Derecho Sanitario A dos años de cárcel

Condenado un médico por falsificar el historial de su mujer y perjudicarla en el divorcio

— Las Palmas de Gran Canaria 17 Mar, 2021 - 5:28 pm

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a dos años de cárcel a un médico ejerciente en la capital grancanaria como autor de un delito de descubrimiento y revelación de secretos, consumado en perjuicio de la mujer de la que se estaba divorciando.

Según esta sentencia, en 2014, el citado facultativo accedió al historial médico de la que era su esposa y de la que se estaba divorciando y mantenía “importantes desavenencias”, y añadió, sin base médica, alguna dos patologías –personalidad narcisista y trastorno esquizoide de la personalidad-, con el propósito de perjudicarla en el proceso de divorcio en el que la pareja estaba inmersa.

Además de la condena penal, esta sentencia impone al acusado la obligación de indemnizar a su expareja con 10.000 euros y declara la responsabilidad civil subsidiaria del Servicio Canario de la Salud (SCS) en el abono de esta indemnización.

La Sala acuerda, igualmente, la supresión en la Historia de Salud de la víctima de los diagnósticos fraudulentos introducidos por su hoy exmarido. El SCS tendrá que suprimirlos cuando la mencionada sentencia devenga en firme.

Hechos probados

Según relata este fallo en el capítulo de hechos probados, en la época a la que se refieren los hechos, el acusado era personal funcionario en la categoría de médico de Medicina General de Atención Primera en la Zona Básica de Salud de Schamann (Las Palmas de Gran Canaria), centro dependiente de la Gerencia de Atención Primaria del Área de Salud de Gran Canaria, del SCS, y tenía en el cupo de sus pacientes a su esposa, con anterioridad a que ambos contrajesen matrimonio, el 14 de julio de 2006.

El 16 de enero de 2014, accedió este médico a la historia de salud en Atención Primaria de la por entonces su mujer y consignó el diagnóstico de “cervicalgia” y expidió baja por incapacidad temporal transitoria, “con el conocimiento y consentimiento de la interesada, su citada esposa”.

Este fallo no impone al acusado pena de inhabilitación para el ejercicio de la profesión médica que pedían las acusaciones porque entiende que no es de aplicación el tipo penal que castiga el abuso de superioridad (artículo 198): “No puede estimarse que ha ejecutado los hechos prevaliéndose de su condición de funcionario público”, subraya esta instancia judicial, “sino que, de la prueba practicada, lo que resulta es que se ha valido de su condición de médico para acceder a la historia clínica de un paciente”.