Industria farmacéutica Según un estudio presentado por Lilly

El 78% de diabéticos y sus cuidadores prefieren usar glucagón nasal al inyectable convencional

— Madrid 19 Nov, 2020 - 2:30 pm

Un estudio de la compañía farmacéutica Lilly, que comparó el tratamiento habitual en diabetes por medio de glucagón inyectable con el nuevo glucagón nasal, muestra que, ante una hipoglucemia grave, el 78 por ciento de las personas con esta enfermedad y sus cuidadores prefieren el perfil de glucagón nasal al habitual inyectable, solo elegido por el 22 por ciento.

Este análisis fue presentado en el congreso europeo ISPOR e incluyó a 546 adultos: 276 pacientes con diabetes, la mayoría con tipo 1, y 270 cuidadores. “Las hipoglucemias graves son uno de los factores limitantes más importantes en el tratamiento de la diabetes”, destacó la doctora Miriam Rubio de Santos, que es la responsable área médica de Lilly Diabetes en España.

“Glucagón nasal puede ayudar a las personas con diabetes y a sus familiares a tratar una situación de emergencia, como es el caso de una hipoglucemia grave. Su administración sencilla y sin necesidad de reconstitución previa supone un avance para los pacientes y sus familiares”, añadió esta especialista.

Además de la elección del tipo de administración terapéutica, este estudio también analiza los atributos más valorados en la elección de los tratamientos de rescate de la hipoglucemia grave, así como las concesiones que tanto las personas con diabetes, como los cuidadores, están dispuestos a hacer por un tratamiento preferido.

Siete atributos

Para ello, se identificaron siete atributos importantes, como la preparación de glucagón, el tiempo de preparación, el método de administración, el tiempo de recuperación, el tamaño, la temperatura de almacenamiento y el riesgo de cefalea.

En general, los participantes prefirieron una administración nasal frente a la inyectable; un tratamiento listo para usar, frente uno que necesita preparación; un riesgo menor de cefalea; un menor tiempo de preparación y recuperación, así como un almacenamiento con una temperatura menos restrictiva. La temperatura de almacenamiento, con un 27 por ciento, y el método de administración, con un 18 por ciento, fueron los atributos más valorados frente el resto.

Por último, este estudio revela que, cuando la eficacia entre las opciones terapéuticas es similar, otras características del tratamiento, como puede ser una administración satisfactoria, la temperatura de almacenamiento y el método de administración, son las que las personas con diabetes y los cuidadores tienen en cuenta a la hora de escoger uno u otro tratamiento.