Política y Sociedad Balance de Farmaindustria SOBRE LA BÚSQUEDA DE UNA VACUNA

La Covid-19 desencadena “la mayor” carrera investigadora de la historia de la Medicina

— Madrid 13 Nov, 2020 - 10:04 am

Farmaindustria, la patronal de la industria farmacéutica innovadora en España, resalta que, tras la declaración del nuevo coronavirus como pandemia, lo que llevó a cabo la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado 4 de febrero en relación con esta enfermedad descubierto oficialmente en China el 31 de diciembre de 2019, esta nueva patología ha desencadenado “la mayor” carrera investigadora en la historia de la Medicina.

Desde la citada fecha, la patronal de la industria farmacéutica europea (Efpia), a la que pertenece Farmaindustria, ya había movilizado a todas sus compañías asociadas para que identificaran qué tratamientos ya utilizados o en investigación podrían ser eficaces para frenar el brote de este virus y poner todos estos datos en común.

Apenas un mes después de este llamamiento, estos grupos de trabajo colaborativos tenían ya en pruebas hasta 30 medicamentos antivirales para ver su eficacia contra la Covid-19, y cuatro compañías farmacéuticas habían comenzado sus investigaciones con una posible vacuna.

El resultado es que, siete meses después del inicio de la pandemia, se están estudiando en todo el mundo más de 300 fármacos frente a la Covid-19 y los últimos datos de la OMS muestran que existen 176 vacunas en investigación, de las que 34 se encuentran en fase clínica de investigación -probándose en humanos- y, de ellas, siete están en la Fase III, la última de las etapas necesarias.

Primer reto del sector

Según expone Farmaindustria, “la pandemia también ha supuesto un reto inaudito para la industria farmacéutica asentada en nuestro país”. Así, concreta que desde el inicio de esta crisis sanitaria, las compañías farmacéuticas asociadas a esta patronal (cerca de 141 empresas) trabajaron en cuatro grandes frentes.

Por un lado, en garantizar el suministro tanto de los medicamentos que se han utilizado contra la enfermedad en los hospitales como de los que necesitaban cada día los millones de ciudadanos para controlar su enfermedad; en investigar con sus equipos científicos un posible medicamento o vacuna contra la Covid-19; en normalizar la actividad en los ensayos clínicos en marcha con otras patologías y acelerar el inicio de los relacionados con potenciales tratamientos contra el coronavirus, y en ayudar a los servicios de salud, hospitales y demás organizaciones que trabajaban sobre el terreno para contener la infección y tratar a los pacientes.

El primer reto para el sector farmacéutico en España desde el comienzo del Estado de Alarma decretado por el Gobierno el pasado 14 de marzo fue garantizar el suministro de medicamentos, al ser considerado uno de los servicios esenciales para el país.

España cuenta con 160 plantas de producción farmacéutica, de las que 82 se dedican exclusivamente a la fabricación de fármacos de uso humano. Desde el inicio de la pandemia de coronavirus y la declaración del Estado de Alarma, todas estas plantas de producción de medicamentos de uso humano siguieron funcionando a pleno rendimiento, “un hecho que ha resultado fundamental para poder abastecer de todos los medicamentos necesarios a nuestro país durante esta crisis”, subraya Farmaindustria. Hay que tener en cuenta que hasta 25 millones de ciudadanos en España toman, al menos, un fármaco cada día para combatir o mantener controladas sus enfermedades.

Duplicar o triplicar la producción

En algunos casos, estas plantas de producción llegaron a duplicar o triplicar su producción durante la pandemia y ampliaron sus turnos para poder estar en funcionamiento durante las 24 horas los siete días de la semana y así poder aumentar la producción de productos considerados críticos o esenciales en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales que han luchado contra la Covid-19.

El stock de seguridad previsto por los laboratorios fue otra de las claves que permitieron que en todo este periodo no hubiera “problemas serios” de desabastecimiento de medicamentos en España, más allá de las puntuales tensiones por el crecimiento de la demanda en algunos hospitales y farmacias, explica esta patronal española.

Para poder garantizar la continuidad de los suministros fue necesario “tener un contacto continuo y directo con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), con el fin de detectar cualquier alteración en materia de suministro de fármacos y articular las medidas oportunas para garantizar la atención a los paciente”, concreta Farmaindustria.

La patronal de la industria farmacéutica en España, como miembro de la Efpia, también mantuvo en todo momento la comunicación con los socios europeos para conocer el estado de los suministros de medicamentos en toda la Unión Europea (UE). La interlocución en este periodo también fue continua con las otras organizaciones implicadas en la cadena del suministro en España, como el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar) y la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG).

Investigación, eje principal en la crisis

La investigación ha sido otro eje principal para la industria farmacéutica en esta crisis. Desde la aparición de la enfermedad por coronavirus, numerosas compañías farmacéuticas de todo el mundo han movilizado a sus equipos de investigación para la búsqueda de un posible tratamiento para contener la pandemia.

En los primeros días de febrero, varios laboratorios farmacéuticos iniciaron, dentro del programa europeo de colaboración público-privada IMI (Iniciativa de Medicamentos Innovadores), una asociación con centros públicos para intentar conseguir en tiempo récord un tratamiento eficaz para hacer frente a la pandemia.

El programa IMI es el proyecto de colaboración público-privada más grande del mundo en salud. Está financiado al 50 por ciento entre la Comisión Europea y la propia Efpia, y en los últimos 10 años ha hecho posibles inversiones por más de 5.300 millones de euros e impulsado 107 proyectos público-privados para el fomento de la I+D de medicamentos innovadores en Europa.

Para hacerse una idea del alcance que tiene, en el caso de la última epidemia de ébola, esta iniciativa consiguió descubrir y poner a disposición de las autoridades dos vacunas y cuatro test de diagnóstico. Actualmente, este proyecto ha puesto a disposición de investigadores de toda Europa un fondo de 117 millones de euros.

Papel protagonista de España

Ahora, siete meses después de estallar la pandemia, el número de investigaciones puestas en marcha en todo el mundo para encontrar una solución terapéutica muestra que se está ante “el mayor esfuerzo investigador de la historia, tanto por el volumen de ensayos clínicos como por el corto espacio de tiempo en el que se han desarrollado”, asegura Farmaindustria.

Para el recién elegido presidente de la patronal de la industria farmacéutica en España, Juan López-Belmonte, “la industria farmacéutica asentada en España ha mostrado durante la pandemia su capacidad de respuesta”. A su vez, destaca que “las compañías farmacéuticas en nuestro país están dispuestas a jugar un papel protagonista en la nueva etapa sanitaria, social y económica que ha abierto la crisis desatada por la Covid-19”.

Juan López-Belmonte

En el contexto actual, el máximo representante de Farmaindustria insiste en que “los medicamentos y las vacunas son la solución”, de ahí matiza que se ha producido “una movilidad de recursos técnicos, científicos y económicos sin precedentes”. Además, subraya que “España tiene un papel relevante” en el campo de la investigación.

Juan López-Belmonte remarca que “esta crisis sanitaria y económica nos ha enseñado que no hay economía sin salud, que no hay salud sin medicamentos y que no hay medicamentos sin investigación y un sector industrial potente que está detrás”. Por ello, declara que “el medicamento no es un gasto, es una inversión que proporciona la salud y refuerza nuestra economía”.

Estudio de 300 medicamentos para la Covid-19

Según la información recopilada por la Federación Internacional de la Industria Farmacéutica (Ifpma), que representa a las compañías y asociaciones farmacéuticas basadas en investigación de todo el mundo y a la que pertenece Farmaindustria, a comienzos de septiembre se estaban investigando en todo el mundo más de 300 medicamentos frente a la Covid-19.

Estos van desde antipalúdicos y antivirales hasta fármacos antiinflamatorios y tratamientos a base de plasma. De estos, un 60 por ciento son tratamientos reutilizados y un 40 por ciento tratamientos novedosos. Según los datos de Ifpma, al menos hay 25 compañías farmacéuticas pertenecientes a la patronal mundial inmersas en estas investigaciones.

Respecto a una posible vacuna contra el coronavirus, la OMS tiene registradas hasta la fecha un total de 178 vacunas candidatas en investigación. De este número, hasta 34 proyectos se encuentran en fase clínica, es decir, con ensayos en humanos, mientras que las otras 144 candidatas se encuentran en la preclínica, con experimentación en laboratorio con modelos animales.

En lo que respecta a España, a primeros de septiembre eran 119 los ensayos clínicos con medicamentos frente al coronavirus en desarrollo en hospitales del país. Hasta 16 compañías farmacéuticas asociadas a Farmaindustria -cinco nacionale: Laboratorios Rovi, Laboratorios Rubió, Reig Jofré, Ferrer y Faes Farma; y otras once internacionales: Gebro Pharma, Novartis, Roche, Sanofi, AbbVie, Jazz Pharmaceuticals, Sobi, AstraZeneca, GSK, Lilly y ViiV Healthcare- están participando en buena parte de estos ensayos clínicos y colaborando en otros de iniciativa pública proporcionando la medicación necesaria.

Ensayos de vacuna en hospitales españoles

Este elevado número de ensayos en hospitales españoles ha situado a España, según el registro que está utilizando la OMS desde el inicio de la pandemia, como el primer país de Europa y el cuarto del mundo en número de ensayos clínicos en marcha con medicamentos frente a la Covid-19.

Además, desde septiembre, España también es protagonista en los ensayos con una de las vacunas frente al SARS-CoV-2 que se están investigando en el mundo, la que desarrolla la compañía farmacéutica Janssen. La AEMPS autorizó, el pasado 28 de agosto, a Janssen a llevar a cabo en tres hospitales españoles (los universitarios La Paz y La Princesa de Madrid y Marqués de Valdecilla de Santander) su estudio para evaluar un rango de dosis e intervalos de vacunación de su proyecto de vacuna, denominada Ad26.COV2.

Las compañías farmacéuticas innovadoras que operan en España -tanto nacionales como internacionales- asociadas a Farmaindustria también desplegaron, desde el inicio de la pandemia, una amplia y variada actividad de ayudas a los servicios de salud, hospitales y demás organizaciones que han trabajado sobre el terreno para combatir esta pandemia.

Estas ayudas incluyeron desde donaciones de medicamentos y de material sanitario y de protección hasta ayudas económicas directas tanto a las autoridades sanitarias como a instituciones locales y regionales por toda España o la adaptación de líneas productivas para fabricar y donar geles desinfectantes, equipos de protección y nuevos respiradores.