Hospitales

El Hospital de Manises ya puede realizar las mamografías en 3D

— Manises, Valencia 22 Jul, 2014 - 5:42 pm

Lourdes Monge, junto al dispositivo, acompañada de Vicente Gil Suay y Yolanda Pallardó.

Lourdes Monge, junto al dispositivo, acompañada de Vicente Gil Suay y Yolanda Pallardó.

La directora general de Salud Pública de la Comunidad de Valencia, Lourdes Monge, ha inaugurado este 22 de julio, en el Hospital de Manises, Valencia, el nuevo dispositivo denominado “Tomosíntesis” adquirido por el centro para realizar mamografías en 3D. Se estima que más de 3.000 mujeres se beneficiarán anualmente de esta nueva tecnología que mejora la visualización de la lesión, sobre todo en mamas con gran densidad de tejido, y evita retrasos diagnósticos, rellamadas o biopsias innecesarias. Monge, que pudo comprobar de primera mano los beneficios de esta nueva tecnología, ha estado acompañada del gerente del hospital, doctor Vicente Gil Suay, y de la jefa del Servicio de Radiología, Yolanda Pallardó.

Según ha explicado la doctora Carmen Lozano, radióloga del H. de Manises, “este nuevo mamógrafo realiza un barrido de la mama y divide la imagen en nueve cortes que, posteriormente, se superponen y reproducen una figura en tres dimensiones. Así, al realizar cortes milimétricos de la mama y obtener imágenes en tres dimensiones, permite visualizar mejor los contornos de las lesiones, el tamaño, ubicación y extensión de las mismas y detectar cánceres ocultos dentro del tejido mamario. Ofrece, además, mayor sensibilidad y calidad en la imagen”.

Útil en mamas densas

Los especialistas del centro también destacan que es de gran utilidad en la exploración de mamas con gran densidad de tejido y cuando la lesión es pequeña. Siempre según la citada radióloga del H. de Manises, “permite el diagnóstico de lesiones muy pequeñas y sutiles que muchas veces quedan ocultas en la mamografía convencional, sobre todo en las mujeres de mediana edad cuyos pechos generalmente tienen más volumen de tejido”.

Este hecho, además de retrasar el diagnóstico, puede aumentar las rellamadas a las pacientes y las biopsias innecesarias. Así, con la Tomosíntesis también se evita en muchas ocasiones la ansiedad que se genera en muchas mujeres que son ‘recitadas’ para una nueva exploración porque la imagen bidimensional no se aprecia o existen dudas sobre la existencia de una lesión.

Junto a estas ventajas, la mamografía en tres dimensiones también es útil cuando se ha detectado la patología. “En los casos en que las lesiones se correspondan a un cáncer de mama nos permite obtener la extensión de la misma y nos deja planificar mejor la cirugía: saber con precisión su forma, contornos, tamaño, ubicación y extensión exacta en que se encuentra en la mama”, concluye la doctora Lozano. Por último, los especialistas también destacan que la dosis de radiación que el paciente recibe con la Tomosíntesis es igual a la dosis que se aplica con la mamografía digital.