Política y Sociedad ENTREVISTA CON el especialista en radioterapia de GenesisCare

Daniel Rivas: Las enfermedades reumáticas son “un problema socio-sanitario de envergadura”

El doctor Daniel Rivas, quien es especialista en radioterapia en GenesisCare, compañía especializada en tratamientos de dicho ámbito sanitario y patología benigna, ha atendido a Acta Sanitaria en una entrevista en la que profundiza acerca de la radioterapia a baja dosis, un tratamiento que, desde los centros de esta entidad, buscan potenciar para mejorar la calidad de vida de pacientes con enfermedades reumáticas, las cuales son “cada vez más frecuentes”. Se trataría de “un problema socio-sanitario de envergadura”, tal y como considera este facultativo.

Daniel Rivas

Acta Sanitaria (AS).- ¿En qué situación se encuentran actualmente las enfermedades relacionadas con procesos osteoarticulares, inflamatorios o degenerativos?

Daniel Rivas (DR).- En concreto, en nuestro país, las enfermedades reumáticas afectan a un 25 por ciento de la población mayor de 20 años, esto es más de 11,5 millones de personas. Este tipo de enfermedades cada vez son más frecuentes, puesto que la media de edad de los españoles aumenta y, en su mayoría, este tipo de patologías se da en personas de edad avanzada. Es un problema que afecta a los países desarrollados en los que la esperanza de vida es más alta.

AS.- ¿En qué consiste la radioterapia no oncológica y qué efectos tiene? ¿Tiene aplicación en las referidas patologías?

DR.- Consiste en administrar bajas dosis de radiación, del orden de la décima parte que se suele emplear en tratamientos para procesos oncológicos, para realizar tratamientos de patología benigna (enfermedad no oncológica). La forma de actuar que tiene la radioterapia a baja dosis es completamente distinta a la que tiene a altas dosis para los procesos oncológicos. Las bajas dosis de radioterapia presentan un efecto antiinflamatorio, antiproliferativo y también un efecto inmunomodulador. Con lo cual, todas las enfermedades del tipo de patología osteoarticular, como la artrosis o la fascitis plantar, por ejemplo, se pueden beneficiar del efecto antiinflamatorio; patologías como la enfermedad de Dupuytren o Ledderhorse o los queloides se pueden beneficiar del efecto antiproliferativo y el efecto inmunomodulador, por ejemplo, ayuda en la oftalmopatía de Graves.

AS.- ¿Está extendida esta práctica en otros países?

DR.- En países como Alemania, Reino Unido y Estados Unidos sí que se emplea con mucha frecuencia, son tratamientos habituales. La mayor parte de la literatura que poseemos procede de estos países, donde está mucho más extendido el uso que en España. Aquí el tratamiento se realiza poco, por eso desde nuestros centros queremos potenciarlo, creemos que se debería implementar más porque, la verdad, estamos ante un problema socio-sanitario de envergadura y creemos que podemos contribuir a mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

“La mayoría de las unidades de radioterapia se encuentra en los hospitales públicos”

El hecho de que la radioterapia a bajas dosis se emplee poco en nuestro ámbito para el tratamiento de patologías benignas puede ser debido a que la mayoría de las unidades de radioterapia se encuentra en los hospitales públicos. Los medios son limitados, por lo que la mayoría de las unidades de radioterapia se emplean, evidentemente, en los tratamientos oncológicos.

AS.- ¿Qué ventajas tiene la radioterapia a bajas dosis?

DR.- Es un tratamiento cómodo, ambulatorio y no invasivo para el paciente. No interfiere con su actividad diaria, es indoloro, no precisa sedación ni ayunas. El paciente no nota nada durante la administración del tratamiento y, tras este, puede hacer su vida normal sin restricción. Además, es importante señalar que es un tratamiento seguro con una toxicidad prácticamente inexistente.

AS.- ¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?

DR.- Depende de la patología que se trate, pero, en general, son seis sesiones, de unos 15 minutos cada una, a días alternos, por lo que en un par de semanas el tratamiento estaría finalizado.

AS.- Si un paciente es tratado con radioterapia a bajas dosis, ¿puede someterse a intervenciones posteriores?

DR.- Sí, sin ningún problema. La radioterapia no contraindica los tratamientos convencionales. Se puede seguir empleando la cirugía a posteriori, se pueden realizar infiltraciones, técnicas de Fisioterapia… Incluso volver a recibir un nuevo tratamiento de radioterapia si fuera necesario.

“Es un tratamiento cómodo, ambulatorio y no invasivo para el paciente”

AS.- ¿Cómo se coordinan los médicos especialistas referentes con los de radioterapia?

DR.- Lo normal es que el paciente venga remitido desde un traumatólogo o un reumatólogo (su especialista de referencia). Este se puede poner en contacto con nosotros, plantearnos el caso clínico, remitirnos el paciente a la consulta de patología benigna y, una vez que valoramos el caso y creemos que es susceptible de ser tratado, se realiza toda la planificación del tratamiento, con los mismos estándares de calidad que se emplean en cualquier tratamiento radioterápico oncológico. Tras finalizar el tratamiento se vuelve a remitir al paciente a su especialista de referencia y las revisiones las puede realizar con este y, además, nosotros le realizaremos un seguimiento para ver la respuesta que ha tenido. En todo momento, tanto el paciente como su especialista de referencia, van a tener todo el apoyo necesario por parte del equipo de GenesisCare.

 

Deja un comentario