Política y Sociedad Según el último seminario celebrado por Funcas

Desigualdades económicas y de género avanzan hacia un futuro sanitario más polarizado

El seminario de Economía y Políticas de Salud ‘De la investigación a la acción‘, organizado por Funcas, ha advertido del peligro que supone que las desigualdades económicas y de género conduzcan a un futuro sanitario más polarizado entre ricos y pobres.

Este encuentro, promovido por la Universidad Carlos III de Madrid, además de Funcas, llevó por título ‘Crisis económica y equidad de acceso a los servicios de Salud‘. Al mismo asistieron especialistas del mundo de la salud y de la política sanitaria, como José Manuel Freire y Jesús María Fernández (PSOE), Regina Múzquiz (Biosim), Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda (Aeseg), Fernando Magro (colaborador de Acta Sanitaria), Juan del Llano (Fundación Gaspar Casal), Ignacio Riesgo y José Luis Rodríguez Agulló, entre muchos otros.

Félix Lobo

Atreverse a conocer

El profesor emérito de la Universidad Carlos III de Madrid, el Doctor en Economía Félix Lobo, presentó la sesión con gratitud a las ponentes y asistentes, agradecimiento que justificó por compartir saberes y opiniones bien fundadas en un momento delicado para la Sanidad, como suelen serlos todos, por otro lado.

Sobre Funcas, Félix Lobo recordó que fue y es financiada por la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), como entidad de carácter privado y sin ánimo de lucro que organiza periódicamente seminarios y ciclos de charlas con expertos, a partir del apoyo de destacadas entidades e instituciones del sector salud.

Por lo tanto, Lobo se refirió a Funcas como a una creación deudora del magisterio del profesor Enrique Fuentes Quintana, con dedicación a la génesis de estudios caracterizados por su profundidad y rigor, en aseveración contrastable al visitar su página web, aseguró, tan completa en temas políticos y sociales como de integración europea.

Un mundo en declive

Sobre el seminario centrado en Economía y Salud, este ponente destacó su éxito de respuesta y asistencia, además de confirmar el acercamiento progresivo de Funcas al mundo de la salud.

Marisol Rodríguez y Rosa Urbanos

Las palabras inaugurales de este profesor emérito, en las que también elogió a las dos ponentes invitadas, apelaron a la sabiduría del Premio Nobel de Economía Angus Deaton, demostrada hace escasas jornadas en el Centro de Estudios Fiscales de Londres.

Este es un pensador económico que recordó que, ya en 2016, la por entonces primera ministra del Reino Unido, Theresa May, rechazó como injusticia flagrante el hecho de que nacer pobre en su país suponga ver recortada la esperanza de vida en nueve años, dentro de un deterioro asistencial descrito suficientemente por Jeremy Corbyn.

También Obama

Por esta razón, Barack Obama, que fue presidente de Estados Unidos, declaró en su día que el principal objetivo de la economía estadounidense debe ser estar al servicio de todo sus ciudadanos, en contraste con una realidad social en la que dos tercios de los ciudadanos de este país, sin formación universitaria, estiman que votar no sirve para nada porque, hoy, todo son obras y manejos de grandes corporaciones empresariales.

Todo ello hasta el punto, sugirió el citado Premio Nobel, de que uno de los grandes milagros de la Humanidad, como fue embridar la mortalidad en los países desarrollados, empieza a estar en entredicho por el descenso de la esperanza de vida registrado en Estados Unidos.

Cerco a la desigualdad

Lobo ubicó las tesis de Deaton dentro de un problema que viene de antiguo, si se tiene en cuenta el informe Black, The Black Report (1980, 1986), que detectó graves desigualdades en el Reino Unido, surgidas en contra del espíritu de su sistema público de salud, National Health Service (NHS), que nació el 5 de julio de 1948, bajo la premisa de que la atención médica viene de su necesidad por parte de las personas y no de su capacidad de pago, por lo que su financiación emana del pago de impuestos y de los presupuestos nacionales del país.

También, aportó este ponente datos de desigualdades de salud por género en España, a partir de un informe a escala autonómica que mostró que ser mujer en La Rioja supone disfrutar de una esperanza de vida libre de discapacidad de 76,75 años, ocho años más que en la Región de Murcia (68,75) y también por encima de Andalucía (68,98).

Para concluir, Lobo citó un trabajo reciente publicado en la revista The Lancet, que denunció un sesgo sistemático en perjuicio de las mujeres en clave de mortalidad cardiovascular porque son sujetos que participan menos en los ensayos clínicos, se conocen mal sus síntomas y, además, son tratadas asistencialmente peor.

Rosa Urbanos

Intervenir para mejorar

La profesora titular del Departamento de Economía Aplicada VI de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la doctora Rosa Urbanos, partió del supuesto de que la asistencia sanitaria no siempre se traduce en mejoras de salud porque puede haber tanto sobre exposición a recursos como falta de atención a inputs ocultos que afectan el resultado de las intervenciones.

Rosa Urbanos asentó su charla en su artículo publicado en la revista International Journal for Equity in Health, en diciembre de 2018, que se centró en las desigualdades generadas o incrementadas durante la crisis y su impacto en las medidas de prevención en cáncer de cérvix, desigualdades observadas en las barreras de acceso a los servicios asistenciales disponibles para el abordaje de esta patología, según explicó.

Diferencias por citologías

Esta autora confesó su intención de que el trabajo tuviera repercusión en el terreno público, razón por la que partió del concepto de gradiente social y la realidad sobre los cribados oportunistas, al ser escasos los cribados autonómicos poblacionales en España.

Para ello, Urbanos se fijó en la desigualdad en el acceso a citologías, tanto en 2006 como en 2011, a partir de las complicadas fórmulas de los índices de descomposición (Oaxaca) y de concentración, en el grupo poblacional de mujeres que van de los 25 a los 64 años, con objeto de desagregar tal acceso al cribado y los factores que lo condicionan, como informó.

Aclaró esta ponente, previamente, que para realizar la investigación hubo que salvar el problema de los intervalos de información sobre las rentas de las mujeres, de origen impositivo.

Este trabajo analizó las citologías realizadas en los últimos tres años, por las mujeres de 24 a 34 años, y en el plazo de cinco años para el resto de la población estudiada, en un enfoque que, además de las magnitudes habituales al uso, como la educación y el lugar de residencia, añadió el tipo de aseguramiento en el que se encuadraron las mujeres, ya fuera público o privado, al realizar las referidas citologías.

Desigualdad pro-ricos

Para Urbanos, quedó demostrado que sí hay desigualdad pro-ricos, al concentrar el cribado de cáncer de útero en beneficio de las capas socioeconómicas más favorecidas, con el agravante de que, entre 2006 y 2011, el índice de concentración pasó de 0,173 a 0,188, a pesar de lo cual, se dio un aumento del total de mujeres que se hicieron citología, que pasó del 74 por ciento de 2006 al 78 por ciento de 2011.

Como ventajas para acceder a este tipo de prevención, esta economista citó tener pareja, trabajo estable, formación, acceso a especialista y otras variables, con la conclusión de que la renta contribuyó a la desigualdad en el 63 por ciento del acceso, frente al 43 por ciento, en los dos momentos analizados, por encima de la educación, el acceso al especialista y la nacionalidad española o foránea.

Como aspecto a tener en cuenta, Urbanos señaló que la educación tiene su peso en relación con el acceso a la información en el Sistema Nacional de Salud (SNS), así como el acceso al especialista no es siempre igual en todos los territorios, porque, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, el médico de Atención Primaria puede solicitar esta prueba de forma directa.

Como conclusión, este trabajo publicado por la citada profesora titular de Economía propuso pasar de un cribado oportunista a otro poblaciona, un aspecto que, posteriormente, fue refrendado por la orden ministerial SCB/4802019.

Riesgo de polarización

Añadió Urbanos que la naturaleza pro-pobres explica el mayor acceso a las urgencias, pero desciende en las consultas de Atención Primaria, además de resultar iguales al estatus pro-ricas en vacunación de gripe y asistencia a la consulta del especialista, mientras que la desigualdad favorece a las pro-ricas en mamografías. Todo ello en un contexto de crisis que deterioró la Atención Primaria con saturación de las urgencias que, actualmente, también acusan su fatiga.

Finalmente, ve Urbanos riesgo de polarización social con lectura claramente sanitaria, porque detectó que el fenómeno de la desigualdad casi desapareció entre 2004 y 2007, para dispararse con el arranque de la crisis, dentro de un comportamiento caracterizado por sus fases cíclicas.

Marisol Rodríguez

Boletines de defunción

Como ponente invitada a participar en segundo lugar, la catedrática de la Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona, la doctora Marisol Rodríguez, apeló a las muertes por desesperanza socioeconómica, enunciadas también con acierto por el reputado economista Angus Deaton.

Todo ello dentro de una sequía de información que esta ponente propuso paliar al incluir en los boletines de defunción el nivel socioeconómico de las fallecidas, a partir del dato de que, de las 620 de las cuales lo hicieron por cáncer de mama en su región, no pudo saberse si habían tenido acceso a mamografía en condiciones de igualdad.

Datos del copago

Del Real Decreto Ley 16/2012, también citado por Urbanos, señaló Marisol Rodríguez como única virtud permitir saber el estado económico de cada paciente, a través de los datos de la Seguridad Social usados para los copagos.

Sobre Cataluña, Rodríguez explicó que, gracias a un indicador socioeconómico (JECH, 2018), se sabe el estado de renta de los 7,5 millones de habitantes para su cruce con la tasa de mortalidad, con datos de indicadores de utilización de servicios asistenciales en la referida mortalidad, suicidio, complejidad, hospitalización y otras magnitudes, a partir de los datos de renta conocidos por el referido copago.

Dentro de las paradojas generadas por la crisis, Rodríguez citó la mejora de indicadores como la calidad percibida y los años potenciales de vida perdidos, con el vaticinio de que los datos serán peores en un futuro cercano.

El ascenso pensionista

Como aspecto chocante, esta ponente destacó que las clases pensionistas ascendieron de nivel de renta porque debajo se situaron aquellos hogares jóvenes más empobrecidos por la crisis, a pesar de lo cual, afirmó que el sistema sanitario mantiene su valor redistributivo, en un país en el que el impuesto de la Renta mantiene su progresividad.

En ese punto, Rodríguez evocó un análisis de 1990 en el que ya se interrogaba sobre aquellos que pagaban la Sanidad en comparación con los que más se beneficiaban de ella, al contraponer renta, impuestos y consumo sanitario, contemplado como gasto recibido este último.

Coincidió Rodríguez con Urbanos, igualmente, en que las pacientes más pudientes pueden hacerse más citologías que aquellas otras más pobres que, quizás, las necesiten más. Sobre cáncer infiltrante de cuello uterino, carcinoma escamoso o adenocarcinoma, refirió que de 104 casos, 85 mujeres no se habían hecho citología en la zona central de Cataluña, localizada alrededor del término barcelonés de Manresa.

Citologías privadas

Reflexionó también esta catedrática sobre la posibilidad de que la citología haya empezado a dejar de ser una prueba dominante de la Medicina Privada, porque estima que, entre 1998 y 2017, la proporción de gasto sanitario, entre público y privado, se mantuvo constante, con la salvedad de que aunque sufrió el gasto sanitario privado, este se recuperó antes que el público, que no volvió a posiciones previas a la crisis hasta 2017.

Por último, Rodríguez, también anotó que las mamografías y citologías, que son servicios paramédicos, aumentaron con la crisis, en contra de lo se hubiera pensado a priori.

Fernando Magro y Jesús María Fernández

Aspectos a investigar

Desde la grada, Jesús María Fernández detectó en las ponencias que no llegaron a aclarar si los chequeos anuales femeninos se redujeron durante los años de la crisis, en ausencia de cribados poblacionales.

Mencionó Fernández, por otro lado, al informe de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona sobre desigualdades debidas a la crisis, en el que se observó un incremento de los problemas de Salud Mental y del 13 por ciento de mortalidad por suicidio durante la crisis, a lo que añadió el desconocimiento que persiste sobre la caída de la salud bucodental en los años duros, en los que también hubo escándalos sonoros sobre algunas cadenas odontológicas, sin dejar de mencionar también el fenómeno de las listas de espera en la salud de las personas.

A todo ello, replicó Urbanos que pobreza y Salud Mental aparecieron sólidamente vinculadas en las conclusiones derivadas de la crisis, fenómeno que también explica que los pobres tengan perfiles jóvenes y sanos, en comparación con otras épocas, en las que eran de edades avanzadas y, por tanto, sujetos a patologías.

También desde la tribuna, Rodríguez justificó lo modesto de las investigaciones, y lo subjetivo de la calidad percibida por parte de los usuarios de la Sanidad, en la falta de indicadores generalizados.

Próxima cita, obesidad

El mencionado de Funcas acto concluyó con la invitación de Lobo al próximo seminario, que será sobre obesidad y que se llevará a cabo en el próximo mes de marzo del presente año.