Industria farmacéutica y no para la de AstraZeneca, aunque asegura que la firma no es obligatoria

DS Legal indica que el consentimiento debería exigirse para la segunda dosis de Pfizer

— madrid 10 Jun, 2021 - 2:30 pm

Desde el despacho DS Legal Group, especializado en Derecho Sanitario, han advertido de que, dentro de la vacunación contra la Covid-19 a personas menores de 60 años que recibieron una primera dosis de la compañía farmacéutica AstraZeneca, el consentimiento informado “debería requerirse en caso de que la segunda dosis se realice con Pfizer y no con AstraZeneca”.

La firma del consentimiento para la segundo dosis de AstraZeneca es “algo verdaderamente excepcional”, en el sentido de que, “en la actualidad, no se requiere la firma de un consentimiento informado para la administración de ninguna vacuna, pese a que éstas pueden tener efectos adversos”, explica la abogada Silvia Zaro, que es miembro de DS Legal Group.

La segunda singularidad de este documento, “parcial y sesgado a la hora de rechazar la vacuna de Pzifer“, procede de que, “según el art. 2 de la Ley 41/2002, encargada de regular los derechos y deberes de los pacientes, debe constar por escrito la negativa por parte del usuario a recibir el tratamiento, cuando está sucediendo a la inversa”, indica esta letrada.

Es decir, “se está firmando para consentir la segunda dosis de Vaxzevria, la vacuna de AstraZeneca, respaldada por varias agencias del medicamento y avalada por su ficha técnica”, apuntan desde este despacho. Es más, recuerda Silvia Zaro, “de conformidad con lo dispuesto en el art. 13 del Real Decreto 1015/2009, de 19 de junio, la utilización de medicamentos autorizados en condiciones diferentes a las establecidas en su ficha técnica, tendrá carácter excepcional y se limitará a las situaciones en las que se carezca de alternativas terapéuticas autorizadas para un determinado paciente”.

El médico responsable

Según dicho artículo, es el médico responsable del tratamiento “quien debe justificar, en la historia clínica del paciente, la necesidad del uso del medicamento e informar al mismo de los posibles beneficios y los riesgos potenciales, obteniendo su consentimiento conforme a Ley del Paciente”, destaca DS Legal Group.

Alexandra López, que es abogada del mismo despacho, aclara que la firma de dicho consentimiento “no es en ningún caso obligatoria. Basta con que el paciente lo exprese de forma verbal. El motivo es que la misma ley establece que el consentimiento informado será verbal por norma general, debiendo ser por escrito en supuestos de intervenciones quirúrgicas, procedimientos diagnósticos, terapéuticos invasores y en todos aquellos procedimientos que supongan riesgos o inconvenientes de notoria y previsible repercusión negativa sobre la salud del paciente”.

“De hecho, algunas comunidades, como Castilla y León y Andalucía, ya han anunciado que se procederá a la vacunación con la segunda vacuna de AstraZeneca aunque el paciente se niegue a la firma de dicho consentimiento informado, no siendo, en estas autonomías, este documento un requisito indispensable para completar el proceso de inoculación”, argumenta Alexandra López.

“En cuanto a aquellos comentarios que sugieren que el Gobierno está dejando en manos de los ciudadanos esta decisión importante sobre salud”, eSTE despacho recurre a la doctrina del Tribunal Constitucional, “que asegura que el derecho a autorizar o rechazar un tratamiento por parte de un paciente es una facultad de autodeterminación que legitima a este, en uso de su autonomía de la voluntad, para decidir libremente sobre las medidas terapéuticas y tratamientos que puedan afectar a su integridad, escogiendo entre las distintas posibilidades, consintiendo su práctica o rechazándolas”.