Política y Sociedad homenaje de la Comunidad de madrid a los participantes en la iniciativa

El Hospital de IFEMA (Madrid) cierra sus puertas

— Madrid 1 May, 2020 - 5:50 pm

En un acto multitudinario y en el que se traspasaron todas las reglas de separación social de los asistentes, la presidenta del Gobierno regional, Isabel Díaz, Ayuso, ha presidido este viernes, 1 de mayo,  el apagado del hospital temporal de la Comunidad de Madrid para pacientes COVID-19 instalado en el ferial IFEMA, que ha cerrado sus instalaciones, tras haber permanecido en funcionamiento desde el 21 de marzo, y haber atendido a casi 4.000 personas por la pandemia del coronavirus. .

La presidenta del Ejecutivo madrileño visitó este viernes de nuevo estas instalaciones alabadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para presidir el acto de clausura y agradecer el esfuerzo y la dedicación de todos los profesionales que han trabajado en este hospital, ejemplo de la coordinación de los distintos niveles asistenciales que integran el Servicio Madrileño de Salud.

Según Díaz Ayuso, este proyecto “nos ha enseñado que los hospitales del futuro van a pasar por espacios amplios, donde los pacientes puedan sanar y compartir experiencias”. “Ha habido mucha empatía, alegría, humanidad, todo fruto de lo que podemos hacer cuando nos juntamos con un objetivo común”, reiteró la presidenta madrileña, para señalar que IFEMA es “símbolo de la lucha contra la pandemia” y que su apagado tiene un lado positivo: los contagios han disminuido.

En la ceremonia, junto a Díaz Ayuso se encontraban el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; el presidente del comité ejecutivo de IFEMA, Clemente González; el vicepresidente, consejero de Deportes y Transparencia y portavoz de la Comunidad, Ignacio Aguado, y otros miembros del Gobierno regional, como el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero; además de representantes de la Asamblea de Madrid.

Un hospital en 48 horas

En apenas 28 horas, el recinto ferial de IFEMA se adaptó para convertirse en un hospital más de la Comunidad de Madrid y poder recibir a los primeros pacientes. Tras abrir el pabellón 5 como instalación provisional, la Consejería de Sanidad habilitó los pabellones 7 y 9 con todas las infraestructuras que requerían estos pacientes, incluyendo canalizaciones para el oxígeno, laboratorio, servicio de farmacia, servicio de rayos, urología, banco de sangre portátil, almacén y logística. En este hospital temporal de la Comunidad de Madrid se llegaron a habilitar 1.300 camas y 16 puestos de UCI que hubieran podido ampliarse hasta las 5.500 camas.

En el montaje y funcionamiento de este hospital colaboraron con la Comunidad de Madrid instituciones como el Ejército de Tierra, la Unidad Militar de Emergencias, Bomberos de la Comunidad de Madrid, SAMUR, voluntarios, y cientos de entidades y empresas privadas que han colaborado a través de profesionales de distinto perfil, donaciones y entrega de material.

IFEMA recibió a pacientes derivados de los distintos hospitales de la Comunidad de Madrid y fueron atendidos en turnos de mañana y tarde por médicos de Atención Primaria, coordinados por médicos de medicina interna y otras especialidades. De igual modo, los profesionales del SUMMA cuidaron de los pacientes en los turnos de noche.

Profesionales de Atención Primaria

Más de un millar de profesionales de Atención Primaria, centros de salud, consultorios locales, Servicios de Atención Rural, SUMMA 112 y de hospitales formaron parte de la plantilla del hospital IFEMA prestando atención sanitaria a los pacientes del Covid 19. Además, el equipo de psicólogos clínicos de emergencias del SUMMA 112 fue el responsable de la atención psicológica a pacientes, familiares y profesionales, incluyendo los boxes para que los familiares pudieran estar en los últimos momentos de vida con los pacientes que iban a fallecer.

El número de pacientes atendidos en IFEMA fue de casi 4.000. Cabe destacar que de los 5 hospitales madrileños con más ingresos por Covid 19, IFEMA atendió el 12% de pacientes con COVID-19 de la Comunidad de Madrid, seguido por el 12 de Octubre, que atendió el 7,5%; La Paz, el 7%; el Gregorio Marañón el 6%; el Ramón y Cajal, el 5% y Getafe el 4.5%.

Los profesionales sanitarios que han integrado el equipo del hospital de IFEMA fueron, por categorías: 320 médicos, 382 enfermeras; 250 auxiliares de enfermería 167 celadores, 4 técnicos de rayos, 6 técnicos de laboratorio, 12 psicólogos, 20 técnicos de farmacia, 12 farmacéuticos, 8 supervisores, 4 trabajadores sociales, y 22 auxiliares administrativos, lo que hace un total de 1.207 profesionales.

(Fotos de la Comunidad de Madrid)

1 Comentario

  1. Isidoro Jiménez Rodríguez says:

    ANTE TODO, LA VERDAD.
    Siempre es bueno conocer otras formas de interpretación de la realidad. Considero que conocer otras interpretaciones, distintas a la “oficial”, es sumamente esclarecedor, aproximándonos a la verdad que todos buscamos. Y tal reflexión es muy pertinente hoy, 3 de mayo, cuando escribo esta reflexión, día internacional de la libertad de prensa. Opino que la situación en España es preocupante en este sentido; pero es todavía más lamentable en lo referente a la prensa sanitaria, donde los laboratorios farmacéuticos y el poder de la “clase” médica, manejan a su antojo todos los medios de comunicación.
    Si repasamos las noticias que recogen la opinión de los sanitarios que han prestado sus servicios en el hospital de IFEMA, observamos notables discordancias con el análisis que hacen Prados y Zapatero. Son muchos los sanitarios de IFEMA que lamentan que los supuestos gestores de tal centro hayan podido tener más tiempo para atender a los medios de comunicación que para recorrer las instalaciones y ver las circunstancias tercermundistas, en cuanto material y medios de protección, del personal sanitario y no sanitario. Su meta ha sido destacar la labor de sus colegas, a la vez que ningunear y ocultar el trabajo serio y constante de otros profesionales; precisamente de los que se han dejado la piel, por atender mejor a los enfermos.
    El simple hecho de traer a España al director de la OMS para “bendecir” el hospital de campaña, y poder comprar una opinión laudatoria, a un servidor le resulta sospechoso y poco ético. Es bueno conocer que para algunos de los profesionales de IFEMA, la improvisación y el autoritarismo médico han sido, para ellos, lo más destacable. Seguro que ningún médico se ha tenido que volver a su casa, ante el caos de turnos de trabajo, pero eso sí ha ocurrido en otros profesionales clínicos.
    Los auténticos protagonistas, no han sido los médicos, aunque así lo hayan mostrado los medios de comunicación. Una vez más, allí han estado otros profesionales (sanitarios y no sanitarios) que han sabido imponer el sentido común y han tenido muy claro que los pacientes, eran su objetivo. Y todo ello, mientras otros, los de siempre, solo han visto una nueva ocasión para mirarse sus ombligos. Es decir, lo que saben hacer de maravilla una buena parte del colectivo médico, pues así lo demuestran de continuo.
    Hay que tener muy pocos conocimientos de gestión y administración sanitaria para intentar que un hospital pueda funcionar, de forma aceptable, con la canallesca desproporción de 320 médicos, frente a 382 enfermeras.
    Lógicamente de esta gestión, se derivarán unas responsabilidades. No es aconsejable que el Estado pague las posibles negligencias y errores de nadie.