Política y Sociedad Según la Asociación para el Acceso Justo al Medicamento

Las compras adelantadas de vacunas para la Covid-19 lesionan el derecho a la protección de salud

Las compras adelantadas de vacunas para la Covid-19 lesionan el derecho a la protección de la salud, según han explicado los responsables de la Asociación para el Acceso Justo al Medicamento (AAJM) en un seminario internacional organizado para analizar tales compras.

Esta queja se fundamenta, al decir de la entidad convocante, activistas sanitarios y ONG, en que el sistema de patentes previo a la pandemia del SARS-CoV-2 plantea inercias de precios inasumibles en los nuevos medicamentos que obligan a la Unión Europea (UE) a aceptar adquisiciones masivas de futuras vacunas sin garantías ni contrapartidas ante posibles fallos de seguridad y eficacia por parte de las compañías farmacéuticas.

Juan José Rodríguez Sendín

Ecos de la hepatitis C

Empezó esta reunión el presidente de la AAJM, el doctor Juan José Rodríguez Sendín, con el recuerdo escandalizado de fenómenos como los altísimos precios de los antivirales directos para la hepatitis C, sin que las autoridades sanitarias de entonces, ni las de ahora con otros fármacos, supieran reaccionar y evitar una escalada que sacude financieramente los cimientos de los sistemas sanitarios.

Tal como recordó Juan José Rodríguez Sendín, en ese contexto nació la AAJM, cuando él mismo aún estaba al frente de la Organización Médica Colegial (OMC), con la firme determinación de promover el acceso justo a los medicamentos dentro y fuera de España.

Bien público y derecho humano

Para el presidente de esta Asociación, el fármaco es un bien público y un derecho de las personas que no puede ser tratado nunca como un mero producto con el que se pueda comprar o vender la salu, en un sistema en el que, a su juicio, las patentes generan prerrogativas para los laboratorios que los Gobiernos no son capaces de evitar ni de contrarrestar la corrupción que generan.

Rodríguez Sendín compartió su estupor porque el extraordinario precio que adquieren las nuevas moléculas no mereciera su espacio doctrinal en el documento para la reconstrucción del país, emanado desde el Congreso de los Diputados, una mayoría ideológica, en principio, proclive a poner coto a este tipo de excesos.

Pensar en los que vendrán

Por eso, en esta tercera sesión, después de las dedicadas la falta de energía política a la hora de contener los precios de los fármacos y los riesgos para el acceso justo a las inminentes vacunas para la Covid-19, el presidente de la AAJM propuso dedicar todos los esfuerzos a saber si realmente existen fuerzas ocultas por encima de los poderes oficiales que permiten esta barbarie sanitaria como promesa de generaciones venideras expuestas a inciertos futuros.

Jaque a la Salud Pública mundial

Moderó esta sesión la cardióloga y política sanitaria Soledad Cabezón, que introdujo el tema de ‘Los acuerdos de compra anticipada de vacunas , el escenario europeo e internacional‘. Previamente, se refirió a los dos grandes paroxismos sanitarios, como fue la conquista de los tratamientos para la hepatitis C, en 2005, y, ya en la actualidad, la pandemia de la Covid-19.

Por esta razón, Soledad Cabezón animó a todos a encontrar un punto de inflexión para una conmoción sanitaria global que pone en jaque la Salud Pública del planeta. Apela, además, al Marco de Preparación para una Gripe Pandémica (PIP), auspiciado por  la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2011, a raíz de la gripe A, y que generó esperanzas en materia de propiedad intelectual, que fue recogida en un anexo 2, aunque, finalmente, no llegara al orden del día de la Asamblea General.

Compras centralizadas, no adelantadas

A pesar de encontrar sensato que la UE quiera optar por las compras centralizadas en el continente, Cabezón no comprendió que se haya comprometido a adquirir masivamente seis vacunas, de los 39 proyectos que hay, actualmente, en marcha, bajo el concepto de compras adelantadas y sin que se sepa, todavía, si esos fármacos van a ser seguros y eficaces.

La también exdiputada europea por el PSOE advirtió de que remdesivir, por ejemplo, fue aprobado en su momento para el tratamiento del ébol, mMientras que para la Covid-19 solo parece reducir la carga vírica sin que haya aportado todavía conclusiones maduras en términos de mortalidad, junto a otros fármacos del repertorio farmacológico a los que parece que recurre ahora la industria, por si hay suerte y sirven para la nueva enfermedad y así dejan de plantear un problema de almacenamiento.

María Julia Bertomeu

Filosofía de la justicia

Seguidamente, María Julia Bertomeu, que es profesora de la argentina Universidad de la Plata de Buenos Aires (UNLP), aplicó su experiencia en patentes de biotecnología a su ponencia, titulada ‘La República de la ciencia y los derechos humanos en la pandemia‘.

Tomó María Julia Bertomeu el adjetivo “justo” del nombre de la Asociación convocante para referir que Germán Velásquez avisó, cuando empezó la pandemia, de que, de tener ya la vacuna para la Covid-19, representaría un desastre de dimensiones planetarias y equivalente a lo que ocurrió con los antirretrovirales para el sida, ya que el VIH causó millones de muertos hasta que llegaron los genéricos de dichos antirretrovirales con sus precios sensatos, bastantes años después.

No hay riqueza sin pobreza

Criticó Bartomeu a los que no ven en la riqueza del mundo la pobreza que coexiste a su alrededor, al crearse fortunas indolentes con el sufrimiento que generan, según su tesis. Por eso, no ve asomo de justicia en las compras adelantadas de vacunas para la Covid-19, no solo por no ser solidarias, como término bastante sobado por mandatarios y responsables de corporaciones internacionales sin ánimo de lucro inicial, sino también porque atentan contra la igualdad de derechos de los hombres y las mujeres.

Todo ello como demuestran las compras adelantadas por Estados Unidos para la vacuna de las compañías biofarmacéutica Pfizer y farmacéutica Modern, mediante estímulos públicos que tachó esta ponente de aberrantes bajo el infundio de que solo con patentes se puede hacer investigación.

Investigar con fondos públicos

Denuncia también esta profesora el acaparamiento todavía virtual de las vacunas que están por venir, junto a Tim Baker, cuando lamentó que las vacunas no siguieran el camino de la investigación colaborativa. Desde esa posición, pide un nuevo sistema de investigación y desarrollo de medicamentos con fondos públicos orquestados a escala internacional.

Bertomeu recuperó el término clásico de justicia establecido por el romano Ulpiano para dar a cada uno lo suyo, aunque hoy eso viene dado de antemano por las normas del comercio internacional, aceptado en el concierto mundial por presiones de las corporaciones farmacéuticas transnacionales en un momento especialmente débil de los países de rentas bajas, dentro de un establishment levemente matizado por la conferencia de Doha, como apostilló.

Compras insolidarias e ijustas

Como repitió esta ponente, la compra adelantada de vacunas es insolidaria, e injusta, porque colisiona con los derechos humanos, tal como recogerá ella misma en un artículo de próxima publicación y que firmará junto a Salvador Vergeles, al ser una crítica razonada a esas compras adelantadas que se sustentan en el actual sistema de patentes, y que impiden el ejercicio de los derechos de todos.

Concluyó Bartomeu con la metáfora de Mijail Polanski, en la que el conocimiento científico es un enorme puzzle en el que todas las piezas deberían estar a la vista de todos, a la vez que todos ayudan a componerlo.

Jaume Vidal

Accesibles y asequibles

El responsable de Healt Action International, con sede en la ciudad belga de Bruselas, Jaume Vidal, indagó en las formas de garantizar la asequibilidad y accesibilidad de las vacunas para la Covid-19. Desde su experiencia en Derecho internacional de las patentes y los problemas de acceso universal, afirmó que no será la primera vez que mueran personas en el mundo a pesar de haber medicamentos en el mercado que puedan evitarlo.

Todo ello por intersección de una propiedad intelectual descomunal frente a una innovación residual, donde las compañías tienen agendas muy acotadas para lograr sus fines de mercado, dentro de un fracaso de la sociedad civil que merece un análisis a fondo, según las palabras de Jaume Vidal.

A falta de tratamiento efectivo para la Covid-19, Vidal ve campo para compras apresuradas, como las perpetradas en Estados Unidos, a lo que opuso la necesidad de dotar a los ensayos clínicos de la necesaria transparencia.

Optimismo pese a todo

Señaló este ponente como inquietante la compra de posibles fármacos que hoy están en Fase 1, como remedo de lo que pasó con las compras masivas de Tamiflu para la N1H1, quiso ser optimista, sin embargo, y a pesar de las muertas previstas por Germán Velasquez, tras los logros conseguidos en hepatitis C y unas dinámicas más estimulantes observadas hasta hace cinco años.

En el caso europeo, estima Vidal que su mano izquierda no sabe lo que hace su derecha, y a la inversa, de forma que, mientras que se negocia con las grandes farmacéuticas, por un lado, por el otro, se publica un manifiesto de raíz industrial que reclama precios ajustados a los procesos reales que generan los bienes.

Pese a ello, ve Vidal razonables las negociaciones que desarrolla la Comisión Europea con las compañías que desarrollan las vacunas para la Covid-19, así como encuentra injustificado que se pretenda exonerarlas de cualquier efecto económico derivado de presumibles faltas de seguridad y/o eficacia.

Más fuerza que las patentes

A todo ello, este ponente contrapuso el modelo internacional de adquisiciones mancomunadas de medicamentos y otros artículos destinados a la pandemia de la Covid-19, al existir una razón superior a la que representan las patentes, aunque con rechazo de países como Estados Unidos y Japón.

Vidal lamenta como fenecido el legado postulado en Doha, ya que las compañías descubrieron con los antivirales de acción directa para el virus de la hepatitis C se podían poner el precio que quisieran, sin que los Gobiernos pudieran hacer gran cosa por impedirlo.

Perspectiva internacional

También se detuvo este ponente en los consorcios GAVI, SEPI y la influencia de la Fundación Melinda y Bill Gates, muy influyentes en la OMS. Para él, la acción de la UE debilita la respuesta global a la pandemia porque se detiene en la articulación financiera y no tiende puentes para que las vacunas y nuevos tratamientos lleguen a países con menor capacidad de compra. A eso, añadió cierta desconexión entre el Gobierno de España, definido como progresista, y el movimiento activista, al igual que también declaró que no todas las farmacéuticas son iguales.

Manuel Martín

De acopios y monopolios

El responsable de la ONG Médicos Sin Fronteras en la ciudad suiza de Ginebra, Manuel Martín, disertó sobre los monopolios y los precios elevados de las vacunas que explican los acaparamientos de suministros y el riesgo más que evidente para la inmunidad colectiva.

Manuel Martín destacó que en las dos últimas décadas surgieron áreas terapéuticas traducidas en fallos del mercado internacional. Así, puso el ejemplo de la vacuna canadiense contra el ébola, la cual no llegó a puerto por falta de interés de los laboratorios en hacer los correspondientes ensayos clínicos. Para él, no hay posibilidad de reparto equitativo con las compras adelantadas de vacunas, si los Gobiernos no están dispuestos a mediar.

Solidaridad sin fronteras

Como participante en este evento virtual, Javier Rey del Castillo, que es analista de la Fundación Alternativas, extrajo de un artículo publicado en El País, por Félix Lobo, que es colaborador de Acta Sanitaria, el acierto de que España participe en la iniciativa internacional GAVI que le compromete a destinar parte de las vacunas y tratamientos para la Covid-19 a los países de rentas bajas. Concluyó Cabezón con la posibilidad de que falte convicción en Gobiernos como el de España para cambiar estas dinámicas descritas.