Punto de vista salud, dinero y atención primaria

Dudosa efectividad del cierre perimetral de zonas básicas de salud en Madrid capital

En el último comentario de su blog, Juan Simó pone de manifiesto la ineficiencia del cierre perimetral de zonas básicas de salud en Madrid capital, no sólo por la interacción de las personas de unas y otras, sino porque la evolución de unas y otras zonas son similares.

Madrid se convirtió de nuevo el pasado septiembre en el epicentro de la pandemia en España. Ante ello, el gobierno madrileño anunció a mediados de dicho mes confinamientos selectivos por zonas de salud según el número de casos (aquí). Recientemente, la directora de Salud Pública de esta Comunidad defendía la efectividad de dicha intervención ante una periodista francesa que la cuestionaba (aquí). La dinámica evolutiva de la curva epidémica en septiembre y octubre pasados fue muy similar tanto en los distritos que albergaban alguna zona sanitaria confinada como en los que no tenían ninguna, lo que no respalda, precisamente, las palabras de la directora. Veámoslo.

Cierre perimetral por zonas de salud: cuestionado desde el primer minuto

Desde el minuto uno se puso en duda la efectividad de dichos confinamientos selectivos en una ciudad tan poblada y porosa si no se veía afectada la movilidad laboral. “Si no se toca lo laboral, no se toca la movilidad que importa”, advertía Javier Padilla, que añadía: “dibujan una especie de mundo ficticio en el cual los barrios de las ciudades son autónomos y no se relacionan entre sí…”  Y ampliaba: “El barrio de Salamanca se nutre de barrios con población migrante y de renta baja, que son quienes cuidan a sus personas mayores, quienes surten de comida sus supermercados, quienes les entregan paquetes a domicilio y quienes atienden sus bares” (aquí).

Distritos con y sin zonas de salud confinadas en Madrid capital

Nueve de los 21 distritos de Madrid capital contenían alguna zona básica de salud confinada (aquí y aquí). Las zonas y distritos eran los siguientes: zona básica de Núñez Morgado (en el distrito de Chamartín), Guzmán el Bueno (Chamberí), San Andrés, San Cristóbal y El Espinillo (Villaverde), Entrevías, Peñaprieta, Alcalá de Guadaira, Rafael Alberti, Numancia, Pozo del tío Raimundo (Puente de Vallecas), Daroca (Ciudad lineal), Vinateros – Torito, Pavones y Vandel (Moratalaz), Puerta del Ángel (Latina), Virgen de Begoña (Fuencarral), Infanta Mercedes y Villaamil (Tetuan).

Evolución de la curva epidémica en los 21 distritos de Madrid capital

La evolución de la incidencia acumulada en 14 días (casos por cada 100.000 hab.) en cada distrito de Madrid capital desde el 1 de septiembre al 1 de noviembre fue publicada por Newtral a mediados de noviembre (aquí). A continuación muestro dichos gráficos que probablemente se vean mejor si se accede a dicha publicación de Newtral.

Los distritos redondeados por una línea roja fueron aquellos nueve que contenían alguna zona básica confinada. Todos los distritos muestran la misma dinámica en la curva epidémica. No lo hacen, claro está, en la cuantía máxima de la IA alcanzada (“pico” de la curva), pero sí muestran una dinámica de la curva muy similar en tres aspectos clave. 1/ Parten todos de una IA muy similar y muy baja a principio del verano. 2/ El “pico” de la curva se alcanza prácticamente en todos ellos en el mismo momento; y 3/ El descenso tras el “pico” es en todos los distritos prácticamente el mismo: una reducción entre el 60 y el 70% de la “altura” del “pico”. Lo cual indica que la dinámica de la epidemia fue muy similar en los distritos de la capital a lo largo de esos meses. Los distritos con un mayor “pico” de IA no lo alcanzaron antes que los demás. Es decir, los barrios con más contagios y casos no alcanzaron el pico máximo antes que los demás. Y lo más relevante: tampoco los distritos con zonas confinadas descendieron proporcionalmente más que los demás. Nada, por otra parte, sorprendente en una gran ciudad cuyos barrios en lo laboral se relacionan tanto o más como lo sugerido por Javier Padilla.

Comentario

La medida se puso en marcha atendiendo al criterio de IA de casos en las últimas dos semanas. El umbral utilizado empezó siendo de 1.000 casos por 100.000 habitantes y fue bajando hasta los 400, utilizado por última vez la semana pasada. Ante el empeoramiento actual, y para no tener que cerrar toda la Comunidad, Madrid relaja los criterios para confinar. Dado que el 90% de las zonas básicas de salud superan actualmente el umbral de los 400 casos por 100.000 habitantes, Madrid decide ahora cerrar perimetralmente las zonas de salud con una IA superior a la media de la Comunidad que se sitúa en poco más de 600 casos por 100.000 h. (aquí). Dada la dudosa efectividad de la medida, probablemente veamos en las próximas semanas en los distritos de la capital que contengan algún confinamiento una evolución de la dinámica de la curva similar a la que muestren aquellos distritos que no alberguen ninguna zona confinada. Esperemos poder comprobarlo si, nuevamente Newtral o la propia Comunidad de Madrid, nos muestran la evolución de dichas curvas epidémicas en los próximos meses.

Juan Simó Miñana

2 Comentarios

  1. Antonio Guti says:

    Muchas gracias por un artículo que aclara perfectamente la inutilidad de la medida analizada. Tan solo añadir que yo he podido comprobar personalmente que no existe ningún tipo de control ni impedimento para acceder a las citadas “zonas básicas de salud confinadas perimetralmente”, ni siquiera para aquellas personas sin ningún tipo de justificación (laboral, familiar, etc) para acceder a las mismas. Es una medida fantasma y completamente inexistente

  2. Javier says:

    En la ZBS General Moscardo observo diariamente niños que al salir del cole se quedan jugando, en ocasiones durante horas, ni mucho menos viven todos en la ZBS, en los bares después de trabajar mucha gente se queda, en ocasiones durante horas, ni mucho menos viven todos en la ZBS, al Mercado Maravillas van mucha gente que cruza Bravo Murillo y por tanto no viven en la ZBS, mucha gente que trabaja en la ZBS se queda a comprar y no viven en la ZBS, mucha gente de la ZBS se va a jugar a campos de fulbito y baloncesto cercanos fuera de la ZBS. Mucha gente que vive en la ZBS piensa que pueden ir a Azca y el Corte Inglés porque es la misma ZBS. Por tanto, hay mucha gente que van de compras con la excusa y muchas jóvenes van a la zona de discotecas en Azca. Algunas de estas situaciones son potenciales de alto riesgo de transmisión. Todo esto y más se puede observar muy fácilmente. Si a esto sumamos que otras ZBS están en datos de incidencia muy similares, que el factor de permeabilidad por trabajo y educación dificulta e impide la valoración del factor transmisión comunitaria y que la experimentación de meses de confinamiento por ZBS no da lugar a conclusiones ni siquiera inductivas, afirmar la efectividad presente (29/1/2021) del confinamiento en la ZBS General Moscardo en Madrid es, sencillamente, absurdo.