Política y Sociedad el consejero de sanidad hace balance del Plan de Gestión de estos tratamientos

De los 41 pacientes que Madrid trató con terapia CAR-T, seis alcanzaron la remisión completa

El consejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha informado de que la región “ha tratado hasta la fecha a 41 pacientes” con las nuevas terapias avanzadas CAR-T contra el cáncer hematológico, “26 con los fármacos comercializados y otros 15 en el marco de ensayos clínicos”, de los cuales “seis han alcanzado la remisión completa”.

José Luis Díez, Joseba Barroeta y Enrique Ruiz Escudero

Así lo confirmó el titular de la cartera sanitaria del Ejecutivo regional durante el balance que hizo del Plan de Gestión de las Terapias CAR-T, acompañado por la coordinadora de la Unidad de Terapias Avanzadas de la Comunidad de Madrid, Encarnación Cruz; el jefe del Servicio de Hematología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, el doctor José Luis Díez; el director gerente de este centro, el doctor Joseba Barroeta; y el jefe del Servicio de Hemato-Oncología Pediátrica del también madrileño Hospital Universitario La Paz, Antonio Pérez.

Aunque Enrique Ruiz Escudero considera que “es pronto para evaluar la eficacia de estos tratamientos en la práctica clínica habitual”, destacó que dos de los seis pacientes en remisión “fueron dados de alta el pasado mes de diciembre en la Unidad Infanto-juvenil del Hospital La Paz”. La Comunidad de Madrid cuenta desde el pasado año con la Estrategia Regional de Terapias Avanzadas, cuyo objetivo es “optimizar el uso de las terapias avanzadas de forma que se garantice el acceso a esta nueva clase de medicamentos a todos los pacientes que los necesiten”, tal y como indican desde la Administración sanitaria del Ejecutivo autonómico.

En la actualidad, en la región “se están administrando terapias avanzadas con medicamentos CAR-T para el cáncer”, y en breve se hará para “lesionados medulares con el fármaco NC1, desarrollado en el Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda”, sostuvo Ruiz Escudero.

Coste muy elevado

Enrique Ruiz Escudero, Encarnación Cruz y Antonio Pérez

“El ejemplo más presente de los medicamentos de terapia avanzada son los CAR-T”, argumentó Encarnación Cruz. Según el Departamento sanitario madrileño, las terapias avanzadas “incluyen medicamentos que se basan en genes (terapia génica), células (terapia celular) o tejidos”. Así, los nuevos medicamentos CAR-T “se desarrollan a partir de células del propio paciente o de otra persona. Su producción es, por el momento, limitada, y deben administrarse en ámbitos sumamente especializados, por lo que su coste es muy elevado”, declaró.

“Los CAR-T tiene un efecto adverso altamente toxico, que es el económico, es carísimo, no tenemos un sistema público capaz de desembolsar cifras astronómicas”, incidió José Luis Díez, quien recalcó que este tratamiento “es una medicación muy novedosa y altamente personalizada”.

“Ahora mismo se benefician de ella los pacientes con cánceres hematológicos que han agotado sus posibilidades terapéuticas” y las personas tratadas presentan “leucemias agudas linfoblásticas y linfomas agresivos”, detalló el jefe del Servicio de Hematología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Esta terapia “no es sencilla, es muy exigente”, aclaró este especialista, además de que insistió en que “es tiempo de pensar en que las fábricas de reprogramación celular estén cerca, no en países extranjeros o lejos”.

El objetivo que se planteó la Consejería de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid es que todo el proceso desde que el tratamiento es indicado hasta que es infundido en el paciente “se completara en 64 días”, pero se ha conseguido que “se reduzca a 57,5 días”, manifestó la coordinadora de la Unidad de Terapias Avanzadas de la región.

Llamamiento al Ministerio

Según recordó Ruiz Escudero, “cuatro hospitales de la comunidad participan en ensayos clínicos con medicamentos CAR-T en fase de investigación”, los cuales son el General Universitario Gregorio Marañón, el Universitario La Paz, el Universitario 12 de Octubre de la capital y el Universitario Infantil Niño Jesús de Madrid. “Sin embargo, solo este último hospital y el Gregorio Marañón fueron designados por el Ministerio de Sanidad a nivel nacional. Aprovecho para hacer un llamamiento al Ministerio porque dejar fuera a los hospitales La Paz y 12 de Octubre supone una pérdida de oportunidad para el resto de pacientes de cualquier parte de España”, añadió.

El Hospital Universitario La Paz, en concreto, fue designado, de forma transitoria, como hospital adicional. Y, previamente a estas designaciones, el Hospital Universitario 12 de Octubre era centro acreditado por el Ministerio para la administración de CAR-T en el Sistema Nacional de Salud (SNS). En este sentido, Antonio Pérez reivindicó el papel del Hospital Universitario La Paz y de su Servicio. “Estamos peleando porque se nos quite el adjetivo de centro adicional desde el Ministerio de Sanidad, porque a pesar de estar certificados y designados, este calificativo nos ha perjudicado. Hemos demostrado que estamos totalmente preparados para este nuevo reto”, apuntó.

Gracias a los cuatro centros en cuestión, “15 pacientes ya han iniciado el tratamiento, a través de nueve ensayos clínicos”, continuó Ruiz Escudero. Asimismo, “estamos preparados para la aplicación de nuevos medicamentos de terapias avanzadas para patologías como fístulas complejas o para distrofia de retina”, expresó.

“Vamos a poner en marcha la red de terapias avanzadas de Hematología de la Comunidad de Madrid, donde van a participar profesionales de la región. Con esta red queremos cubrir dos objetivos: responder a la necesidad de potenciar la participación de los hospitales del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) en este tipo de ensayos y ser más competitivos aprovechando las sinergias”, aclaró el máximo representante de la Sanidad madrileña.

Financiación pública

“Vamos a iniciar ensayos clínicos con financiación pública para el desarrollo de medicamentos CAR-T”, anunció Ruiz Escudero, que añadió que el Hospital Universitario La Paz “ha recibido 1,2 millones de euros de financiación pública para llevar a cabo un ensayo clínico con un medicamento CAR-T de fabricación propia elaborado con células distintas a las del paciente afectado para el tratamiento de tumores en el sistema nervioso central”.

Una de sus ventajas, “frente al resto de terapias CAR-T actuales, es que al no fabricarse a partir de las células del propio paciente, su disponibilidad sería inmediata y la infusión del medicamento no se demoraría aproximadamente 30 días, como ocurre en la actualidad”, explica la Consejería de Sanidad del Ejecutivo regional.

Además de los cuatro hospitales citados, Madrid cuenta con otros cinco “con capacidad y experiencia para tratar a pacientes con estas nuevas terapias: el Hospital de La Princesa, el Hospital Ramón y Cajal, el Hospital Fundación Jiménez Díaz, el Hospital Clínico San Carlos y el Hospital Puerta de Hierro”, expresan desde la cartera sanitaria de la Administración autonómica.

Una de las situaciones que Pérez denunció fue el hecho de que el Ministerio de Sanidad permita que hospitales donde no hay servicio pediátrico se puedan tratar a niños, en terapias avanzadas. “Eso es para mí una aberración”, señaló. Independientemente de dónde se diagnostique la enfermedad al niño, este “debe de tratarse en un centro pediátrico con experiencia en esta enfermedad”, determinó.

Deja un comentario