Tecnología e Investigación Sobre el síndrome de tormenta de citoquinas

El Clínico San Cecilio muestra la eficacia del uso de corticoides en pacientes con coronavirus

— Granada 21 Jul, 2020 - 4:40 pm

La Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía ha informado de que estudios de investigación realizados por profesionales del Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada muestran la eficacia del tratamiento con corticoides en determinados pacientes con la Covid-19.

Concretamente, el uso de este medicamento se mostró ser eficaz en una complicación muy grave de la citada enfermedad, el llamado ‘síndrome de tormenta de citoquinas‘, disminuyendo los índices de mortalidad, los ingresos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y las intubaciones.

Este síndrome se caracteriza por el desarrollo de una respuesta inflamatoria sistémica muy intensa, con liberación a la sangre de diversas citoquinas, (mediadores inflamatorios) que determina en la mayoría de los casos graves dificultades respiratorias a aquellos pacientes con coronavirus que lo experimentan.

Este estudio analiza los casos de pacientes con infección confirmada por coronavirus, hospitalizados por neumonía, con criterios de ‘tormenta de citoquinas‘ divididos en tres grupos: los tratados solo con corticoides, aquellos que recibieron solo tocilizumab (fármaco dirigido frente a una de las citoquinas más involucradas en esta tormenta) y a los que se administró un tratamiento combinado con ambos.

Disminución de la mortalidad

Los investigadores del Hospital Universitario Clínico San Cecilio analizaron los resultados de casi 100 pacientes, concluyendo que el uso de corticoides se asoció de forma significativa a una disminución de los eventos clínicos definidos con muerte, ingreso en la UCI y conexión a ventilación mecánica, y una combinación de ambas variables.

Estos resultados fueron publicados en una revista Medicina Clínica, en un artículo original que tiene como investigador principal al doctor José Luis Callejas, que es médico internista especialista en enfermedades sistémicas. “En la práctica diaria, observábamos que la hiperrespuesta del propio cuerpo a la infección era la clave, siendo la causante de una inflamación muy importante que hacía entrar a los pacientes en insuficiencia respiratoria”, señala Callejas.