El mirador El Mirador

Cuando los penes son bayonetas. La violación como arma de guerra.

NOTA del AUTOR:

Este texto debería ser leído con todos sus enlaces. Es un “corta y pega” que pretende dar visibilidad social a una brutalidad, la violación sistemática de mujeres durante las guerras, un crimen de lesa humanidad.

Una película: Cuerno de cabra

“Cuerno de cabra” es una película clásica que deja desde el inicio boquiabierto al espectador ante la brutalidad de una violación y la venganza consiguiente. La historia se centra en Bulgaria durante el siglo XVIII, en épocas de dominación del Imperio Otomano. Karaivan es un pastor que vive feliz con su esposa y su hija María en una granja alejada de la civilización. Una noche en que Karaivan se ha alejado hacia los montes para llevar a sus cabras a pastar, cinco brutales varones de origen turco irrumpen en su hogar, sorprendiendo a su esposa, violándola y matándola frente a los desesperados ojos de la pequeña María…
http://cineoxidometalchivilcoy.blogspot.com.es/2010/09/cuerno-de-cabra-1972.html

Una práctica actual: República Democrática del Congo

Una familia está cenando en su casa. Irrumpe un grupo de hombres armados, viola a la mujer en presencia de su marido y sus cinco hijos, le introducen armas y objetos cortantes en la vagina, obligan a los menores a tener relaciones sexuales con ella y descuartizan al padre delante de todos cuando intenta evitarlo. La escena es real, un ejemplo que se ha repetido miles de veces en la República Democrática del Congo en una guerra atroz donde el cuerpo de la mujer es el campo de batalla. El relato anterior lo cuenta la periodista Caddy Adzuba en un vídeo de la artista Ouka Leele. Y no acaba ahí. La mujer y los niños fueron trasladados al bosque, donde permanecieron semanas. Ella, tras días sin verlos, preguntó por sus hijos. Los soldados le lanzaron una bolsa con cinco cráneos a modo de respuesta. “¿Por qué?”. “Has estado comiendo carne todo este tiempo, no pensarías que íbamos a cazar para ti”. “Por qué?” Es lo que se preguntó esta víctima y también el título de la obra de Leele (Pour Quoi?), que pretende concienciar de las atrocidades que se han sucedido en el este del país desde hace dos décadas a cuenta de la explotación de los minerales…
http://elpais.com/elpais/2014/05/29/planeta_futuro/1401385514_906945.html
http://internacional.elpais.com/internacional/2014/10/22/actualidad/1413980826_145020.html
http://www.theguardian.com/world/2015/may/22/rape-congo-doctor-denis-mukwege

Los malos y los buenos: Alemania invadida por los rusos y ocupada por los aliados

“¡Soldados del Ejército Rojo, arrancad por la violencia el orgullo racial de las mujeres alemanas!… ¡Violad, destruid, matad!”. Ilya Ehrenburg, Jefe de propaganda del Ejército Rojo. “Prácticamente todas las mujeres, desde los siete años hasta las más ancianas, fueron repetidamente violadas…”. “Tras las violaciones, muchas de ellas eran degolladas o destripadas; muchas de aquellas desgraciadas eran finalmente ultrajadas a bayonetazos“. – “En el Gran Berlín, el número de mujeres violadas no debió bajar del millón y medio”. Hay un libro terrible, “Martirio y Heroísmo de la Mujer Alemana del Este”, prologado por el antiguo Obispo Auxiliar de Breslau -el único obispo superviviente tras el paso de los rusos- Joseph Ferche, en el que se dan detalles sobrecogedores sobre el trato dado a la población alemana de la zona ocupada por los rusos, y, en especial, a las mujeres. Algunos ejemplos tomados al azar: “… Eran terribles las noches en que los rusos penetraban en las casas para saquear y deshonrar. Muchas conocidas mías fueron víctimas de los rusos. Quien se negaba era fusilada en la mayoría de los casos. Desde la muchacha, aún niña, hasta la anciana de 82 años -una señora conocida mía- corrieron esta suerte”. “Mi hija fue violada 23 veces”. “Así deshonraron a una venerable anciana de 80 años en presencia de su familia; una horda se lanzó sobre una muchacha de 13 años. La niña perdió la razón. En Herzogtswaldau todas las mujeres fueron violadas por rusos y polacos”. “… Noche y día los rusos eran huéspedes. No se podían conducir más bestialmente al deshonrar a las muchachas o a las ancianas. ¡Cuántas veces se oía de noche el grito de socorro! Pero ¿quién podía prestar auxilio? Si uno se atrevía a hacerlo era fusilado al instante. Nada se podía impedir…
http://www.taringa.net/posts/info/11211521/Las-violaciones-de-los-aliados-en-Alemania.html

Los soldados aliados violaron a casi un millón de mujeres alemanas durante la ocupación. Cuando los visitaban sus esposas y novias, éstas tenían que vestir uniforme militar aliado para evitar dudas y asaltos. “No había agua corriente y mi madre y yo habíamos salido a buscar agua con cubos. Al llegar al puente, los soldados americanos dijeron que mi madre debía pasar, pero que yo tenía que esperar allí. Mamá hizo ademán de volver atrás, pero la empujaron y la obligaron a atravesar el puente. Ella miraba hacia atrás sin perderme de vista, pero no podía hacer nada”. Así relata Elfriede Seltenheim el momento en que las tropas de los aliados occidentales, que habían ocupado su pueblo en Ostbrandenburg, la arrancaron del seno de su familia. Tenía 14 años en aquel mes de febrero de 1945. Una fotografía tomada unos días antes, a modo de celebración del final de la II Guerra Mundial, la muestra con una tímida sonrisa y dos trenzas doradas que caen sobre sus hombros. Desde allí fue trasladada a un barracón en el que los soldados estadounidenses la violaron innumerables veces, día y noche, durante cuatro semanas. “No recuerdo haber gritado ni una sola vez. Estaba aterrada”, dice…
http://www.elmundo.es/cronica/2015/03/08/54fadb85268e3ee0518b4570.html
http://www.abc.es/cultura/20150302/abci-segunda-guerra-mundial-violaciones-201503021049.html

La confusión entre penes y bayonetas se dio en Alemania pero también en Ruanda, con los machetes

“La violación en tiempo de guerra siempre ha sido una práctica sistemática”, observa el neuropsiquiatra Boris Cyrulnik, conocido por sus escritos sobre la resiliencia psicológica de las personas que sobreviven a un trauma. “A los combatientes se les ordenó que mataran y mutilaran y se les dio rienda suelta con respecto a la comida y a las mujeres”. Según Cyrulnik, esta violencia con una “connotación sexual” ha dado paso, en los últimos 30 a 40 años, a la violación como arma de guerra. “Se trata de una violación ideológica, cuyo objetivo es, como en Kosovo o el Congo, destruir al enemigo”. Para muchos grupos de personas, la “virtud” (o el “honor” como lo llaman muchos) de la madre, las hermanas y las esposas es lo más sagrado. Para destruir la comunidad el acto de mancillarlas es más eficaz que matar a algunos de sus miembros. Este sentimiento es más fuerte cuando un embarazo sigue al ataque porque se hace cargar a la víctima y a su comunidad con un hijo del enemigo. En los casos extremos, la violación equivale al asesinato; prueba de ello son las violaciones con machetes perpetradas durante el genocidio de Rwanda de 1994…
http://www.redcross.int/ES/mag/magazine2011_1/4-9.html

Otra película: Grbavica

Esma es una mujer bosnia que vive en el depauperado barrio de Grbavica, en Sarajevo. Tiene una hija llamada Sara, cuya adolescencia ha aguzado aún más su carácter difícil e inconformista. Esma lucha por conseguir dinero a base de trabajos de poca monta, el último de ellos como camarera en un garito nocturno frecuentado por tipos de discreto pelaje. Esma no se siente a gusto, pero ha prometido a su hija el dinero necesario para una excursión organizada por el colegio. Sin embargo, la relación entre madre e hija es cada vez tensa, pues la joven nunca logra que su madre le hable de su padre, muerto en la guerra. Esma es una mujer musulmana violada durante la guerra. Estas mujeres son las víctimas olvidadas, que han necesitado de una película, Grbavica, ganadora del Festival de Berlín en 2006, para que su país y el mundo se acuerden de que existen. Más de 20.000 bosnias musulmanas fueron sistemáticamente violadas por las fuerzas serbias en la campaña de limpieza étnica orquestada por Slobodan Milosevic. Algunas dicen que les cuesta demasiado vivir, y que si no se matan es por sus hijos, muchos de ellos fruto de las violaciones que rompieron sus vidas. Muchos de estos hijos se han “perdido” y nadie sabe de su destino. En Bosnia el uso de la violación se implantó como táctica de guerra. Una comisión de las Naciones Unidas y grupos de derechos humanos descubrieron que los grupos paramilitares serbios habían alentado sistemáticamente la violación de mujeres bosnias musulmanas como parte del esfuerzo por «limpiar» de musulmanes la región. Así, miles de mujeres musulmanas fueron torturadas y violadas salvajemente durante la limpieza étnica orquestada por el líder serbio Slobodan Milosevic. Ya en 1993, las organizaciones de derechos humanos de Bosnia aseguraban que entre 30.000 y 50.000 mujeres y niñas habían sido violadas por los combatientes serbios en toda la república…
http://historiaybiografias.com/generocidio1/

En síntesis

En las guerras cada vez mueren menos soldados; las víctimas son mayoritariamente civiles. A los hombres los matan y se convierten en héroes; a las mujeres las violan y se convierten en escoria. ¿Es mejor morir definitivamente o vivir prefiriendo morir? “Es la guerra”, dicen. Hay que responder “Es un crimen de lesa humanidad”.

Juan Gérvas

Doctor en Medicina. Médico General jubilado. Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; https://t.me/gervassalud

7 Comentarios

  1. Roberto says:

    Me pregunto, Juan, cómo has podido escribir esto cuando a mi me cuesta leerlo, y eso que lo hago por encima, sin detenerme a meditar. Pido disculpas por mi debilidad, pero no puedo hacer más.
    ¿Y qué puedo hacer para evitar estas… cosas (porque no encuentro calificativo acertado)?. Quizás prepararme para reacionar en el improvable caso de viva una de esas situaciones.
    ¿Hasta que punto tiene sentido saber para sufrir sin poder poner remedio?
    ¿Cómo puedo hablar de mi sufrimiento cuando resulta absolutamente insignificante en comparación con los sucesos que me producen el dolor?

    • Juan Gérvas says:

      -la ignorancia de estos hechos nos hace colaboradores necesarios de su repetición
      -denunciarlos con el relato es poner la primera piedra para evitarlos
      -conocerlos nos hace tener empatía con las víctimas y estar preparados para ayudar, en esos casos y en similares
      -al final no somos más que una tribu y el vibrar común es importante
      -callar sería aprobar
      -en fin
      -y sí, al lado de estos sufrimientos todo lo demás es poco
      -un abrazo
      -juan gérvas

  2. Roberto says:

    Si, Juan, comprendo y comparto tus argumentos, pero no he expresado bien mis dudas. Me refiero a que el leer, aunque intente hacerlo por encima, esos relatos, producen en mí tal ira y sufrimiento que bloquea mi capacidad de respuesta racional. Lo que me cuesta entender es cómo se puede penetrar en lo profundo de esas emociones y acertar con un comunicado y exposición tan racionales y centrados. Se te escapará en algún momento alguna expresión del tipo: “hijos de la gran puta (con todo mi respeto hacia las putas, por supuesto)”, ¿no?

  3. Juan Gérvas says:

    -gracias por insistir, Roberto
    -ya dijo Larra que escribir duele, y sí, duele y a veces uno se subleva
    -pero es lo que hay
    -en fin
    -un abrazo
    -juan gérvas

  4. Jorge Aguirre says:

    Gracias Juan por tu escrito el dolor que produce es inmenso pero como decís el dolor nos hará reaccionar espero que la difusión de estos horrores sea grande para ver si se puede agrazar en lo que tendría que ser la campaña de humanizacion de los humanos pero soy algo escéptico aunque las peleas hay que darlas

  5. Bruño Pugi says:

    Buen día. Me siento capacitado para escribir con pluma sutil sobre casi cualquier tema, pero no lo haré ante la crudeza del tema. Este mundo pertenece a la categoría de los mundos de expiación y tareas. La especie humana, en términos muy generales, es pico mas que una bestia de mediana evolución por lo que seguirán perpetrándose las mas diversas atrocidades entre los individuos de nuestra especie. Solo la evolución de nuestras conciencias nos hará tomar actitudes cada vez mas dignas y respetuosas. Bendito el ser que por haber reencarnado sucesivas veces se acerca al final de su ciclo de nacimientos y muertes. Antes de eso solo hay bestialudad repugnante, sea esta consciente o inconsciente ……

  6. Bruño Pugi says:

    La violación NO es un arma de guerra. NO obedece a órdenes Institucionales sino a una decisión personal generado por la bestialidad subyacente en hombres de muy bajo nivel de conciencia. La especie humana es ¡…impublicable…..!
    Pobre planeta tierra, víctima de la sarna humana.