Política y Sociedad Según un informe de GEPAC

El 96% de pacientes con cáncer y sus familiares denuncia problemas para pedir la baja laboral

El Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) ha presentado, en la sede del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), el Informe sobre el cáncer en España, en el que el 96 por ciento de los pacientes con cáncer y sus familiares denuncia la existencia de problemas a la hora de solicitar una baja laboral.

Estos problemas afectan en su mayoría a los familiares de los afectados por esta enfermedad que ejercen de cuidadores, según confirmó la presidenta de GEPAC, Begoña Barragán, quien estuvo acompañada por su homólogo en el CGCOF, Jesús Aguilar; la tesorera de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), la doctora Cristina Pascual; y la doctora Olga Donnay, quien ejerció como portavoz de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

La máxima representante de GEPAC señaló, en primer lugar, la alta participación de profesionales sanitarios en la encuesta, 957 en concreto -el 31,9 por ciento del total de 3.001 personas-. También se contó con la opinión de 1.043 familiares/cuidadores de pacientes oncológicos, 807 pacientes de distintos tipos de cáncer y 194 personas que no tienen contacto con la enfermedad. “Nunca pensé que la participación de los profesionales sanitarios fuera a ser casi igualitaria a la de los pacientes”, aseguró.

“Cada vez más hablamos de que podemos curar el cáncer, pero no todo el mundo lo considera así”, prosiguió Begoña Barragán en referencia a que, por ejemplo, más del 22 por ciento de los familiares y cuidadores opina que esta enfermedad no se cura. Además, el tabaco es considerado el mayor factor de riesgo de padecer cáncer por el 29,38 por ciento de los encuestados.

Desconocimiento y uso de terapias alternativas

Con respecto a las secuenciaciones genómicas, Barragán señaló que existe un “gran desconocimiento” por parte de la población. De hecho, todos los grupos poblacionales oscilan en porcentajes entre el 60,21 por ciento y el 67,23 por ciento en cuanto al desconocimiento de lo que es la secuenciación genómica, a excepción del grupo de profesionales sanitarios, en los que dicho porcentaje es de 22,16 por ciento.

Por otro lado, esta encuesta recoge las opiniones acerca del uso de las terapias alternativas, cuestión sobre la que especialmente los pacientes consideran que no se informa lo suficiente en consulta. El 61,46 por ciento afirma que no se explica lo suficiente sobre los riesgos que supone cambiar estas terapias por las convencionales ni los peligros de abandonarlas por ellas; sin embargo, los profesionales sanitarios no están de acuerdo, ya que un 81,82 por ciento asegura que sí que lo hacen.

Begoña Barragán y Cristina Pascual

Los problemas relacionados con el mundo laboral es otro de los temas más destacados de la encuesta. Según recordó la presidenta de GEPAC, el cáncer afecta a personas que, en muchos casos, aún tienen años de trabajo por delante. “Realmente es muy difícil poder demostrar ese parón en tu currículum”, expresó. “Parece necesario que hagamos algo para que en las empresas no sea una discriminación negativa”, añadió.

Inequidad en paliativos y tratamientos

Para GEPAC, es importante destacar que la mayor parte de la muestra considera que no hay comprensión por parte de las empresas cuando una persona con cáncer se reincorpora al trabajo, siendo el grupo de pacientes -más del 70 por ciento- el que más afectado se ve.

Por otro lado, Barragán destacó que los pacientes no conocen la existencia de equipos multidisciplinares ni tampoco la mayoría de los ensayos clínicos. En cuanto a los Cuidados Paliativos, reseñó que existen “luces y sombras”. “No siempre son de la excelente calidad que deberíamos tener”, denunció.

Lo mismo ocurre, en general, con el acceso a los tratamientos. Los propios profesionales sanitarios señalan en la encuesta la inequidad en esta cuestión. “Nos hace sentirnos fuertes a la hora de decir que ya está bien, tenemos que tener acceso a las terapias aprobadas independientemente de donde hayamos nacido”, concluyó la máxima dirigente de esta asociación.

Papel del farmacéutico

Olga Donnay y Jesús Aguilar

En este mismo sentido se expresó Jesús Aguilar, quien solicitó una “equidad nacional” en el acceso a estos tratamientos y que ello no depende de “códigos postales”. Para él, es “fundamental” contar con encuestas de este tipo para conocer la visión de la población sobre  el trabajo frente al cáncer. El propio CGCOF colaboró en la difusión de las encuestas entre sus miembros.

En este punto, Aguilar destacó la labor de la profesión en la prevención y el acompañamiento de personas afectadas por la enfermedad y el ahorro de unos 3.200 millones de euros al Sistema Nacional de Salud (SNS) gracias a las intervenciones de estos profesionales que no están incluidas en la prestación farmacéutica. Además, solicitó a todas las Administraciones y los profesionales sanitarios hacer el esfuerzo de “escuchar” las opiniones vertidas en iniciativas como la presentada.

Cristina Pascual, por su parte, se refirió a la labor de la SEHH frente a tipos de cáncer como el linfoma, la leucemia aguda y el mieloma. Señaló, además, los avances de la inmunoterapia y la implantación en hospitales públicos de España de las terapias CAR-T, algo que “es ya una realidad”.

“Esta semana, vamos a poder tratar al primer paciente”, anunció la también hematóloga del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, para concluir con la afirmación de que el 40 por ciento de los encuestados no conoce los efectos secundarios de estos tratamientos, hecho motivado por la “presión asistencial” a la que se somete a los profesionales, a su juicio.

Papel del superviviente

Por último, Olga Donnay recordó la celebración del Día Mundial del Superviviente del Cáncer, que se conmemora este lunes, 3 de junio, algo de lo que todos los presentes en la presentación del informe tienen parte de mérito. Con respecto a la encuesta, celebró poder conocer la opinión de varios sectores poblacionales. “A lo mejor, pensamos que estamos haciendo todo muy bien y hay cosas que no las estamos haciendo tan bien”, reflexionó.

“El diagnóstico y tratamiento están llegando a niveles muy importantes”, prosiguió Donnay, y “eso necesita financiación”. “Nos quedan todavía muchísimas cosas por saber” sobre los nuevos tratamientos, declaró, tras lo que concluyó asegurando que “el papel del superviviente es ya indispensable”.

1 Comentario

  1. Carmen Corominas says:

    Lo más necesario para los supervivientes colostomizados, es qu

    Lo más importante de los supervivientes colostomizados permantes es la investigación sobre nuevos dispositivos pa ra poder normalizar la vida de los mismos.