Política y Sociedad Según la nueva guía presentada por Semergen

El consumo moderado de carne de vacuno no incrementa el riesgo cardiovascular

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha presentado su nueva guía ‘Importancia de la carne de vacuno en la alimentación de los españoles’, realizada por su Grupo de Trabajo de Nutrición, en colaboración con la Fundación Española de Nutrición (FEN), en la recoge que un consumo moderado de este tipo de carne, hasta tres y cuatro raciones por semana, no incrementa el riesgo cardiovascular, escogiendo piezas magras y retirando la grasa visible antes de su cocinado.

María Luisa López, José Luis Llisterri y José Manuel Fernández

A dicho acto acudieron el presidente de esta sociedad científica, el doctor José Luis Llisterri; el coordinador de su Grupo de Trabajo de Nutrición, el doctor José Manuel Fernández; la miembro de este órgano de Semergen, la doctora María Luisa López; y el director general de la FEN, el doctor José Manuel Ávila.

Sobre la correcta alimentación y debido a los “bulos o mitos” que los últimos tiempos corren en relación con el consumo de carne roja, José Luis Llisterri destacó que “Semergen apuesta por una nutrición adecuada “. “Es importante también que la sociedad científica elabore material con evidencia para informar a los pacientes”, sostuvo.

Por este motivo, el máximo representante de Semergen señaló que dicho documento “se basa en las últimas evidencias científicas sobre la relación que existe entre la carne de vacuno y la salud, dirigido a los profesionales médicos para incrementar su formación en materia de nutrición”.

Más formación a médicos

Asimismo, Llisterri incidió en la necesidad de este informe, “ya que en la Facultad de Medicina, la formación en este área es muy escasa” y, a su vez, “en las consultas de Atención Primaria se enfrentan a diario a diversidad de pacientes cuya alimentación es determinante para la evolución de su enfermedad y no siempre se dispone de los recursos formativos para abordarlos adecuadamente”.

Por su parte, María Luisa López indicó que “la carne de vacuno es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico que aporta vitaminas del tipo B y minerales, como hierro y potasio, que contribuyen al adecuado funcionamiento del sistema nervioso y muscular y beneficiosos para la piel y la visión”.

De esta forma, el presidente de Semergen subrayó que uno de los objetivos de la guía presentada es “desmitificar el consumo relacionado con la carne roja con la mortalidad por cardiopatía isquémica, ya que no se asocia que comer este tipo de carne produzca enfermedades cardiovasculares”.

Según la información recabada por José Manuel Fernández, “en las consultas, parece que los pacientes mencionan un incremento de consumo de carne de vacuno y es esencial e importante transmitir a los ciudadanos las raciones y cantidades recomendables para el equilibrio de la dieta”.

Ante la controversia generada

Respecto a la controversia generada que vincula la ingesta de carne roja con el desarrollo de enfermedades crónicas, como la cardiovascular y el cáncer, tanto del tipo colorrectal como de mama, López apuntó que “a pesar de que existen estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que evidencian científicamente ese efecto sobre las carnes procesadas, todavía no se han encontrado estudios determinantes sobre la relación de la carne roja en la incidencia de cáncer”.

En este contexto, Llisterri resaltó que “hay que tener cuidado con lo que se dice” y añadió que “las alertas sobre el consumo de carne de vacuno deben ir acompañadas de estudios de intervención y no observacionales, ya que como se comprobó en una investigación publicada en la revista The Lancet, el malo de la película es el azúcar”.

En la guía ‘Importancia de la carne de vacuno en la alimentación de los españoles‘, se recoge que la composición nutricional de la carne puede variar dependiendo de la pieza que se consume y la edad de sacrificio del animal. Por ello, cuando se habla de alimentación saludable, Semergen recomienda optar por piezas más magras con un contenido de grasa menor al 10 por ciento.

Deja un comentario