Tecnología e Investigación informe con datos desde agosto y hasta diciembre

En la segunda ola, murieron 1.556 residentes ancianos por Covid-19 en Madrid, según ActuarCovid

— Madrid 21 Dic, 2020 - 5:25 pm

ActuarCovid, la plataforma de profesionales sanitarios en lucha por el cumplimiento del Decálogo contra la Covid-19 en la Comunidad de Madrid, a través de su Grupo de Residencias de Mayores, ha elaborado un informe en el que expone que, “sin datos oficiales, en la segunda ola pueden estimarse 1.556 defunciones entre los que fallecieron en las propias residencias y los que fueron derivados a hospitales desde las mismas”.

Los datos sobre fallecimientos por la Covid19 en residencias de mayores durante la segunda ola, “es uno de los secretos mejor guardados por la Comunidad de Madrid”, indica esta plataforma. No obstante, en el periodo de agosto a diciembre, “se han observado 123 defunciones en residencias y se han estimado 1.433 defunciones en hospital de personas que residen en residencias de mayores” de esta región, destaca este informe, que indica que, sobre el total de 1.556 defunciones por la Covid-19 en los tres meses, de personas mayores que habitaban en residencias, “el 92 por ciento han fallecido en el hospital”.

Según este estudio, titulado La Covid-19 en las residencias de mayores en la Comunidad de Madrid: Una sindemia, el virus “entra principalmente en las residencias a través de los trabajadores”. “Los riesgos laborales de infección en estos trabajadores, en particular en las trabajadoras de cuidados auxiliares de Enfermería (TCAE), es muy alto. En el momento de escribir este informe, en la tercera semana de diciembre, todavía no se ha adoptado la medida de prevención más urgente: hacer pruebas de antígeno a todos los trabajadores con periodicidad semanal, y repetir estas pruebas dos veces por semana a aquellos profesionales que trabajan en más de un centro”, denuncia este colectivo.

Asimismo, este documento apunta a que “el número de residencias con brotes activos durante el periodo de estudio sigue la forma epidémica general de la segunda ola, alcanzando su máximo en la primera semana de octubre y manteniéndose en un porcentaje de alrededor del 15 por ciento de las residencias de Madrid en cada semana. Se observaron brotes en el 30 por ciento (142 de 475) de las residencias en octubre y en el 22 por ciento (102 de las 473) en noviembre. Estos porcentajes demuestran que las medidas de prevención de brotes en residencias han sido insuficientes”, aseguran desde ActuarCovid.

Una “sindemia”

“Durante la primera ola, más de la mitad (54%) de las residencias con menos de 50 plazas mantuvieron niveles de infección inferiores al 15 por ciento, es decir, tuvieron niveles de infección similares a la población general. En cambio, menos del 8 por ciento de las macro-residencias lograron evitar la invasión del virus en la primera ola”, subraya esta organización, que concluye que se debe de tratar la enfermedad en las residencias como una “sindemia: confluencia de enfermedades y factores sociales que agravan sus efectos en escenarios de emergencia sanitaria”.