Hospitales Tras un acuerdo alcanzado con la ONT

El H. Gregorio Marañón realiza un trasplante cardiaco infantil con un dispositivo especial por Covid-19

— Madrid 24 Mar, 2020 - 3:24 pm

El Área del Corazón Infantil del Hospital Gregorio Marañón (Madrid), compuesta por cardiólogos y cirujanos cardiacos, ha efectuado un trasplante cardiaco infantil en una niña de un año y medio que presentaba una cardiopatía grave, mediante un dispositivo especial organizado por el coronavirus.

Ante la situación actual de epidemia por coronavirus y la recomendación de evitar desplazamientos, especialmente en el personal sanitario de los centros hospitalarios, la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) acordó con las comunidades autónomas y los hospitales trasplantadores, un dispositivo especial que moviliza distintos equipos de la ciudad donde se produce la donación cardíaca para evitar el traslado de los profesionales del centro receptor.

Lo habitual es que el equipo trasplantador sea el que se desplace a extraer el órgano; aunque en la donación renal, hepática y pulmonar ya se producen este tipo de procedimientos para evitar desplazamientos innecesarios, “con el corazón no se había realizado”, concreta el Hospital Gregorio Marañón. En esta ocasión, se contó con los equipos de tres hospitales de diferentes comunidades autónomas para la extracción, que colaboraron estrechamente, y con una coordinación extraordinaria con el Hospital Gregorio Marañón.

“Pese a esta situación excepcional de pandemia, el Hospital Infantil Gregorio Marañón mantiene la atención urgente para sus pacientes pediátricos gracias al esfuerzo de todo su personal y el apoyo institucional, incluyendo toda la atención a niños con cardiopatías, e incluso hemos podido realizar este trasplante cardiaco gracias a la labor de los sanitarios del centro y la coordinación de la ONT”, señaló el jefe de Cardiología Infantil del Hospital Gregorio Marañón, el doctor Constancio Medrano.

En casos de situación grave

“Toda la red está centrándose en particular en aquellos pacientes que se encuentran en una situación más grave y los que tienen más dificultades para trasplantarse, como es el caso de los niños. Por ello, estamos consiguiendo realizar trasplantes pediátricos, gracias a la gran labor de los equipos de trasplante”, afirmó la directora de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil.

La receptora, Chloe, es una niña de un año y medio con una enfermedad cardiaca, miocardiopatía dilatada a consecuencia de una miocarditis vírica. “Las miocardiopatías son enfermedades del músculo cardiaco que producen una alteración de la contractilidad y el tamaño del corazón. Muchos de estos niños necesitan tratamientos y máquinas que ayudan a mantener su corazón a la espera, como en este caso, de un trasplante cardiaco”, explicó Constancio Medrano.

 

 

Deja un comentario