Dos protésicos dentales, condenados por intrusismo en Jerez de la Frontera

Tras ser denunciados por el Colegio de Dentistas de Cádiz

Guardar

El Consejo General de Dentistas se ha hecho eco de una sentencia del gaditano Juzgado de lo Penal número 2 de Jerez de la Frontera, que condenó por un delito de intrusismo profesional a dos protésicos dentales que prestaron tratamientos bucodentales entre junio de 2007 y febrero del 2011, y a una dentista, que trabajaba con ellos, por un delito de lesiones por imprudencia profesional con la circunstancia atenuante de reparación del daño.

Óscar Castro Óscar Castro

Según el Colegio Oficial de Dentistas de Cádiz, que interpuso la querella tras recibir tres denuncias de pacientes afectados, ambos protésicos dentales fueron condenados a 11 meses de multa, con una cuota diaria de 20 euros (6.600 euros), sentencia ratificada por la Audiencia Provincial de Cádiz.

Por su parte, la dentista ha sido condenada a seis meses de multa, a razón de 20 euros diarios (3.600 euros), con inhabilitación especial para el ejercicio de la Odontología por un tiempo de seis meses. Además, deberá indemnizar a uno de los pacientes por los daños y perjuicios causados con 85.534,94 euros.

A este respecto, el presidente del Consejo General de Dentistas de España, Óscar Castro, lamenta "que se sigan produciendo, casi cada semana, sentencias por este tipo de delitos que ponen en serio riesgo la salud de las personas", e insiste en reclamar un endurecimiento de las penas "para que realmente sean disuasorias".
Las labores asistenciales, exclusivas del dentista
La organización colegial de dentistas ya denunció que el Colegio de Protésicos Dentales de Andalucía distribuyó una circular, "en la que se fomentaba la comisión de este tipo de delitos", asegurando que el protésico dental puede realizar labores asistenciales como la toma de registros o la adaptación de prótesis, "algo que no sólo es falso, sino que es delictivo", según asegura Óscar Castro.

"El protésico dental es un profesional que no tiene labores asistenciales asignadas. No puede trabajar sobre la boca del paciente porque no tiene ni los conocimientos, ni la titulación requerida. Y si lo hace, está cometiendo un delito y poniendo en riesgo la salud de los pacientes", asevera el máximo responsable de Consejo General de Dentistas.

Castro concluye que el único profesional capacitado para cuidar la salud bucodental de la población es el dentista (odontólogo o médico estomatólogo) y aconseja a la población que "ante la más mínima duda, se pongan en contacto con el Colegio de Dentistas de su demarcación territorial para comprobar que el profesional que le atiende está colegiado y, por lo tanto, facultado para tratarle".