Política y Sociedad Ante la Sala de lo Penal

CSIF denuncia al ministro de Sanidad ante el Supremo por su gestión de la crisis del coronavirus

— Madrid 31 Mar, 2020 - 12:25 pm

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha presentado una denuncia, ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, contra el ministro de Sanidad, Salvador Illa, como máxima autoridad del Gobierno en la gestión de la crisis del coronavirus, por su actuación ante esta pandemia.

En concreto, este sindicato considera que “la falta de previsión y las insuficientes medidas de protección con las que cuentan los profesionales del Sistema Nacional de Salud (SNS) pueden ser constitutivas de delitos contra los trabajadores por infracción de las normas en materia de prevención laboral, de lesiones y homicidio imprudente”.

Además, CSIF anuncia que esta misma denuncia se ampliará en los próximos días a otros colectivos del ámbito de las Administraciones públicas afectados por la gestión de la crisis. Añade, también, que ya está trabajando “para actuar por la vía de lo civil para solicitar la responsabilidad patrimonial contra la Administración”.

Según datos del Ministerio de Sanidad, a fecha de 30 de marzo, en España, ya había 12.298 sanitarios infectados, el 14,4 por ciento del total de afectados en toda España por coronavirus y, al menos, seis fallecieron por este motivo.

Equipos de protección

Esta organización sindical destaca que, “a día de hoy, más de dos semanas después de la declaración de Estado de Alarma, los profesionales de la Sanidad en toda España continúan trabajando en gran número de centros hospitalarios sin los preceptivos y necesarios equipos de protección individual (EPI) y, ante dicha insuficiencia de medios materiales, se están reutilizando los existentes, aun cuando no es material reutilizable por su pérdida de eficacia”.

CSIF recuerda que el pasado 3 de marzo, la Organización Mundial de Salud (OMS) advirtió a los Gobiernos de que aumentaran la producción de equipos de protección personal (EPP), ya que los trabajadores de la atención sanitaria dependen del equipo de protección personal para protegerse a sí mismos y a sus pacientes y evitar infectarse o infectar a otras personas.