Un auto confirma que los enfermeros no pueden administrar vacunas sin prescripción médica

Dictado por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Victoria

Guardar

enfermera_mesa
enfermera_mesa
La Mesa de la Profesión Enfermera, integrada por el Consejo General de Enfermería y el Sindicato de Enfermería (SATSE), se ha hecho eco de un Auto del Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Vitoria que "confirma que los enfermeros no pueden administrar vacunas sin una prescripción individualizada del médico".

Según expone esta organización sanitaria de ámbito nacional, la mencionada instancia judicial "ha acordado la suspensión cautelar de la Instrucción número 7/2016, de 2 de mayo, del Director General del Servicio Vasco de Salud, por la que se ha venido obligando a los enfermeros vascos a vacunar a la población sin necesidad de exigir una prescripción médica previa".

"Cabe recordar que las vacunas son medicamentos sujetos a prescripción médica y, por tanto, desde la aprobación del Real Decreto de Prescripción Enfermera, la Organización Colegial de Enfermería y SATSE han venido advirtiendo en el último año a los profesionales y a los gestores sanitarios de que esta nueva regulación jurídica conlleva la necesidad de que cualquier medicamento sujeto a prescripción médica vaya siempre acompañado de una prescripción médica individualizada para cada paciente", continúan los representantes de la Enfermería española.
Realidad ignorada por las comunidades autónomas
En este sentido, la Mesa de la Profesión Enfermera manifiesta que esta "realidad" se intentó "ignorar" por parte de "los servicios sanitarios de cada comunidad autónoma", ya que éstos publicaron "instrucciones o notas informativas similares a las que han sido suspendidas por un juzgado vasco". "La Consejería de Sanidad del País Vasco aseguraba a los enfermeros de dicha comunidad que tenían la obligación de vacunar a los pacientes sin necesidad de exigir una prescripción médica individualizada de cada vacuna", señala al respecto.

"Dichas instrucciones basaban sus argumentos en que el calendario vacunal o las campañas de vacunación se derivaban de una decisión adoptada por la autoridad sanitaria en materia de Salud Pública", prosigue esta corporación, que añade que "este tipo de instrucciones han sido replicadas en casi todas las comunidades autónomas con idéntica justificación y dichos argumentos han sido repetidos hasta la saciedad por los consejeros de Sanidad de toda España, así como por entidades médicas corporativistas contrarias al lógico desarrollo normativo de la prescripción enfermera, con base en la realidad sanitaria y en la excelencia académica de la profesión enfermera".

A juicio de la Mesa de la Profesión Enfermera, el referido auto "desmonta de forma rotunda y categórica los argumentos esgrimidos por dichas autoridades sanitarias hasta el momento". "Así, el magistrado recuerda que dicha Instrucción es una mera orden de servicio con la que se pretende que la administración de vacunas no se vea afectada por un ordenamiento jurídico superior como es el caso del Real decreto 954/2015 que regula la prescripción enfermera", explica, tras lo que señala que "el argumento de las comunidades autónomas es insostenible".

"Para el magistrado, la Instrucción administrativa pretende asimilar el calendario de vacunación oficial acordado por la autoridad sanitaria competente con una especie de prescripción de medicamento implícita, un argumento que no puede sostenerse, puesto que las vacunas son medicamentos de prescripción sujetos a prescripción médica, según lo dispuesto en el articulo 45 de la Ley de Garantía y Uso racional de los medicamentos y productos Sanitarios", insiste la corporación en este sentido.
Celebrado por la Mesa de la Profesión Enfermera
En este contexto, la Mesa de la Profesión Enfermera celebra que la Justicia refrende lo que viene advirtiendo "hasta la saciedad", que desde las Consejerías de Sanidad "no se estaba informando correctamente a sus enfermeros al decirles que debían administrar las vacunas y podían hacerlo sin problemas, pues existía un respaldo legal". "No es así, el cambio en el Real Decreto por parte del Gobierno del PP afecta sustancialmente al funcionamiento del sistema sanitario porque así lo quiso el Ejecutivo en la anterior legislatura, y tiene consecuencias para el paciente y los profesionales que no se pueden obviar cuando le interesa a la Administración", explica.

"Establece que la administración de vacunas debe estar precedida de una prescripción por parte del médico y si la enfermera administra la vacuna sin esa prescripción estará vulnerando la legalidad", pone de relieve la corporación, que subraya que la enfermera "no debe vacunar si no existe esa prescripción del médico y una determinación del protocolo a seguir". "De lo contrario, el profesional enfermero estará realizando una actividad que es competencia de otro profesional o, lo que es lo mismo, podría estar cometiendo intrusismo profesional", aclara.

La Mesa de la Profesión Enfermera recuerda que puso en marcha "una intensa campaña informativa para hacer saber a los enfermeros de toda España que si administran vacunas sin la prescripción e instrucciones previas de un médico estarán asumiendo un riesgo punible", lo que fue confirmado por el citado auto.
Reacción del Gobierno Vasco
Precisamente en relación con este auto, el Gobierno Vasco informa de que el mismo "en ningún caso suspende la campaña de vacunación antigripal, ni ninguna otra que pueda desarrollarse". "En el caso de las campañas de vacunación, al personal de Enfermería le corresponde la administración de vacunas a aquellas personas identificadas por la autoridad pública sanitaria y, en su caso, diagnosticadas, con carácter general, por los médicos de Familia y pediatras", subraya.

"Osakidetza acatará el auto dictado con fecha 22 de noviembre acordando la suspensión de la instrucción 7/2016 de 2 de mayo", continúa el Ejecutivo regional, que agrega que, "no obstante, es preciso señalar que el mantenimiento de la medida cautelar no supone prejuzgar el fondo del asunto, es decir, del contenido de la instrucción para cuya discusión está señalada fecha de juicio en el mes de febrero".