Tecnología e Investigación Gracias al plan de tele-ictus de esta región

El 99,9% de la población andaluza se encuentra a menos de una hora de una unidad de ictus

— Sevilla 4 Jul, 2019 - 3:50 pm

La Junta de Andalucía ha informado acerca del desarrollo Plan andaluz de Tele-Ictus, a través del Centro Andaluz de Tele-Ictus (CATI) y puesto en marcha por la Consejería de Sanidad de esta región, que garantiza la cobertura del 99,9 por ciento de la población de esta comunidad a hospitales con unidades dedicadas a esta enfermedad, gracias a su ampliación durante el mes de julio a tres millones de personas residentes en ratios de distancia superiores a una hora respecto a estos centros, y el cual cuenta con una aportación económica de 200.000 euros.

El Plan andaluz de Tele-ictus se puso en marcha en el mes de enero de 2019, y llegó a atender a un total de 120 pacientes en cinco meses, tal como apunta el consejero de Sanidad de Andalucía, Jesús Aguirre. La ayuda económica de 200.000 euros que recibió este Plan fueron destinados al despliegue del proyecto por hospitales y centros de alta resolución (HARE). Estos fueron elegidos con el objetivo principal de que el 99,9 por ciento de la población de esta comunidad no se encuentre a más de una hora de distancia de algún centro donde administren el tratamiento para esta patología. Esta cifra se reduce a un 93,5 por ciento si se tienen en cuenta a las personas que viven a menos de media hora.

«En concreto, el sistema implantado en Andalucía es el denominado ‘Spoke and hub’, que permite que el paciente que llega a un hospital remoto pueda ser valorado por Internet por un neurólogo vascular. Una vez valorado y, gracias al sistema de radiología PACS, que permite valorar las imágenes de las pruebas complementarias, ofrece un diagnóstico y decide el mejor tratamiento a seguir», se explica desde la Junta de Andalucía.

Según apunta Jesús Aguirre, gracias a este nuevo modelo esta región pasa de tener diez hospitales útiles para la valoración del ictus agudo a 40. La incorporación de estos centros se dio de forma progresiva, comenzando por una fase tecnológica, y finalizando con la realización de sesiones formativas para los profesionales sanitarios, en las que se informó acerca del reconocimiento de los síntomas de un ictus, la atención en fase aguda y la preparación de la medicación.

Deja un comentario