Hospitales

El Hospital Clínico de Valencia implanta el primer desfibrilador subcutáneo en la región

— Valencia 19 Nov, 2014 - 11:03 am

La Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico Universitario de Valencia ha implantado recientemente un desfibrilador totalmente subcutáneo a un paciente con alteraciones graves del ritmo del corazón; se trata del primer hospital que ha insertado este tipo de dispositivo en la Comunidad Valenciana.

19 C. DE VALENCIA IM-1El implante se realizó a un paciente joven que sufrió un amago de muerte súbita de la que fue afortunadamente reanimado. Según explica el Dr. Ricardo Ruiz, jefe de Sección del Servicio de Cardiología del centro, “durante unos años este paciente llevó implantado un desfibrilador convencional, que se tuvo que retirar por un problema de rechazo. La afectación de las venas hizo imposible volver a implantar un sistema convencional, por lo que en este caso dicho sistema subcutáneo era la única alternativa”.

Los desfibriladores convencionales son aparatos que detectan las arritmias y las tratan mediante una descarga eléctrica que consigue recuperar el ritmo del corazón. Constan de un generador de energía eléctrica que se coloca en el paciente bajo la clavícula, mediante una incisión lateral próxima a la axila. El generador está conectado a un cable que ha de introducirse hasta el corazón a través de una vena.

Requisitos

Según indica el Dr. Ruiz, “en ocasiones, el acceso al corazón a través de las venas es imposible -por malformaciones, obstrucciones, etc.-, o muy difícil. En otras ocasiones, el paciente puede sufrir complicaciones, como rechazos o infecciones que afecten a los cables que llegan hasta el interior del corazón”.

El método del Hospital Clínico permite que todo el sistema, aparato y electrodo, se coloque debajo de la piel, sin ningún componente dentro del corazón o de las venas. “Esta situación hace imposible que cualquier complicación -como una infección- afecte al corazón”. En España ya se han realizado algunos implantes de este tipo, pero no se había hecho hasta ahora en la Comunidad Valenciana. A lo largo de los años se ha demostrado su eficacia en el tratamiento de alteraciones graves del ritmo de corazón que pueden causar la muerte súbita o repentina del paciente.

Estos pacientes han de reunir ciertos requisitos para optar a dicho dispositivo, como haber padecido o tener un elevado riesgo de padecer una arritmia grave que ponga en peligro su vida. “Seleccionar el dispositivo subcutáneo depende de las condiciones individuales del paciente, y se basa fundamentalmente en que existan dificultades o contraindicaciones para acceder al corazón a través de las venas”, concluye el Dr. Ruiz.