Tecnología e Investigación Es la patología renal hereditaria más común

Definen un nuevo abordaje para la poliquistosis renal autosómica dominante

— Madrid 7 Ene, 2015 - 12:50 pm

Un equipo de profesionales sanitarios coordinados por la miembro de la Fundación Puigvert, la doctora Roser Torra, ha definido de manera reciente un nuevo abordaje para la poliquistosis renal autosómica dominante, “la enfermedad renal hereditaria más frecuente”, ya que cuenta “con una prevalencia de una cada 800 personas”.

Roser Torra

Roser Torra

En este sentido, este conjunto de médicos, que pertenecen al Grupo de Trabajo de Enfermedades Renales Hereditarias de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), la Red de Investigación Renal (REDinREN) del Instituto de Salud Carlos III y la Asociación para la Información y la Investigación de Enfermedades Renales Genéticas (AIRG-E), constató “criterios uniformes para el abordaje médico integral de los pacientes”.

La poliquistosis renal autosómica dominante es una enfermedad que padece “entre el 6 por ciento y el 10 por ciento de la población en diálisis”, por lo que es una patología “con gran impacto social y para la cual no existe tratamiento curativo a día de hoy”. Ésta “consiste en la progresiva aparición de quistes renales que, tras más de 20 años silentes, acaban provocando enfermedad renal crónica hasta precisar diálisis y trasplante renal”.

Ante ello, este grupo de profesionales publicó en la revista especializada Nephrol Dial transplant sus conclusiones en formato de guías clínicas para hallar “la igualdad entre los distintos hospitales en el manejo de estos pacientes”. Además, en la misma informó de que “cada persona con un progenitor afecto tiene un 50 por ciento de probabilidades de haber heredado la enfermedad, pero también existe la rara posibilidad de que sin tener padres afectos sea la primera de la familia en padecerla”.

La ecografía “suele sacar a la luz la enfermedad”

Ahondando en el modus operandi de abordaje, el equipo de Torra sostiene que “una ecografía o el reflejo en una analítica de la perdida de función renal suelen sacar a la luz la enfermedad”. De cualquier modo, aconseja “que informen a sus familiares de primer grado sobre el riesgo de padecerla” y recomienda “que se les ofrezca el despistaje de la misma”.

Además, y al tiempo que indica que el volumen renal total “es el mejor predictor de pronóstico”, el grupo de galenos apuesta por “la ingesta elevada de agua y evitar medicamentos nefrotóxicos”. Por último, manifiesta que “la sobreexpresión o déficit de algunas moléculas en la célula poliquística permite ciertas dianas terapéuticas en fase de investigación, pero el único tratamiento de éxito actualmente es el trasplante y tiene resultados similares al resto de pacientes no diabéticos”.