Conclusiones del abogado general sobre el reenvasado de medicamentos para comercialización paralela

En una cuestión prejudicial  solicitada por el Tribunal de lo Mercantil y Marítimo de Dinamarca

Guardar

 tribunal europeo de justicia
tribunal europeo de justicia

El abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) Maciej Szpunar se ha pronunciado acerca de una cuestión prejudicial  solicitada por el Tribunal de lo Mercantil y Marítimo de Dinamarca en los litigios principales de los titulares de marcas de medicamentos que se enfrentan a los comerciantes paralelos en relación con los métodos de reenvasado autorizados de dichos fármacos con ocasión de su comercialización paralela.

El abogado general argumenta que, "en la medida en que la legislación aplicable exige hacer figurar determinada información de los medicamentos, tanto en su embalaje como en un prospecto que normalmente suele encontrarse dentro del embalaje, que deben estar redactados en la lengua o lenguas oficiales del Estado miembro de comercialización, los comerciantes paralelos suelen estar obligados a abrir el embalaje original con el fin de sustituir el prospecto por otro en la lengua del Estado miembro de comercialización del medicamento".

"Se plantea pues la cuestión de si, a la luz de las nuevas normas destinadas a luchar contra la falsificación de medicamentos, introducidas por la Directiva 2011/62 y el Reglamento Delegado 2016/161, los comerciantes paralelos pueden volver a cerrar el embalaje original colocando en él los elementos exigidos, en particular un nuevo dispositivo contra las manipulaciones, o, cuando estén obligados, de iure o de facto, a confeccionar un nuevo embalaje", expone Maciej Szpunar.

Entre sus conclusiones, el abogado general Maciej Szupar propone al Tribunal de Justicia de la Unión Europea que responda a si "un dispositivo de seguridad, nuevamente colocado por un titular de una autorización de fabricación con ocasión del reenvasado de medicamentos, es equivalente al dispositivo original, en el sentido de la primera disposición, cuando permite verificar la autenticidad de los medicamentos, su identificación y comprobar si han sido objeto de manipulación de conformidad con las exigencias que se derivan de dicha Directiva y del Reglamento Delegado 2016/161".

Archivado en: