Política y Sociedad Por un grupo de investigación de la Universidad de Barcelona

Detectado el SARS-CoV-2 en aguas residuales recogidas en Barcelona el 12 marzo de 2019

— Barcelona 26 Jun, 2020 - 12:36 pm

Un grupo de investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) ha detectado la presencia del virus causante de la enfermedad de la Covid-19 en muestras de aguas residuales de Barcelona recogidas el 12 de marzo de 2019, unos resultados, enviados a una revista de alto índice de impacto y publicados en el repositorio medRxiv, que indicarían que la infección estaba presente mucho antes de que se tuviera constancia de cualquier caso de coronavirus en el mundo.

Este trabajo, en el que participaron los investigadores Gemma Chavarria-Miró, Eduard Anfruns-Estrada y Susana Guix, que son miembros del Grupo de Virus Entéricos de la UB liderados por los doctores Rosa Maria Pintó y Albert Bosch, se enmarca en el proyecto de vigilancia centinela del SARS-CoV-2.

Esta iniciativa está coordinada por dicho grupo de investigación, en colaboración con Aguas de Barcelona, y tiene financiación del proyecto REVEAL, con el objetivo de detectar el virus en las aguas residuales y facilitar la adopción de medidas inmediatas ante futuras olas de la Covid-19.

Aunque la Covid-19 es una enfermedad respiratoria, se muestra que hay grandes cantidades de genoma del coronavirus en las heces, que, posteriormente, llegan a las aguas residuales. Esta circunstancia hace que la epidemiología basada en aguas residuales sea “una potencial herramienta de alerta precoz de la circulación del virus entre la población, especialmente teniendo en cuenta la importante presencia de personas asintomáticas y presintomáticas que también lo transmiten”, subrayan los autores.

Vigilancia centinela

En el marco de este proyecto de vigilancia centinela, y desde el 13 de abril, los investigadores analizaron semanalmente muestras obtenidas en dos grandes plantas de tratamiento de aguas residuales de Barcelona. “Los niveles del genoma del SARS-CoV-2 coincidieron claramente con la evolución de los casos de Covid-19 en la población”, explica Albert Bosch, que es catedrático de la Facultad de Biología de la UB y coordinador de este trabajo.

Posteriormente, los investigadores analizaron muestras congeladas de los meses anteriores al inicio del muestreo sistemático. Dicho análisis reveló la creciente aparición de genomas SARS-CoV-2 entre principios de enero y de marzo de 2020, lo que adelanta la cronología de la llegada del coronavirus a España: ya el 15 de enero se detectaba la presencia del virus, 41 días antes de la declaración del primer caso de la Covid-19, que se notificó el 25 de febrero.

Según los científicos, estos resultados evidencian la eficacia anticipatoria de la vigilancia de las aguas residuales. “A los infectados de Covid-19 se les podría haber asignado erróneamente un diagnóstico de gripe en la Atención Primaria, contribuyendo a la transmisión comunitaria antes de que se tomaran medidas de Salud Pública”, destaca Bosch. En el caso concreto de Barcelona, “haber detectado la difusión del SARS-CoV-2 con un mes de anticipación habría permitido una mejor respuesta a la pandemia”, sostiene.

Estos resultados impulsaron a los investigadores a analizar algunas muestras congeladas entre enero de 2018 y diciembre de 2019, con el sorprendente resultado de encontrar genomas de SARS-CoV-2 en marzo de 2019, mucho antes de la notificación de cualquier caso de la Covid-19 en todo el mundo. “Todas las muestras resultaron negativas para la presencia de genomas de SARS-CoV-2 a excepción de la del 12 de marzo de 2019, en la que los niveles de SARS-CoV-2 eran muy bajos, pero que dieron claramente positivo por PCR y, además, empleando dos dianas distintas”, explica este investigador de la UB.