Industria farmacéutica Según una radiografía de la enfermedad realizada por Novartis

El miedo a perder movilidad y el dolor, principales inquietudes de pacientes con espondiloartitis axial

— Madrid 10 Jul, 2019 - 11:34 am

El ‘Atlas de Espondiloartritis Axial en España 2017: radiografía de la enfermedad’, realizado por la compañía farmacéutica Novartis, ha puesto de manifiesto que la pérdida de movilidad y el dolor son los principales miedos de los pacientes con espondiloartritis axial (EspAax) en tanto que condicionan y limitan su vida diaria.

Marco Garrido

Según el citado documento, el temor de las personas con esta enfermedad es convertirse en dependientes, sin capacidad para trabajar, hacer deporte y salir a la calle sin la ayuda de alguien a causa del impacto que la patología puede tener en su autonomía.

Este informe revela que el retraso diagnóstico, una de los principales dificultades que padecen los pacientes de EspAax, es responsable en gran medida del agravamiento de la enfermedad, el aumento del daño estructural y la pérdida de movilidad.

En este sentido, Marco Garrido, quien es profesor titular de la Universidad de Sevilla y miembro del equipo de trabajo del Atlas, señala que, «a medida que se pierde progresivamente la movilidad de la columna, se generan dificultades en la realización de rutinas sencillas, cuyas consecuencias se extienden más allá de las dificultades físicas poniendo en peligro el estado emocional y mental del paciente».

Síntomas de la enfermedad

La enfermedad se caracteriza por la aparición de dolor inflamatorio que se determina por la presencia de una rigidez matutina, debido a la propia inflamación de la columna y que limita la movilidad durante, al menos, 30 minutos al despertar y que en fases activas puede llegar a durar horas, lo cual condiciona su función física.

Para evitar esta situación, Marco Garrido señala que «el ejercicio puede tener efectos beneficiosos en múltiples síntomas y signos de la enfermedad, como la movilidad vertebral y articular, fatiga, rigidez, el autocuidado o el sueño, además de prevenir el desarrollo de deformidades». Por este motivo, destaca que «de los tratamientos no farmacológicos que se recomiendan actualmente a estos pacientes, como el ejercicio aeróbico, de fortalecimiento y de movilidad articular y estiramientos, o programas específicos de ejercicios como pilates y natación han mostrado su eficacia».

Los resultados extraídos del Atlas muestran que el 77,6 por ciento de los pacientes perseguía el objetivo de que su tratamiento les ayudara a reducir y eliminar el dolor, mientras que el 51 por ciento esperaba recuperar la movilidad, el 17,8 por ciento mejorar su calidad de vida, el 16,8 por ciento evitar el daño estructural e, incluso, un 14,4 por ciento esperaba poder curar la patología.

Por su parte, la doctora Virginia de las Heras, quien es responsable médico de Inmunología, Hepatología y Dermatología de Novartis España, subraya que esta compañía «apuesta por la investigación en este tipo de patologías con el objetivo de que la calidad de vida y la salud emocional de los pacientes se vea lo menos afectada posible».

Deja un comentario