Lamento por la ausencia de enfermeras al frente de las nuevas consejerías de Sanidad

— 4 Sep, 2019 - 12:04 pm

Patricia Gómez, consejera de Salud de Baleares

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado que el hecho de que solo haya una enfermera al frente de una de las trece nuevas consejerías de Sanidad demuestra que la incuestionable solvencia y cualificación de las enfermeras y enfermeros para asumir altas responsabilidades de gestión sigue siendo “invisible” para los responsables públicos. SATSE critica que los nuevos presidentes de los gobiernos autonómicos no hayan sido sensibles a la demanda planteada por la organización sindical antes de las elecciones autonómicas del pasado mes de mayo, con la única excepción de la presidenta del Gobierno de Baleares, Francina Armengol i Socias, que ha seguido confiando en la enfermera Patricia Gómez i Picard para dirigir la Consejería de Salud y Consumo dada su acreditada y positiva gestión al frente de la sanidad pública de la comunidad autónoma. El Sindicato de Enfermería recuerda que, en la actualidad y tras la renovación de 13 consejerías autonómicas, de los 17 responsables de Sanidad en las comunidades autónomas, un total de once son médicos, dos son abogadas, dos son graduadas sociales, una es economista y una enfermera.

1 Comentario

  1. Isidoro Jiménez Rodríguez says:

    DEMENCIA GALÉNICA
    Soy de la opinión de que lamentándose no se arregla nada. Ya es hora de actuar de otra forma contra el enfermizo odio de la clase médica hacia la Enfermería. Basta ya de tapar los fallos y errores de nuestros «compañeros» médicos ante la sociedad.
    No entiendo como cada vez que los médicos hablan de listas de espera o de sobrecarga de trabajo no se les responde haciendo uso de las estadísticas internacionales, señalando los miles de médicos que sobran en nuestro país, de tener una dotación similar a la de Enfermería. O sencillamente, exponiendo a la sociedad lo fácil que resulta crear listas de espera, y como en el caso de que las enfermeras siguieran la filosofía galénica, también tendríamos listas de espera en el campo enfermero.
    Lo de que sea bien visto desde la esfera médica que un abogado, un trabajador social o un economista, estén al frente de una Consejería, y no seré yo el que me oponga a ello, mientras se cuestione el que una enfermera, perteneciente al más numeroso y trascendental colectivo asistencial, ocupe un cargo de responsabilidad, no deja de ser algo patológico. A mi modo de ver, trasluce una visión medieval y desfasada que ha llegado a nuestros días.
    Pero es más, tales formas de administración de nuestra sanidad chocan frontalmente con los principios que señala nuestra Cosntitución

Deja un comentario