Industria farmacéutica

Celgene introducirá en el mercado europeo una nueva terapia contra el Cáncer de Páncreas

Celgene introducirá en el mercado europeo una nueva terapia contra el Cáncer de Páncreas. El producto, que se llama Abraxane (Nab-Paclitacel), ya ha sido aprobado para EE.UU. por la FDA y probablemente también lo sea para Europa (EMA), antes de finalizar 2013. Para hablar de ello, tanto la compañía farmacéutica como el grupo HM Hospitales de Madrid, citaron a los medios este jueves, 17 de octubre, en un hotel de Madrid.

La doctora Carmen Guillén (Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid), el doctor Manuel Hidalgo (Centro Integral Oncológico Clara Campal, CIOCC) y el doctor Fernando Rivera (Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander)
La doctora Carmen Guillén (Hospital Universitario Ramón y
Cajal de Madrid), el doctor Manuel Hidalgo (Centro Integral
Oncológico Clara Campal, CIOCC) y el doctor Fernando Rivera
(Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander)

En el saber popular se entiende que, a raíz de algunos casos ocurridos a personajes célebres, el Cáncer de Páncreas es uno de los que provocan una mayor mortalidad. Efectivamente, tal como confirmó el doctor Fernando Rivera, del Servicio de Oncología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, este tipo de neoplasia se traduce en 4.900 fallecimientos cada año en España, sin que muchas veces se pueda torcer el curso de la enfermedad por ser casi siempre tardío el diagnóstico. Sin embargo, como aseguró el doctor Manuel Hidalgo, director del Centro Integral Oncológico Clara Campal (CIOCC) de Madrid, se ha aprobado un nuevo uso para Abraxane por la Agencia norteamericana (FDA, Food & Drug Administration) en Cáncer de Páncreas. Esto significará que su precio de comercialización no será tan alto como el corresponde a los productos innovadores, por ser un medicamento ya utilizado en Cáncer de Mama, entre otros.

 

Lo realmente novedoso, explicó el doctor Hidalgo, es que según refleja el ensayo clínico internacional MPACT (Metastatic Pancreatic Adenocarcinoma Clinical Trial) Abraxane logró para la muestra de pacientes del estudio una longevidad del 30% superior cuando el producto se administró combinado con Gemcitabina, quimioterapia que constituye el tratamiento habitual de la enfermedad, que si ésta última se aplicaba sola. Abraxane, que es una terapia intravenosa, actualmente está disponible únicamente como uso compasivo en España, y sería deseable una rápida autorización por parte de la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios), una vez que la EMA (Agencia Europea de Medicamentos) dé el visto bueno al producto, hecho que ocurrirá según el doctor Rivera antes de finales de año. Abraxane estará indicado por tanto en Adenocarcinoma de Páncreas Avanzado, contando con supervivencias medias de 5 meses. Su efecto, según explicó Rivera, parece especialmente efectivo al provocar la desaparición del estroma (contexto gelatinoso necesario para el desarrollo de las células tumorales). En otro aspecto, también se están estudiando 400 muestras de tejido generadas durante el ensayo para comprobar si la proteína SPARC (osteonectina), una vez teñida, puede tener un buen comportamiento como biomarcador, tal como está investigando el doctor Fernando López Ríos en el centro oncológico Clara Campal. En cualquier caso, parece que el futuro de los tratamientos del Cáncer de Páncreas pasa por la combinación de fármacos con Abraxane, esperándose novedades en la próxima edición de ASCO (congreso anual de la Asociación Americana de Oncología Clínica).

 

La doctora Carmen Guillén, de la Unidad de Cáncer Familiar del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, celebró que el ensayo MPACT haya sido publicado en The New England Journal of Medicine, lo que prueba que la nueva indicación de Abraxane puede traer una mayor calidad de vida y algo más de tiempo a los pacientes con Cáncer de Páncreas. El estudio, fundamentalmente realizado en EE.UU. ha tenido también una alta participación internacional. Concretamente en España se reclutaron 16 pacientes (de un total de 861), quienes fueron tratados en ocho hospitales españoles: 4 de Madrid, 2 de Barcelona, 1 de Sevilla y 1 de Córdoba.