Tecnología e Investigación Para mejorar su supervivencia

El 061 sevillano investiga el uso de la hipotermia por vía intranasal en pacientes tras una parada cardiaca

— Sevilla 20 Ene, 2015 - 11:23 am

El servicio de la provincia de Sevilla de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061 está participando en la actualidad en un estudio para evaluar la aplicación de la hipotermia por vía intranasal para mejorar la supervivencia de pacientes tras una parada cardiaca, según señala la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía.

Concretamente, esta investigación busca identificar la efectividad de esta técnica, la cual aplicada de forma moderada en pacientes comatosos que sobreviven a este suceso es “uno de los pilares de los cuidados postresucitación”, sostiene la cartera sanitaria del Ejecutivo de esta comunidad autónoma que, no obstante, confirma que éste es un estudio multicéntrico.

Así, el Gobierno andaluz informa de que Princess, como así se denominó a este trabajo, tiene la pretensión de “analizar el efecto de iniciar la hipotermia durante la fase de reanimación cardiaca”, posibilidad que puede abordarse empleando el dispositivo RhinoChill, “que mediante aplicación intranasal de dos difusores, facilita el comienzo del enfriamiento iniciándolo directamente en la base del cerebro”.

Para la Consejería de Sanidad regional, este método “no es invasivo, se aplica de forma sencilla y consigue una rápida disminución de la temperatura”; motivos por los que la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias “es el único servicio de emergencias español que, en colaboración con la Unidad del Cuidados Intensivos del Hospital Virgen del Rocío, forma parte de este estudio”, que fue impulsado por el profesor de Cardiología y director del Centro Científico del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), el doctor Leif Svensson.

Sin embargo, en la investigación también participan los hospitales universitarios Erasme de Bruselas y Leuven (Bélgica), y el Hradec Kralowe de la República Checa; al tiempo que durante este año se unirán otros dos centros de Francia y uno de Reino Unido. Con todo, se busca seguir realizando este procedimiento “con la administración de suero salino frío a pacientes que obtienen pulso tras una parada cardiorrespiratoria”.