Política y Sociedad Según GenesisCare, que participa en la iniciativa Movember

Una detección a tiempo del cáncer de próstata permite un tratamiento “más corto y efectivo”

— Madrid 19 Nov, 2020 - 9:47 am

GenesisCare, que es una compañía internacional especializada en tratamientos oncológicos, se ha unido un año más a la iniciativa Movember, a través de la cual se anima a los hombres a dejarse bigote durante el mes de noviembre, con la finalidad de concienciar sobre la necesidad de proteger su salud, en especial la vinculada a la próstata y testículos, resaltando que una detección a tiempo del cáncer en esta zona permite un tratamiento “más corto y efectivo”.

El cáncer de próstata es el tipo que más afecta a los hombres y solo en España fallecen al año 6.000 personas a causa de esta enfermedad, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Por este motivo, GenesisCare recuerda la importancia de la detección precoz para evitar su desarrollo, fundamental en este tipo de cáncer por el crecimiento lento de las células y, en muchos casos, la ausencia de sintomatología en las fases más tempranas.

De esta manera, dicha compañía subraya que “si no se realizan las revisiones pertinentes, el cáncer de próstata puede detectarse en un estadio muy avanzado, agravando su pronóstico”. En términos globales, la SEOM señala también al cáncer de próstata como uno de los más diagnosticados del mundo (1.276.106 personas; datos de 2018) junto a los de pulmón, mama, colon y recto, y estómago.

Por otra parte, el portal europeo de datos Eurostat señala que esta tipología de cáncer causó en 2016 un total de 39,31 muertes por cada 100.000 habitantes varones en Europa, lo que implica el 3 por ciento de las todos los decesos masculinos en este continente.

Revisiones rutinarias

El doctor Gorka Nagore, que es oncólogo radioterápico de GenesisCare, manifiesta que hay que “ser conscientes de la importancia de realizar revisiones rutinarias para asegurar una buena salud prostática y una detección precoz de la enfermedad. Si el tumor no se detecta a tiempo, el pronóstico se agravará y no se podrán aplicar tratamientos más cortos y cómodos para el paciente”.

Marcos Guijarro

Uno de esos tratamientos más cortos que puede aplicarse cuando el tumor se encuentre en un estadio temprano es el de SBRT (radioterapia estereotáctica corporal) + espaciadores. Con la colocación de un gel entre la próstata y el recto, se consigue que este reciba menos radiación y, además, que el tratamiento pueda ser más fuerte y acortar el número de sesiones hasta cinco, en vez de las entre 28 y 30 habituales.

Además, dicha entidad especializada en cáncer resalta que “gracias a esta técnica, se reducen las disfunciones intestinales, urinarias y sexuales, y destaca por su comodidad, ya que se aplica con anestesia local o sedación, lo que supone que los pacientes no necesiten ser ingresados”.

Ventaja de los espaciadores

Por su parte, el doctor Marcos Guijarro, que es oncólogo radioterápico y responsable del proyecto de espaciadores en GenesisCare, expone las claves de esta “innovadora técnica” y detalla que “gracias a los espaciadores, aumenta la precisión y la eficacia de la SBRT y se disminuye la radiación en el recto. Esta técnica supone un gran avance en el tratamiento del cáncer de próstata localizado y se aplica en estadios tempranos, de ahí la importancia de las revisiones periódicas”.

Desde esta compañía también recuerdan la importancia de incorporar hábitos de vida saludables, como una alimentación equilibrada, y la realización de actividad deportiva de manera regular como medidas preventivas contra el cáncer. Para concienciar a los hombres sobre la importancia de prestar una mayor atención a su salud íntima, GenesisCare puso en marcha la campaña ‘Cuídate +‘, con la que pretende incidir en que “hay que hacerse más revisiones para vivir más sano, más feliz y más años”.

La glándula prostática se encuentra debajo de la vejiga, alrededor de la uretra, y tiene, aproximadamente, la forma y el tamaño de una nuez. Produce líquido prostático, uno de los componentes del semen, y una proteína llamada antígeno prostático específico (PSA).