Política y Sociedad El proyecto de Reforma Fiscal atrasa la subida del IVA y reduce algo la lista de los productos que suben

El director general del IDIS satisfecho con la anunciada reforma fiscal, pero decepcionado con la no desgravación del seguro de salud

Manuel VilchesCon auténtica expectación y temor estaba viviendo el sector sanitario privado las novedades introducidas en la Reforma Fiscal. Dos eran sus principales aspiraciones:  lograr el mayor retraso posible en la aplicación de la subida del IVA y la de rescatar el mayor número de productos a los que se aplicaría la subida al 21 por ciento. Lo primero lo han conseguido, puesto que parece que la temida subida no se aplicará hasta enero del año que viene. En cuanto a la segunda aspiración, parece que el palo es menos fuerte de lo que se esperaba. Así que, a falta de confirmar las noticias, se puede hablar de respiro. Otra solicitud, en cuyo caso solo atañe a la sanidad privada, es la reiterada petición al Gobierno de la desgravación de los seguros particulares de salud; aspiración que por lo pronto no ha tenido respuesta afirmativa.

A lo que parece pueden quedar con un tipo de IVA reducido (10 por ciento) las gafas graduadas, las prótesis, las sillas de ruedas y las muletas, así como gasas, vendas, botiquines o parches oculares. En tanto que experimentarán subidas de 21 por ciento, equipos médicos, aparatos, instrumental sanitario y productos farmacéuticos.

Sin  aparentes grandes cambios

El director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), Manuel Vilches, aducía prudentemente que hay que terminar de ver la distribución final de productos, aunque señalaba que aparentemente se ha conseguido mantener en el IVA reducido (10 por ciento) “ en lo que el paciente se lleva puesto de prótesis; cosa que nos parece un triunfo importantísimo. Ojalá se pueda confirmar en la distribución final, porque la lista no he podido verla; así que lo digo entre comillas”.

Un todavía expectante Vilches, a falta de confirmación, manifestaba que “asumimos que se tenía que dar respuesta a la sentencia de enero de 2013 del Tribunal de Justicia Europeo (Luxemburgo) por el que se obligaba a España a pagar el 21 por ciento de IVA en los productos que hasta supongamos que enero de 2015 lo tenían de tipo reducido”. A lo que añadía que “el que su aplicación, tal como parece, no se aplique hasta enero de 2015 nos va a dar la posibilidad de valorarlo en ámbito presupuestario para el año que viene, con lo que el impacto de una medida tan dura para el sector va a ser menor”.

Una posibilidad de rescatar más productos con IVA reducido

El director general del IDIS comentaba que “parece que ha habido un trabajo interesante de nuestros representantes en Bruselas y una comprensión hacia nuestros argumentos”. Se refería al grupo de trabajo compuesto por la Agencia Española del Medicamento, la Secretaría General de Sanidad, la Dirección General de Tributos y la patronal de tecnología sanitaria Fenin, que al parecer aprovechará estos meses de tregua para seguir negociando con Bruselas que la subida al 21% afecte al menor número de productos. Y lograr que nos acerquemos lo más posible a países como Francia o Alemania. Resumiendo y con lo que se sabe hasta ahora, Manuel Vilches asegura que se percibe que, aparentemente, no hay grandes cambios.

Hacienda dice no a la desgravación en seguros de salud

En el caso de la petición del sector de una desgravación fiscal de un 15 por ciento en rentas menores de 30.000 euros al año, a personas que a título particular contraten un seguro de salud, Vilches matiza que “nos quedamos un tanto decepcionados porque esperábamos que ciertas ventajas fiscales , que ya se estaban aplicando a colectivos, fueran extendidas también a particulares”. Y admite que “entendemos que la situación no es la más favorable en estos momentos. Y por tanto la continuidad en lo que había ya es un esfuerzo por parte del Gobierno. Esperemos que cuando la situación mejore se puedan dar más guiños”.

Actualmente los trabajadores autónomos en estimación directa y los trabajadores en general que cuentan con pólizas de colectivos contratadas por sus empresas tienen una desgravación de hasta 500 euros por persona y año, incluyendo a veces a miembros de la familia. Y Vilches valora que eso se haya mantenido, así que entiende que al menos “el Gobierno español ha sido receptivo en entender la importancia que tiene para el sector asegurador y el privado, en líneas generales. En ocasiones el que no haya cambios se puede considerar una buena noticia. Aunque esperamos que se extienda a particulares, lo que significará un reconocimiento al esfuerzo que hacen esas personas que pagan por un seguro de salud, liberando a la sanidad pública de una importante presión asistencial”