Política y Sociedad Según una encuesta del ICOMEM

Cerca del 70% de los médicos de Madrid apoya la regulación de la eutanasia

— Madrid 11 Dic, 2019 - 2:13 pm

Ante la posibilidad de la regulación de la eutanasia en la próxima legislatura política, el Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) ha buscado conocer la opinión de la colegiación a través de una encuesta, cuyo resultado revela que un 69,26 por ciento, es decir, prácticamente siete de cada 10 médicos en la Comunidad de Madrid, apoyan la regulación de la eutanasia.

Miguel Ángel Sánchez Chillón

Este dato puede verse incrementado si se suma el 17,14 por ciento de médicos que están a favor de la regularización, aunque no con total seguridad. Por contra, los colegiados que no están de acuerdo con esta iniciativa representan el 5,94 por ciento, a los que habría que sumar otro 3,93 por ciento que tampoco dan un no rotundo en la consulta.

Conscientes del debate que genera el posible ordenamiento de la eutanasia y el suicidio médicamente asistido y de las distintas sensibilidades y corrientes de opinión entre los profesionales médicos de Madrid, la Junta directiva del ICOMEM efectuó una encuesta telefónica a 1.044 colegiados de selección aleatoria, estratificada por sexo y edad, para dar validez y solidez a los resultados.

«Un sondeo elaborado por sociólogos con un 95 por ciento de margen de confianza y solo un 3 por ciento de nivel de error», aseguró el presidente de esta corporación sanitaria, el doctor Miguel Ángel Sánchez Chillón, que aclaró cuáles fueron los objetivos de esta consulta.

Otras encuestas

«Por un lado, se está dirimiendo en estos momentos una reforma del Código de Deontología Médica en el seno de la Organización Médica Colegial (OMC), y que este considero que es uno de los temas relevantes. Además, no existe una publicación que recoja la opinión a este respecto de los facultativos. Por eso, nos parece consecuente seguir la estela de la iniciativa pionera del Colegio de Médicos de Bizkaia de consultar a nuestra colegiación. Debemos evolucionar e ir acordes con lo que se está debatiendo en el Parlamento a nivel nacional y autonómico. El debate está ahí y es necesario que los médicos reflexionemos”, apostilló Miguel Ángel Sánchez Chillón.

Esta iniciativa del ICOMEM se une a las que tomadas por otras instituciones colegiales, como la citada vizcaína, la de Tarragona y la de Las Palmas, que ya preguntaron a sus colegiados sobre su postura con respecto a la regularización de la eutanasia y cuyo resultados en todos los casos fueron positivos a favor de la futura ley.

«La encuesta del Colegio de Médicos de Madrid demuestra que la tendencia entre los profesionales médicos es la de aceptar la regulación de la eutanasia. Con nuestra encuesta, y la de los Colegios de Médicos de Bizkaia, Tarragona y Las Palmas, se ha consultado a un 24 por ciento de la colegiación médica española», explicó Sánchez Chillón.

Preguntas clave

Una de las preguntas clave de este sondeo para los médicos madrileños es si solicitarían o no la objeción de conciencia en caso de aprobación de la Ley sobre la eutanasia. Prácticamente, un 48 por ciento del colectivo médico madrileño se plantea no objetar, mientras un 37 por ciento piensa en hacerlo.

La encuesta también deja una serie de apreciaciones, como que los médicos creen mayoritariamente que el debate sobre la regulación de la eutanasia pertenece a toda la sociedad, y no solo al ámbito estrictamente médico. Sin embargo, a la hora de aplicarla, un 64,66 por ciento de los encuestados piensa que deben ser los médicos quiénes lo hagan, frente a un 15,42 por ciento que refieren que debe ser un profesional del ámbito de la Medicina o Enfermería.

Participación de la ministra de Sanidad en una jornada de debate

Durante la misma jornada, la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, participó en una jornada de debate en este sentido en el ICOMEM. Así, defendió «con un sí rotundo» la necesidad de regular la eutanasia y manifestó que «es necesario despenalizar la ayuda prestada para morir y es necesario legislar para preservar que la decisión es autónoma, libre y justificada por la situación de padecimiento de la persona».

«El paciente es la razón de ser del sistema sanitario y sus profesionales. Debe ser tratado como un ser humano, no como una enfermedad», continuó la titular de la cartera sanitaria del Gobierno, que añadió que hay personas que se enfrentan a situaciones vitales con un pronóstico irreversible de muerte.

«Son situaciones que no tienen posibilidad de mejora si no es a cambio de prolongar y exacerbar el sufrimiento», declaró, al tiempo que añadió que «el Gobierno tiene el deber de ponerse en el lugar del otro». «Una ley que reconozca un nuevo derecho subjetivo: el derecho de los pacientes a poner fin a una situación de gran sufrimiento», es el objetivo, concluyó.

Deja un comentario