Hospitales

Cemsatse exige una gestión pública para el Hospital de Alcañiz

— Zaragoza 8 Jul, 2014 - 5:51 pm

En relación con el proyecto de construcción del Hospital de Alcañiz, y dentro los plazos oficiales otorgados, Cemsatse ha entregado un escrito al Servicio de Salud Aragonés en el que muestra su disconformidad con la formula FPI, elegida por el Gobierno. “La inversión del Hospital”, alega el Sindicato, “va a ser mucho mayor de la prevista en un principio, porque a la empresa constructora se le va a pagar un canon, durante 28 años, por la gestión del centro”.

Para la organización sindical, ese canon supondrá para todos los aragoneses pagar un coste cinco más veces del presupuesto inicial, “y lo que es peor, las experiencias anteriores con esta fórmula, nos hacen pensar que esta infraestructura, tan necesaria para Alcañiz, se convertirá en un fracaso muy costoso”.

En un principio, la construcción del Hospital estaba presupuestada en 96 millones de euros, y según los cálculos del propio estudio, el coste final, sumando el pago del canon por uso del Hospital a la empresa, será de 625.126.410 euros. Sin olvidar que la prestación de asistencia sanitaria seguirá corriendo a cargo de la Administración.

Mayor coste y menor calidad

El sindicato quiere dejar claro que su única apuesta es el modelo de sanidad público, basado en la igualdad y gratuidad para todos. En el escrito de sus alegaciones, cita varios estudios internacionales que demuestran que esta fórmula conlleva un coste superior a la construcción de un centro sólo público, además de una menor calidad y flexibilidad, sin olvidar la falta de transparencia en los resultados económicos.

En su alegato, el sindicato recuerda que en España ya hay experiencia previa en este tipo de hospitales; de hecho, Madrid ha tenido que rescatar a las empresas concesionarias de los hospitales de este modelo, y Alzira canceló el contrato para volver a adjudicarlo con unas condiciones más favorables para la empresa. “No hay nada que demuestre que esta fórmula tiene ventajas, los hospitales no son más eficientes, ni hay una mejor atención sanitaria. Al contrario son más costosos, y si hay beneficios económicos éstos no son para los ciudadanos ni para los pacientes, eso sí, tendrán que ser rentables para la empresa”, concluye Cemsatse.