Punto de vista Punto de vista

Como si no pasara el tiempo… (A propósito de los 30 años de la Atención Primaria)

 En su blog dedicado a la Atención Primaria, Juan Simó Miñana analiza cómo, en relación con la especialidad, pasa el tiempo sin que se haya hecho nada  http://saluddineroy.blogspot.com.es/2014/11/como-si-no-pasara-el-tiempo.html

Agonizaba la segunda legislatura de Zapatero cuando el 13 de octubre de 2011 se celebraba la Primera Conferencia de Atención Primaria. El mismo día de su celebración, Acta Sanitaria daba noticia del evento y de las expectativas de sus participantes; al día siguiente, la OMC publicaba una reseña del acto y también lo hizo el Sindicato Médico Andaluz. Ya tiene bemoles que tuvieran que transcurrir 27 años desde el inicio de la reforma para que se celebrara la “primera”. La idea, tal y como se decía en programa y en el video de la noticia, era repetir dicha conferencia los años siguientes.

No se ha vuelto a repetir nunca más y, por ello, esta “primera” conferencia se ha convertido también en la “última”, igual que ocurrió con la Primera Conferencia Internacional de Atención Primaria de Alma-Ata. Ni tan siquiera ha bastado que este año 2014 se cumplieran los 30 años del inicio de la reforma para que tuviera lugar un evento conmemorativo similar. Nada de nada, como si no pasara el tiempo… Como si no hubieran transcurrido tres largas décadas. Impresiona el discurso «prêt-à-porter» de la ministra Pajín y de la voz en off del video. ¿Cuántas veces durante los últimos lustros hemos escuchado esas palabras o similares por parte de los políticos?

La “primera” conferencia (de 2011) se ha convertido también en la “última”, igual que ocurrió con la Primera Conferencia Internacional de Atención Primaria de Alma-Ata.

Como si no pasara el tiempo, las escuchamos hoy igual que ayer y anteayer, como las hemos escuchado durante tantos años. Pero son palabras que ya no dicen nada. Nada de nada. La prueba es que las conclusiones del evento (salvo la nº 11 que en la redacción lleva la penitencia) bien pudieran ser conclusiones efectuadas a finales de los 80 y durante los 90 del siglo pasado, y también durante cualquier año de lo que llevamos del presente siglo. Y el tiempo no vuelve y las oportunidades, por definición, no abundan.

Cada vez que se ha dejado pasar una oportunidad de cambiar las cosas en primaria, el riesgo de que se tratara de la última aumentaba. Y se han dejado pasar demasiadas sin hacer nada.

¿Fue quizás esa primera y última Conferencia de Atención Primaria también la última oportunidad para el cambio? Da la impresión de que sí, pues seguimos actuando (o no actuando, que es peor) como si tuviéramos todo el tiempo del mundo, como si no pasara el tiempo… Pero el tiempo pasa y ha pasado mucho. La vida es un soplo, como dice el tango. Pero el tango se equivoca y 30 años es mucho. Tanto que muchos ya han perdido toda esperanza y otros, de haber cambios, probablemente no los vean antes de que acabe su vida profesional. Lo triste es que las conclusiones tienen plena vigencia hoy mismo y, lamentablemente, la seguirán teniendo durante muchos años. Pues se trata de conclusiones que dependen de que el impulso venga “desde arriba” y esa fuente ya está agotada.

CONCLUSIONES DE LA PRIMERA CONFERENCIA DE ATENCIÓN PRIMARIA, 13-10-2011
  1.  Es necesario mantener este tipo de encuentros, como el que nos ha reunido en esta I Conferencia de Atención Primaria, como instrumento que permita la conjunción de esfuerzos y opiniones que se traduzcan en el progresivo desarrollo de AP21 y de la Atención Primaria en su conjunto.
  2.  Potenciar la Atención Primaria con una mejor redistribución del gasto para que, progresivamente en el plazo de 4-6 años, se alcance el objetivo de destinar el 25% del presupuesto total destinado a sanidad para la Atención Primaria.
  3.  Priorizar medidas tendentes a disminuir la carga burocrática a la que ahora los profesionales de Atención Primaria están obligados y, de manera especial, en la gestión de la incapacidad temporal.
  4.  Planes de redistribución de tiempos en la jornada laboral que garanticen la formación continuada necesaria y la coordinación del trabajo en equipo.
  5.  Aplicar cambios asistenciales, de manera que se otorgue a los profesionales de atención primaria un mayor acceso a las pruebas diagnósticas, medida que sin duda alguna dotaría al sistema de una mejora de su capacidad resolutiva, con un menor coste global para el mismo.
  6.  Incrementar la capacidad de respuesta a la Atención Primaria, facilitando la coordinación y continuidad asistencial mediante un mayor acceso a la información clínica del paciente en su paso por el hospital.
  7.  Redefinir los roles y competencias de los profesionales de la atención primaria.
  8.  Potenciar el liderazgo del médico en la gestión del proceso asistencial.
  9.  Dar más peso a la medicina de familia en los curricula de los grados universitarios de tal manera que la Medicina de Familia y Comunitaria sea más conocida y más atractiva para los futuros profesionales. En el mismo sentido, fortalecer la formación especializada de Pediatría en el ámbito de la Atención Primaria.
  10.  Es necesario implicar a la población en la buena utilización de los Servicios Sanitarios. Los ciudadanos tienen que saber cómo, dónde y cuándo utilizar los Servicios de Salud.
  11.  Dar el mayor impulso y compromiso político al desarrollo de AP21 con la implicación de las Administraciones Autonómicas y Central.
  12.  Llevar a cabo las reformas estructurales y organizativas necesarias para impulsar el papel clave de la Atención Primaria ante los nuevos escenarios sanitarios y sociales, debiendo liderar el abordaje efectivo y eficiente de la cronicidad y el envejecimiento.
  13.  Promover la investigación en salud, en Atención Primaria, como instrumento para identificar las mejores prácticas.

Juan Simó Miñana