Hospitales Junto a la Fundación Dacer

El Hospital Clínico San Carlos pone en marcha una Escuela de Familias para pacientes con ictus

— Madrid 29 Oct, 2019 - 5:50 pm

El Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid ha puesto en marcha, junto a la Fundación Dacer, una Escuela de Familias para pacientes con ictus, con el objetivo de asesorar a los familiares sobre aquellas pautas que pueden seguir desde que ocurre el evento, tanto en el centro hospitalario como en sus domicilios, para favorecer una pronta recuperación del paciente y la disminución de las secuelas, siendo este el primer centro madrileño en disponer de este recurso.

De esta manera, dicho centro sanitario público destaca que “se mantiene en la vanguardia en el tratamiento y atención integral a pacientes con ictus desde que creara la primera Unidad específica en España en 1992, con más de 18.000 pacientes tratados desde entonces”.

El mencionado también fue el primer hospital de Madrid en ofrecer intervencionismo durante las 24 horas del día y su participación en ensayos clínicos para el uso de trombolíticos en pacientes que sufrieron ictus le mantiene en primera línea en la atención a estos pacientes.

Se estima que cada año se producen 8.000 ictus en la Comunidad de Madrid y “aunque lo padece el paciente, lo sufre todo su entorno y es muy importante el apoyo a las familias para superar la situación e implicarse en la terapia. Este es el objetivo de la Escuela de Familias”, afirma el coordinador de la Unidad de Ictus del Hospital Clínico Universitario San Carlos, el doctor José Antonio Egido.

Intervención precoz

Los familiares acuden a estas sesiones que se desarrollan en el hospital donde se dan pautas de estimulación que pueden aplicar con su familiar desde el primer momento durante su ingreso en la unidad de ictus. Previo a estas sesiones de formación, todo el personal sanitario recibió un curso de actuación en el paciente agudo hospitalizado con daño cerebral, una formación que realizan los profesionales de Fundación Dacer y que consiste en ofrecer herramientas de intervención precoz global e intensiva a los equipos que trabajan en la Unidad de Ictus.

Esta iniciativa, que se extenderá a otros hospitales madrileños, nacióe desde la perspectiva psicosocial y de humanización de la asistencia sanitaria en colaboración con la Fundación Dacer, conscientes de la importancia de que los pacientes tengan la mayor calidad de vida posible.