Urgencias y Emergencias (SEMES) pide el cese de la nueva consejera de Sanidad de Castilla y León

— 17 Jul, 2019 - 12:37 pm

Verónica Casado

Después de haberse consumado la propuesta de Ciudadanos, de hacer a Verónica Casado consejera de Sanidad del recién constituido gobierno de Castilla y León, el colectivo de Urgencias y Emergencias (SEMES) asegura que puede atestiguar y probar comportamientos previos de Casado ajenos a la ejemplaridad y transparencia, obligados en quien pretenda ejercer responsabilidades en la Administración, por lo que pide su cese. Cuenta SEMES que, desde hace años, es conocida la reivindicación de su sociedad acerca de la necesidad de la creación en España de la Especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias en la vía civil, como ya existe en la Sanidad Militar, como ÚNICA garantía de calidad y seguridad de la atención de los pacientes en la que constituye la segunda prestación más frecuente de nuestro Sistema Sanitario: la Atención en Urgencias y Emergencias. Entre otras cosas, SEMES recuerda la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) hace pocos días denunció, en una contundente Resolución, que la no existencia de esta formación implica un inaceptable aumento de la mortalidad y secuelas graves en los pacientes. Y añade SEMES que «Ha sido una constante en estos años encontrar barreras administrativas e indolencia frente a esta reivindicación. Incluso opiniones contrarias. Eso no es punible. Pero lo que no es aceptable y sí denunciable es que se hayan saltado determinadas barreras. Esta señora, como miembro de órganos colegiados de la Administración, no ha tenido ningún rubor en saltarse de forma recurrente normas claras de la propia Administración en defensa de intereses gremiales contrarios a esta necesidad, legítimos en sí mismos, pero punibles si se ejercen con interés de parte en estos organismos, dentro de un absoluto y flagrante conflicto de intereses, cuestiones perfectamente reguladas en nuestro ordenamiento jurídico, antes y ahora, y que vienen generando una importante alarma social. Añadido a esto, ha sido constante su aversión y desprecio a esta prestación médica, muy apreciada por la población, algo no punible, pero sí moralmente reprobable en alguien que pretende representar a todos los profesionales sanitarios de esta Comunidad».

Deja un comentario