Publicaciones Desarrollado por Pfizer

‘La Decisión de Estrella’, cuento infantil para impulsar la educación científica sin barreras de género

— Madrid 3 Nov, 2021 - 11:26 am

La compañía biofarmacéutica Pfizer ha desarrollado y publicado el cuento infantil ‘La Decisión de Estrella’, que explica que el interés por la ciencia no depende de géneros.

En este relato se puede ver como la mente de los niños no tiene límites ni conoce las barreras, y como, con los referentes femeninos inspiradores, como Beatriz Galindo y Lucía de Medrano, Estrella no se autoimpone barreras a sus sueños.

Este libro, escrito por la directora médica de Inflamación e Inmunología de Pfizer, la doctora Susana Gómez Castro, está disponible en formato online en la plataforma Weeble. Para la autora, “los cuentos son una gran forma de aprendizaje para los más pequeños. En este libro, se pone de manifiesto como la ciencia es una gran aliada, independientemente del género. Con ‘La Decisión de Estrella‘, espero, de corazón, que muchas niñas vean que pueden soñar con ser cualquier cosa que ellas deseen”.

Respecto al desarrollo de este libro, el director general de este laboratorio, Sergio Rodríguez, señala que “depende de nosotros impulsar el interés por la ciencia y visibilizar a las mujeres científicas para que las niñas crezcan soñando que pueden ser lo que deseen sin ningún tipo de límite ni barrera”. También, indica que “la educación es clave para lograr el impulso del talento femenino y, por ello, en Pfizer, estamos comprometidos con su estímulo desde la infancia”.

Premios Nobel

Menos del 4 por ciento de los ganadores de los Premios Nobel de Medicina, Física y Química fueron a parar a manos de mujeres. Además, menos del 30 por ciento de los investigadores científicos de todo el mundo son mujeres. Todo ello repercute en una ausencia de figuras femeninas que puedan servir como referentes a las más pequeñas. Trabajar por la igualdad en la ciencia es un reto importante y, desde Pfizer, se trabaja día a día para hacerlo posible.

Por ello, Pfizer está comprometida a contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en especial al 5: Igualdad de género. En este sentido, promueve diferentes iniciativas, como la participación en proyectos como los de las Fundaciones Madrid Woman’s Week, 50&50 Gender Leadership e Inspiring Girls, impulsando la igualdad en diferentes aspectos.

Además, esta compañía fue galardonada con el premio Empresa Inspiradora, en la tercera edición de los galardones Inspiring Girls. Así, lleva a cabo diferentes iniciativas, como talleres sobre diversidad y el programa interno ‘Un Café por la Igualdad’, que representa diferentes charlas con mujeres trabajadoras de Pfizer que cuentan su experiencia y visión sobre la igualdad de género en el entorno profesional y personal. Esta entidad es un ejemplo de paridad dentro de su plantilla, con un 51 por ciento de mujeres, y con un Comité de Dirección paritario.

Título: La decisión de Estrella.
Autora: Susana Gómez Castro.
Edita: Pfizer.

1 Comentario

  1. Ana María Carabias Torres says:

    Señores, leo que acaban de publicar un cuento que pretende visibilizar a las mujeres, pero mucho me temo que las dos mujeres históricas que hay seleccionado no son las más idóneas. Beatriz Galindo solo tuvo trabajo de criada y Lucía (en realidad se llamaba Luisa) de Medrano nunca fue catedrática de la Universidad. Les invito a consultar el estudio: “Beatriz Galindo y Lucía de Medrano: ni maestra de reinas ni catedrática de derecho canónico”, en (). En 2019 la Universidad de Salamanca acababa de crear los “Premios a la excelencia docente Beatriz Galindo”, y, a la luz de mi investigación, en enero de 2020, sustituyó esa nominación por “Premios a la excelencia docente Gloria Begué”. Asimismo, el Portal de Archivos Españoles, procedió a cambiar la ficha de personaje que hablaba antes sobre el magisterio de Beatriz Galindo en la Corte de Isabel la Católica, y ahora dice lo que realmente fue: una “moza de cámara” que limpiaba la habitación de la reina (véase ). Nadie ha podido encontrar dato fehaciente que pueda demostrar que La Latina supiera algo más que hablar latín con soltura.
    Saludos cordiales
    Ana