Derecho Sanitario al tratarse de legislación penal

La regulación de clubs de cannabis corresponde al Estado y no a los ayuntamientos, según el Supremo

— Madrid 15 Dic, 2020 - 6:37 pm

El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que aclara que la regulación, “aunque solo sea desde la óptica urbanística y ambiental”, de los clubs de cannabis corresponde al Estado al tratarse de “legislación penal”, y no a los ayuntamientos, tal y como pretendía el consistorio de Barcelona.

El citado órgano municipal presentó un recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Cataluña que declaraba la nulidad de preceptos del ‘Plan especial urbanístico para la ordenación territorial de los clubs y asociaciones de consumidores de cannabis en la ciudad de Barcelona’.

Dicho proyecto tiene por objeto “establecer las condiciones urbanísticas que se consideren más adecuadas para compatibilizar el derecho de asociación de las personas consumidoras de cannabis con el ejercicio de otros derechos fundamentales, como son la integridad física y moral, la protección de la salud de un medio ambiente adecuado para el desenvolvimiento de la persona”, señala el citado consistorio.

Sin embargo, el TSJ catalán consideró que el propio plan afectaba a “las competencias estatales en materia de legislación penal”. Por ello, el Ayuntamiento de Barcelona interpuso recurso, si bien el Alto Tribunal, en su sentencia, lo desestima, por “invasión de las competencias estatales en materia de legislación penal”.

Incompetente para regular

“La indeterminación, con la consiguiente necesidad de estar al caso concreto, de si un club social de cannabis es o no ilícito penalmente, impide considerar competente a un ayuntamiento para regular, aunque solo sea desde la óptica urbanística y ambiental, los clubs de cannabis, en cuanto esa regulación, aún cuando fuera estrictamente urbanística y ambiental, tiene una incidencia innegable sobre la delimitación del tipo penal, en cuanto puede llevar al error de la atipicidad absoluta de la actividad desarrollada por los clubs sociales de cannabis”, apunta el Tribunal Supremo en su fallo.

1 Comentario

  1. Mercedes esteban says:

    Ya era hora de poner fin a semejante barbaridad. Ya es excesiva la permisividad en Barcelona con actividades perjudiciales para la casi totalidad de la población, prostitución y narcotráfico en sex-shops y locales disfrazados de bares o pensiones de medio pelo que son casas de citas y prostíbulos anunciados por Internet.