Condenado un hospital de Vigo por diagnosticar por error a un hombre como portador de VIH y hepatitis

Tendrá que pagar 60.000 euros

Guardar

El Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de Vigo ha condenado al Hospital Povisa de la localidad viguesa a indemnizar con 60.000 euros por daño moral a un hombre que fue diagnosticado por error como portador del VIH y hepatitis y cuya situación se prolongó durante 15 años.

Como indica la sentencia, el demandante acudió en el año 2000 al Hospital de Povisa porque presentaba una herida en la pierna derecha tras una caída accidental en la vía pública. En el informe de alta del Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica se hizo constar que el paciente había ingresado a través del Servicio de Urgencias por una herida en la pierda derecha pero en el apartado de 'Otros diagnósticos' se escribió 'VIH.VHB.VHC.ADVP'.

En los informes médicos posteriores que constan en la historia clínica del paciente se recogen estos diagnósticos como antecedentes. Sin embargo, en el informe del Servicio de Microbiología de la Gerencia de Gestión Integrada de Pontevedra y O Salnés, se expresa que los datos que aparecen registrados en el Sistema Informático de Laboratorios, en respuesta a las solicitudes realizadas entre 2005 y 2015, constatan que el resultado de los análisis es negativo.
"Un caso particular de exclusión social"
Según la sentencia publicada por el Consejo General del Poder Judicial, como consecuencia de tener conocimiento de este diagnóstico, el hombre fue repudiado por su familia y además, "recayó en el consumo de sustancias estupefacientes, lo cual, unido a lo que él creía una corta esperanza de vida, hizo que comenzara una espiral delictiva que lo llevó a ingresar en prisión en el año 2002".

Finalmente, el magistrado declara que el Hospital Povisa de Vigo debe indemnizar al demandante con 60.000 euros y asegura que "se trata de un caso particular de exclusión social, caracterizado por dificultad en la continuidad laboral, ausencia o insuficiencia de apoyos familiares o comunitarios, marginación social y, desde luego, falta de sensibilización de la población en general frente a la problemática relacionada con el VIH o la hepatitis asociada al virus".