La Junta de Extremadura, eximida de indemnizar a la promotora de un hotel médico en Valdecañas

— 27 Oct, 2021 - 12:38 pm

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) ha eximido a la Junta de Extremadura del pago de una indemnización de 5.455.172,23 euros a la empresa promotora del hotel spa médico del Complejo Turístico Marina Isla de Valdecañas, por no haber podido construir dicho hotel, al anularse el PIR (proyecto de interés regional) que lo amparaba. La construcción del hotel estaba proyectada sobre suelo protegido, incluido en la Red Natura 2000, que fue adquirido por la promotora antes de que la Junta de Extremadura aprobara el PIR, que luego fue declarado nulo por el TSJEx. De este modo, la Sala de lo Contencioso del alto tribunal extremeño desestima la petición de responsabilidad patrimonial que la promotora del hotel exigía a la Junta de Extremadura, a la que le reclamaba el valor de adquisición del suelo más el coste de las obras que nunca se llegaron a finalizar. En los hechos probados se pone de manifiesto que la transformación urbanística y la modificación de la clasificación del suelo, adquirido por la parte demandante y donde pretendía construir su segundo hotel Spa, no era legal y, por lo tanto, no debió llevarse nunca a cabo, de manera que “el suelo de la parte actora no sufre alteración económica alguna, desde el momento en que carecía de las facultades urbanísticas que pretendía ejecutar”. En su sentencia, la Sala de lo Contencioso del TSJEx entiende que “la transformación urbanística, el aprovechamiento y la edificabilidad de la parcela, donde la parte actora pretendía construir el hotel médico spa, no son cualidades del suelo en sí mismas, sino un contenido que le otorga la Ley y el plan, a cambio del cumplimiento de determinadas obligaciones, sin que estas facultades puedan existir cuando el suelo titularidad de la parte actora no las permitía”. De hecho, añade, “la declaración de nulidad del PIR y los demás instrumentos de planeamiento, lo que conlleva es que estas facultades nunca existieron para el suelo adquirido por la parte demandante”.