Industria farmacéutica Dado que su piel es más fina que la de los adultos

Cinfa advierte sobre las afecciones cutáneas en los más pequeños

— Pamplona (Navarra) 8 Abr, 2019 - 4:58 pm

El laboratorio farmacéutico Cinfa ha informado acerca de la vulnerabilidad de la piel de los bebés, la cual, al ser más fina que la de los adultos y no haber desarrollado completamente su función protectora, es más propensa a sufrir afecciones cutáneas y más vulnerable ante las agresiones medioambientales.

Según explicó la especialista del Departamento Científico de Cinfa, Maialen Elizari, sobre los bebés, «hasta los tres años, su barrera cutánea no ha terminado de desarrollarse, lo que la hace más vulnerable a las agresiones medioambientales, como el frío, el viento, el sol o los ambientes secos». «Su función termorreguladora no funciona al 100%, pierde y absorbe agua con mayor rapidez, presenta una mayor reactividad vascular (se enrojece o palidece más fácilmente), y tiene una menor capacidad de sintetizar melanina. En general, es menos resistente y mucho más frágil y delicada», añadió.

Por otro lado, las afecciones cutáneas cada vez son más frecuentes entre las niñas y niños españoles. Por ejemplo, los casos de dermatitis atópica se triplicaron en los últimos 30 años, afectando hoy en día al 20 por ciento de esta población, según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Regla de oro

Aunque la mayoría de estas afecciones son benignas y pueden desaparecer con el paso del tiempo, desde Cinfa se recalca «la necesidad de proteger de una manera especial la frágil piel del bebé». Maialen Elizari recalca que «la regla de oro es elegir para la higiene diaria productos específicamente formulados para su piel, hipoalergénicos y probados bajo control dermatológico y pediátrico».

Esta organización, además, informa acerca de ocho consejos a seguir para cuidar la piel de los bebés. Entre ellos se encuentran cuidados en el momento del baño, en los meses de frío o ante la exposición al sol. «Nunca debemos exponer de forma directa al sol a los niños menores de un año. Además, no es recomendable aplicar fotoprotectores a los bebés menores de seis meses y, a partir de esa edad, han de emplearse productos especialmente formulados y testados para estas edades», informa Cinfa acerca de este último factor medioambiental.

Deja un comentario