Política y Sociedad Encuentro de la Fundación Española del Corazón

Científicos y Administración alertan de la relación entre contaminación y enfermedades cardiovasculares

La Fundación Española del Corazón (FEC) ha sido este lunes, 26 de noviembre, la sede del encuentro entre cardiólogos, científicos y representantes de la Administración, quienes dieron a conocer la calidad del aire actual y cómo afecta la contaminación ambiental en el mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

José Luis Palma

El acto fue moderado por el vicepresidente de la FEC, el doctor José Luis Palma, quien sustituyó al presidente de esta institución, el doctor Carlos Macaya, por encontrarse en otro acto de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Tal y como señaló, “la contaminación ambiental tiene impacto en el 80 por ciento de las patologías relacionadas con el aparato cardiovascular y, de ese porcentaje, un 68 por ciento afectan concretamente al corazón”.

José Luis Palma aportó a su discurso datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que confirman que “la contaminación afecta al 93 por ciento de la población mundial, es decir, a más de 3.000 millones de personas, y está relacionada con 100 patologías distintas”. Estos resultados afectan en su mayoría a los habitantes de las grandes ciudades, que son aquellas con más de 50.000 habitantes.

En su alocución, el representante de la FEC dio a conocer las partículas y agentes contaminantes causantes de los problemas de salud en la población y destacó que “de más de 17 millones de muertes que se producen en todo el mundo de forma prematura por las enfermedades cardiovasculares al año, la contaminación del aire es responsable de 3,3 millones de muertes por enfermedades cardiorrespiratorias”. En esta línea, quiso concienciar a la población de la magnitud del problema, pues “muchas personas aún piensan que la contaminación ambiental es algo que está ahí, pero que no tiene tanta importancia, pero yo les tengo que decir que sí la tiene, incluso por encima del tabaquismo y otros agentes nocivos para la salud”.

Planes de calidad del aire a escala metropolitana

Andrés Alastuey

El profesor del Spanish National Research Council del Instituto de Evaluación Ambiental e Investigación del Agua, perteneciente al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Andrés Alastuey, habló sobre la contaminación del aire desde el punto de vista internacional, concretamente de la problemática actual y de las acciones que se están siguiendo.

En su exposición, este ponente se centró en los contaminantes químicos, concretamente en el dióxido de nitrógeno NO2, del que se habla mucho en la actualidad. “Este contaminante se debe sobre todo a los problemas de combustión y al tráfico rodado en las grandes ciudades”, expuso. Tras la explicación de cómo afectan otros agentes contaminantes, como las partículas sólidas pequeñas como PM10 y PM2,5, habló de una serie de medidas que deberían implementarse en el transporte urbano y contribuir así a la mejora de la calidad ambiental.

“Diseñar planes de calidad del aire a escala metropolitana y no solo de una ciudad puntual, mejorar aún más el transporte público urbano, reducir la flota de vehículos en las ciudades, implementar vehículos de trabajo (furgonetas, camiones, etc.) menos contaminantes en las ciudades,”, fueron los puntos principales subrayados por el científico del CSIC para mejorar la situación.

El tercer interviniente fue el investigador de la Cátedra de Energía de Orkestra de la Universidad de Deusto, Jaime Menéndez, que además de en Madrid y Barcelona, se centró en la situación de la calidad del aire en el País Vasco. Al igual que los ponentes que le antecedieron, coincidió en que “sea donde sea, un sector muy responsable del estado de calidad del aire es el transporte».

“Se ha reducido la contaminación por NO2 y PM2,5, debido a las medidas de las Administraciones, pero a pesar de ello, el peso de la contaminación derivada del tráfico se mantiene relativamente alto, sobre todo a nivel local y regional, y es hacía ese problema hacia el que debemos apuntar”, matizó Jaime Menéndez.

El 50% del estado de la calidad del aire proviene del tráfico rodado

Paz Valiente

La presentación de la situación y medidas que se están llevando a cabo en Madrid corrió a cargo de la coordinadora general de Medio Ambiente, Sostenibilidad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Paz Valiente, departamento impulsor del ‘Plan A – Madrid sin coches’. Con respecto a la capital, “el 50 por ciento de la calidad del aire proviene del tráfico rodado. Si bien durante la crisis económica se redujo el uso del transporte privado y público, en 2015 empieza a repuntar”, apuntó.

Desde el Ayuntamiento de Madrid, “hemos dejado de esconder que existe un problema de contaminación y se ha pasado del plan de permiso a la circulación por matrícula par o impar al sistema de identificativos de los vehículos. Una herramienta que ayuda muchísimo a la Administración a la hora de clasificar la flota de transporte presente en una zona. Esta clasificación ambiental la usan más ayuntamientos, como el de Barcelona». La representante del consistorio madrileño confirmó que pese a la efectividad de esta medida, “no resuelve el principal problema de las grandes ciudades en las que el transporte privado tiene mucho peso, por eso hemos creado el Plan A”.

Por último, tuvo la palabra la subdirectora general de Calidad del Aire y Medioambiente Industrial del Ministerio para la Transición Ecológica, Maj-Britt Larka, quien, al igual de sus antecesores en intervenciones, defendió que, desde el Gobierno, existe el objetivo moral de acercarse a las Directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la calidad del aire, que son más exigentes que las marcadas en la Directiva 2008/50/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a la calidad del aire ambiente en Europa.

Cambio en la forma de entender la movilidad, de producto a servicio

El acto se cerró con un turno de preguntas y respuestas en el que estuvo presente la concejala y delegada del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, para quien, con respecto a la llegada de los nuevos medios de transporte menos contaminantes, “no hay que generar la expectativa de que se va a resolver todo el problema de contaminación. Se puede paliar, pero no se va a erradicar y menos en los entornos urbanos. Hay otros dos elementos básicos que se deben sumar: la reducción de la necesidad de usar el transporte privado y el cambio en la forma de entender la movilidad, pasando de comprenderla como producto a concebirla como servicio”.

Deja un comentario