Hospitales Hará un énfasis especial en la incontinencia urinaria

El Hospital Nisa Pardo de Aravaca inaugura una Unidad de Láser para tratar problemas uroginecológicos

— Aravaca (Madrid) 18 Nov, 2014 - 11:54 am

El madrileño Hospital Nisa Pardo de Aravaca ha inaugurado recientemente una Unidad de Láser para tratar problemas uroginecológicos, siendo su objetivo primordial tratar la incontinencia urinaria, que es un problema que “afecta fundamentalmente a las mujeres en algún momento de su vida”, manifiestan desde este centro sanitario.

11 H.NISA PARDOEn este sentido, los profesionales de este hospital declaran que los desencadenantes principales de este trastorno, así como de otros de esta índole, son “el exceso de peso, el sedentarismo, los embarazos, los partos y los cambios hormonales asociados a la menopausia”. Ello se deriva “de la laxitud de la musculatura que conforma el suelo pélvico y que sirve de sostén a los órganos situados en la pelvis”, exponen.

Pese a la alta frecuencia de la incontinencia urinaria entre las mujeres, “se estima que el 75 por ciento de las afectadas no consulta sobre ello, ni pide ayuda especializada”, lamentan desde el Hospital Nisa Pardo de Aravaca al tiempo que señalan que ello se produce “bien por pudor, bien porque desconoce que existen tratamientos eficaces, tales como la cirugía invasiva, la medicación y la rehabilitación del suelo pélvico”.

Ante ello, los representantes del centro explican que la nueva unidad dispuesta, que está liderada por los doctores Daniel Zarza y Pablo Naranjo, tiene entre su personal a “ginecólogos, urólogos y especialistas en el tratamiento con láser ginecológico”. Esta terapia “ofrece una novedosa y eficaz alternativa para eliminar la incontinencia urinaria y otros trastornos”, ya que sostienen que “devuelve la fuerza y la firmeza a la musculatura”.

Así, los profesionales de este hospital madrileño de Nisa declaran que la terapia MULTILÁSER “se basa en la estimulación fototérmica de la fascia endopélvica para inducir la remodelación del colágeno y la síntesis de nuevas fibras a lo largo de la pared vaginal anterior y región periuretral”. El resultado final de su utilización es “la contracción y endurecimiento del tejido de la mucosa vaginal y la musculatura endopélvica”, afirman al tiempo que concluyen que “es prácticamente indoloro y no requiere de la realización de incisiones”.