Industria farmacéutica En primera línea de tratamiento para casos metastásicos con mutación EGFR

Disponible en España Tagrisso, de AstraZeneca, para cáncer de pulmón no microcítico

— Madrid 10 Jul, 2019 - 11:13 am

La compañía farmacéutica AstraZeneca ha comunicado que Tagrisso (osimertinib), un EGFR-TKI irreversible de tercera generación, está ahora indicado en España en monoterapia para el tratamiento de primera línea de pacientes adultos con cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) localmente avanzado o metastásico con mutaciones activadoras del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR).

Mariano Provencio

Sobre osimertinib, dicho laboratorio señala que se trata de «un potente inhibidor oral diseñado para inhibir las dos mutaciones sensibilizantes del EGFR más frecuentes (EGFRm; deleción del exón 19 y L858R), y la mutación de resistencia T790M, pero con una actividad muy limitada frente al EGFR WildType».

Según los datos consultados por AstraZeneca, actualmente, en España, aproximadamente, entre el 10 y 12 por ciento de los cánceres de pulmón presentan mutación positiva del EGFR y, especialmente, es más frecuente en población no fumadora. «El cáncer de pulmón es una enfermedad que se diagnostica cuando está avanzada», señala el jefe del Departamento de Oncología Médica del madrileño Hospital Universitario Puerta de Hierro en Majadahonda y presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), el doctor Mariano Provencio.

Perspectiva de vida

Por otro lado, dicho especialista añade que «la perspectiva de vida del paciente ha cambiado con las terapias EGFR, ya que de pocos meses pasamos a una esperanza de vida de un año y medio, mientras que con osimertinib superamos aún más esas expectativas llegando hasta los tres años».

Por su parte, el jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, el doctor Luis Paz-Ares, explica que «el ensayo Flaura muestra que si utilizamos osimertinib como tratamiento inicial, se retrasa sustancialmente la aparición de resistencias y, por tanto, resulta un control de este tipo de cáncer de pulmón más prolongado, ya que reduce, a más de la mitad, el riesgo de progresión a lo largo del periodo del estudio en relación a los inhibidores de primera generación».

Deja un comentario