctor José Espríu, pensó en la necesidad de que los igualatorios de las provincias pudieran montar una red de asistencia sanitaria nacional formada por médicos, sin intermediarios financieros ni políticos y posteriormente se transformó en cooperativa de médicos.

“Como consecuencia de la identidad cooperativa no tenemos que dar cuentas a ningún capitalista y nuestros resultados de los excedentes de la gestión de cada ejercicio se reinvierten en actividad. Esto nos ha permitido generar una infraestructura asistencial propia y, en este momento, contamos con más de 70 empresas, entre las que destacan 15 hospitales, 30 clínicas dentales y distintos tipos de empresas de diagnóstico y tratamiento”, explicó el consejero delegado de Asisa.

“Por nuestra visión social de la asistencia sanitaria siempre hemos entendido que debíamos colaborar con el sistema sanitario público y durante años hemos tratado de convencer al poder político de que debería organizarlo de otro modo, no solo a través de la gestión directa de la propia Administración, sino permitiendo participar también a entidades cooperativas sin ánimo de lucro como la nuestra”, concluyó el doctor.

Los beneficios de las cooperativas se reinvierten para mejorar

“Aunque las cooperativas se enmarcan en el sector privado, no actúan con un clásico estilo mercantil, ya que no tenemos ánimo de lucro y la mayor parte de los beneficios son reinvertidos para mejorar el sistema”, coincidió el presidente de Cofares con el consejero delegado de Asisa. Asimismo, Pastor apostó por “la colaboración público-privada en materia de Sanidad, ya que es fundamental para el Sistema Nacional de Salud (SNS). Concretamente, en el ámbito farmacéutico, el sistema cooperativo le aporta la seguridad del abastecimiento de medicamentos, los cuidados de la población y el ahorro al que esto conlleva”.

Ambos intervinientes coincidieron en que “es la estabilidad lo que se necesita en materia sanitaria con el nuevo gobierno que se forme, ya que, cuando el poder político no es estable no se pueden tomar decisiones”. En este sentido, “sería bueno para la Sanidad contar con una legislatura más larga en la que se trabaje con un método más duradero”, señaló Enrique de Porres.

Deja un comentario