El mirador Situaciones indignas en nombre de la medicina

Celda 606. Aislamiento. Contención. Suicidio.

El autor recoge una serie de actuaciones indignas, totalmente injustificadas por más que, para justificarlas, se diga que responden a razones médicas. Situaciones que llevan al autor a realizar la siguiente recomendación a sus lectores:

Por favor, lea de corrido este texto.
Intente no pensar, sólo sentir.
Luego vuelva a leerlo justo al revés, intente no sentir sólo pensar.

El suicidio

Prisión de Brians I (Cataluña, España), 11 de abril de 2015. Faltan diez minutos para las ocho de la mañana y es el momento del recuento en el módulo del Departamento Especial de Régimen Cerrado (DERT) [aislamiento]. Se echa de menos a la interna Raquel E. F. Las funcionarias del módulo entran en la celda 606 y la encuentran junto a la ventana, según consta en el comunicado de hechos del servicio, “con las piernas ligeramente apoyadas, con una sábana en el cuello que se encuentra ligado con un nudo en penúltimo barrote de la reja de la ventana “. Se ha quitado la vida. https://www.media.cat/2016/06/13/preso-aillament-mort-raquel/

Raquel E. F. tenía 39 años y se encontraba en prisión por tres delitos de robo. Estaba casada, con dos hijos, de 22 y 12 años. Su marido también cumplía condena ingresado en la misma prisión.

La contención

“Al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 2 de Barcelona. Me dirijo ante ustedes con mis máximos respetos por los hechos ocurridos en el Departamento Especial de Brians 1, el 08 de abril de 2015. Yo, Raquel, me encuentro pasando un Artículo 94.1 [alusión a la normativa del aislamiento]. Actualmente me encuentro en fase 2. Este Departamento está siendo muy duro para mí. El día 08 de abril de 2015 me encontraba muy nerviosa. Golpeé la habitación y cuando ya estaba bien, hablando con una chica por la ventana, sin darme cuenta, entraron los funcionarios a mi celda con un escudo de plástico y me tiraron al suelo. La funcionaria me aplastaba la cabeza contra el suelo y me enganchaba de los pelos. La funcionaria me ponía la rodilla en la espalda y me ataba con unas esposas. Y sin saber a qué venía tal maltrato hacia mi persona, y hoy tampoco lo sé, ya que aún no me han entregado tal expediente. Me tuvieron tres horas atada y al soltarme del cacheo casi me caigo. Una funcionaria intentó ayudarme pero me asusté y sin darme cuenta me eché hacia atrás. Seguidamente volvieron a atarme y me tuvieron cinco horas más y 25 en aislamiento provisional. En base a esta humillación y maltrato he decidido en fecha 11 de abril de 2015, ponerme en huelga de hambre ya que encuentro excesivo lo que me está sucediendo. También he hecho constancia de este caso a la Dirección General de las Instituciones Penitenciarias porque me es insostenible esta situación. Señora Jueza, desearía que me concediera una videoconferencia con usted porque yo ya no puedo más con esta situación. Espero tenga por presentado este escrito y pueda ayudarme ante tal situación. Por justicia lo pido. Atentamente Raquel”. https://www.youtube.com/watch?v=D5K5OBE5LPw&feature=youtu.be

Al parecer Raquel E. H. sufrió durante su encarcelamiento once veces la contención mecánica; es decir, el atarla de pies y manos durante horas, inmovilizándola y teniendo que hacerse encima sus necesidades.

El aislamiento

La medicina se utiliza con fines políticos y bien lo demuestra el uso de la contención mecánica en la que la violencia extrema se justifica por motivos médicos

En el día del suicidio Raquel E. H. había cumplido 135 días seguidos de aislamiento, en “régimen cerrado”. 21 horas encerrada en una celda de cuatro metros cuadrados, con tres horas a solas en un patio. La celda de castigo es el agujero negro donde acaban quienes se rebelan, una forma degradante, humillante e inhumana de castigar dentro del castigo que supone la pérdida de libertad del encarcelamiento. Más de quince días se considera intolerable.

Es un caso más, no es un caso aislado

Cataluña. Expedientes disciplinarios a presos. Se iniciaron 10.408 en 2015 (una media de 2,6 por interno): 311 por faltas leves, 6.064 por faltas graves y 4.006 por infracciones consideradas muy graves. El promedio de expedientes disciplinarios aplicados a las mujeres fue superior (3,5 por interna). De los 10.408 expedientes, 866 concluyeron en sanción, de los que 226 en régimen de aislamiento (524 figuran como sanciones “sin clasificar”). http://www.rebelion.org/noticia.php?id=216660

Ansiedad, depresión y delirios son algunos de los daños que presentan los reclusos que han pasado por las celdas de aislamiento. Muchos de ellos no son “extremamente peligrosos” y llegan ya con trastornos mentales. Aunque la ONU prohíbe en las Reglas Mandela aislamientos de más de 15 días, en Europa y Estados Unidos esta normativa se viola sistemáticamente. https://www.media.cat/2016/06/13/preso-aillament-mort-raquel/

“Una vez me pilló la locura y empecé a amenazarlos a todos. Al verme agitada, por primera vez me dejaron dormir durante el día”. “A otras les dio por quitarse la vida”. https://www.playgroundmag.net/now/Celdas-aislamiento-medieval-Europa-XXI_22630282.html

Según fuentes del Departamento de Justicia, en 2015 se suicidaron 8 personas en los centros penitenciarios de Cataluña http://diarisanitat.cat/el-regim-daillament-penitenciari-pot-precipitar-trastorns-psicotics-en-els-presos/

El 30 de noviembre de 2017, Lewy Alfaro Orraca, de 29 años, se colgó en la celda número 208 en régimen de aislamiento, en la misma prisión que Raquel E. H., en Brians 1. https://directa.cat/cinc-dies-en-aillament-un-suicidi-i-massa-preguntes/

A propósito del caso de Raquel E. H. vale la pena ver el documental sobre “Régimen de aislamiento: el punto más oscuro de las prisiones“. Se trata de un castigo arbitrario, impune y opaco https://www.media.cat/aillament/
https://www.eldiario.es/catalunya/documental-Regimen-aislamiento-prisiones-Clic_0_683482581.html

Espacios de privación de libertad (cárceles, asilos, centro de internamiento de extranjeros, orfelinatos, geriátricos, psiquiátricos, correccionales, comisarías, etc), espacios de abusos con altos muros para que no veamos lo que sucede dentro

Nada justifica la pérdida de derechos humanos que supone la contención mecánica, ni en enfermos ni en presos

Como explicó Foucault, filósofo francés, se puede controlar a individuos y poblaciones más a allá de la Ley, con el biopoder. Si bien la Ley sigue existiendo, esta es un elemento más en un entramado de instituciones (la familia, el sistema educativo, el ejército, la medicina, etc.) que busca gobernar a base de regular lo que es lo normal y adaptar a ello a todos los individuos de la sociedad.

Ejemplo del biopoder es la violencia que representan las inyecciones que introducen en el cuerpo algo más que materia, pues frecuentemente lo que se inyecta es 1/ miedo a la enfermedad y 2/ gregarismo en la respuesta. Así, la medicina se utiliza con fines políticos y bien lo demuestra el uso de la contención mecánica en la que la violencia extrema se justifica por motivos médicos, para facilitar la convivencia y evitar la auto-lesión.

Nada justifica la pérdida de derechos humanos que supone la contención mecánica, ni en enfermos, ni en ancianos, ni en niños, ni en adolescentes, ni en presos, ni en nadie. Hay países, como en Islandia, en que está prohibida. Su uso vulnera el derecho a la libertad y a la seguridad, a la integridad física, a la propia imagen y a la intimidad. No sabemos cuántas contenciones mecánicas se emplean al año, ni dónde, ni a quién se aplican, ni porqué, lo que extiende una cortina de ocultación que favorece el abuso impune.

Se estima que en España, en geriátricos (asilos, residencias de ancianos) las medidas de sujeción físicas -desde barandillas de cama a cinturones de cama o silla- y químicas -fármacos para limitar la capacidad física de la persona-, tienen una prevalencia del 39,6%, mientras que en otros países vecinos es considerablemente menor: Francia (17,1%), Italia (16,6%) y Dinamarca (2,2%) https://www.laopinioncoruna.es/sociedad/2018/06/16/oms-alerta-diez-mayores-sufrio/1301655.html

#0contenciones Hay que quemar las correas de contención

“Hoy siento la necesidad de hablar de la contención mecánica que sufrí en el hospital psiquiátrico de Torribera. Recuerdo que fue por no querer tomarme una pastilla que me dejaba inconsciente en el sillón, sin fuerzas ni para andar un paso. Vinieron dos enfermeras para que me tomase la medicación y no quise. Me apartaba hacia atrás diciéndoles lo que me pasaba con esa pastilla, no me oían, a toda costa querían que me la tomase por prescripción de la psiquiatra. Al ver que no me la tomaba, llamaron a más enfermeros, unos 5 ó 6 alrededor me cogieron, yo les decía que no les iba a hacer nada De repente, entre todos me cogieron, me llevaron a la fuerza a una habitación, me inyectaron brutalmente una aguja y me ataron. No comprendía nada, yo no era un peligro, no era agresiva, se lo decía y no me hicieron caso. Pasé más de 48 horas atada con grilletes en pies y manos, quería desatarme, pero no lo conseguía. De mi delirio me puse peor, empecé a escuchar los coches que aparcaban en el parking del psiquiátrico, creía que eran mis amigos y mis familiares que venían a verme y se tenían que marchar porque no podía. Tenía sed, y les llamaba para que me dieran agua. Venían a dármela cuando querían. También tenía ganas de hacer mis necesidades y les llamaba, me traían una cuña y mirándome querían que las hiciera. No tenía más remedio que hacérmelas encima o que me vieran. Toda mi dignidad por los suelos. No había cometido ningún delito, solamente quería estar despierta en mi ingreso. Fue todo un fin de semana, donde no pude ver a mi hijo y exmarido hasta que llegó el domingo por la tarde y ya me sacaron de esa habitación que para mí significó una tortura, un castigo irracional. Tuve años después otro ingreso y yo estaba pendiente de un chico que también pusieron en contención varios días. Iba a hablar con las enfermeras para que lo sacaran ya. Otras personas ingresadas como yo me decían: “Como no te calles te atarán a ti”. Terrible. No creo que la contención mecánica sirva para mejorar, lucharé siempre contra ella, dentro de mis posibilidades, ahora que estoy bien y dentro de los movimientos sociales”.
http://www.activament.org/es/2017/09/19/la-contencio-mecanica-que-vaig-patir/#sthash.uakIibUc.758qbmIL.dpbs

“Creo que ciertos lugares, ciertos hospitales humillantes, modelan mediante sus prácticas coercitivas una peculiar antropología de los pacientes. Desde el momento en que se ata a un enfermo ya no será el mismo: a partir ese momento, resultará más difícil que sea posible superar la crisis sin coerción. Es lo que me ha pasado a mi con muchos pacientes que ya han sido atados en otros ingresos. Los pacientes que ya han sido atados, casi siempre saben cómo acaba. Saben que su crisis será una guerra, una lucha entre ellos y los sanitarios. Así que anticipan los acontecimientos. Provocan la contención. Se hacen atar”. http://www.nogracias.eu/2018/06/13/campana-cero-contenciones-fuego-las-correas-piero-cipriano/

Francesco Mastrogiovanni falleció a los 58 años de edad tras pasar del 31 de julio al 4 de agosto de 2009 atado a una cama de hospital. Había ingresado involuntariamente, trasladado en ambulancia, sedado e inmovilizado desde la playa de un camping en Cilento al servicio de Psiquiatría del Hospital de Vallo della Lucania. La cineasta Constanza Quatriglio, con el consentimiento de los familiares de Francesco, creó un documental, “87 horas” de 40 minutos, que fue proyectado en el Senado italiano y difundido por la televisión estatal italiana RAItre https://www.youtube.com/watch?v=gki9omc1WaE

Italia Módena. De quinientas contenciones psiquátricas en 2011 a cero (0) en 2017.

“Italia. Modena festeggia la contenzione zero.
Psichiatria.
2011 le contenzioni erano state 500.
2016, 3.
2017, 0”.
http://www.radiocittadelcapo.it/archives/psichiatria-modena-festeggia-la-contenzione-zero-193495/

¿Contención mecánica/inmovilización en Psiquiatría? No, gracias. No hay locos de atar, hay sufrimiento que acompañar. https://madinamerica-hispanohablante.org/campana-0contenciones-colectivo-locomun/

“Simple interventions aiming to improve staff relationships with patients can reduce the frequency of conflict and containment. Cluster randomised controlled trial”

De cómo se pueden reducir las contenciones/inmovilizaciones en psiquiatría.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4518134/

Mitos sobre contención y su falta de fundamento científico (“es lo mejor para la propia persona, para los demás, para los profesionales” “con los recortes no se puede hacer otra cosa”, “las alternativas son muy complejas/de otras culturas”) https://www.researchgate.net/profile/Francisco_Jose_Eiroa_Orosa2/publication/316999639_Recopilacion_de_argumentos_sobre_la_reduccion_de_contenciones_mecanicas_y_comentario_desde_la_literatura_cientifica_reciente/links/591d51dca6fdcc233fcdd357/Recopilacion-de-argumentos-sobre-la-reduccion-de-contenciones-mecanicas-y-comentario-desde-la-literatura-cientifica-reciente.pdf

Síntesis

La dignidad es cuestión social, de grupo. Cuando toleramos conductas indignas todos somos copartícipes, todos perdemos la dignidad.

No cabe la ignorancia pues sabemos que en los lugares de privación de libertad se emplea la contención mecánica. La contención mecánica atenta contra derechos humanos básicos, es una forma de tortura y como todas hay que abolirla.

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

1 Comentario

  1. Sergio says:

    De verdad gran artículo yo he vivido en prisión y es muy normal esas cosas. No son casos aislados pues son cientos anuales. Y muchos de los que nadie se entera

Deja un comentario